Ciudad de México 8 de feb (SinEmbargo).–  Amnistía Internacional denunció este día, en un amplio comunicado, que 14 mil mujeres son víctimas de violación cada año en México, sin embargo, esta cifra es muy menor a la real: “Representa sólo un 20% de los casos reales, pues el 80% de los casos no son denunciados”.

Según datos oficiales, en 2012 fueron denunciadas en México 14,050 violaciones y hubo otros 17,459 casos anotados en las estadísticas como “otros (delitos) sexuales”.

Además, la organización con presencia internacional dijo que de acuerdo a información del 2009, en México solamente se produjeron 2795 condenas por violación”.

“De esta forma, la organización puede concluir que la impunidad sigue siendo uno de las características de la violencia sexual contra las mujeres en México”, sentencia.

Amnistía también advirtió que las autoridades de Guerrero pretendieron ocultar la gravedad de los hechos ocurridos en Acapulco en perjuicio de tres turistas españolas,  y que sólo reaccionaron a partir de la presión nacional e internacional.

De acuerdo con información recopilada por la organización, cada año tanto niñas como mujeres son víctimas de violencia sexual por lo que asevera, “Tanto las autoridades federales como estatales han fracasado sistemáticamente a la hora de garantizar la aplicación efectiva” de la Ley de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia.

Exige a las autoridades mexicanas tomar “medidas concretas y efectivas que mejoren la investigación y logren que se incremente la cifra de procesamientos y condenas y de esta forma reducir la impunidad”.

El pasado lunes, seis españolas que se alojaban en un bungaló de una playa de Acapulco fueron violadas por al menos cinco desconocidos que se cubrieron los rostros y amenazaron a las víctimas con armas cortas.

Desde entonces se han realizado pesquisas para buscar a los responsables, pero hasta hoy no se ha facilitado su identidad ni se han practicado detenciones, según la información de las autoridades del estado de Guerrero.

 

COMUNICADO ÍNTEGRO: 

Las mujeres en México a la espera de seguridad y justicia

El pasado lunes 4, medios locales e internacionales dieron informaron sobre seis turistas españolas fueron víctimas de violación durante sus  vacaciones en Acapulco, en el estado de Guerrero.

Tras inicialmente haber minimizado los hechos, las autoridades del Estado de Guerrero se vieron forzadas a reafirmar que se conduciría una investigación completa para procesar a los responsables. Este cambio de discurso pareció obedecer una creciente ola de indignación pública así como a presiones internacionales.

pecialmente lamentable, es que este trágico suceso no es ajeno a la realidad a la que se enfrentan incontables mujeres, ya que de acuerdo a información recopilada por Amnistía Internacional (AI) cada año miles de niñas y mujeres son víctimas de violencia sexual en México.

De acuerdo con la información que el año pasado presentó Amnistía Internacional al Comité de la ONU para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer, más de 14.000 mujeres son víctimas de violación cada año.  Además, de acuerdo a estudios, está cifra podría representar solo un 20% de los casos reales, pues el 80% de los casos no son denunciados.

De acuerdo a información de condenas ocurridas en  2009 – la última a la que la organización ha tenido acceso –  en México solamente se produjeron 2.795 condenas por violación.

De esta forma, la organización puede concluir que la impunidad sigue siendo uno de las características de la violencia sexual contra las mujeres en México.

Amnistía Internacional reconoce que si bien han habido algunos avances positivos, como la aprobación de la ley “de acceso de las mujeres a una vida libre de violencia”, la violencia de género sigue siendo generalizada. Tanto las autoridades federales como estatales han fracasado sistemáticamente a la hora de garantizar la aplicación efectiva de muchos aspectos de esta ley, lo que contribuido a que la impunidad subsista.

El pasado mes de enero, familiares de mujeres asesinadas y desaparecidas en Ciudad Juárez, ciudad fronteriza con Estados Unidos, donde cientos de mujeres han sido víctimas de asesinatos o desapariciones, se manifestaron en una caminata a la Ciudad de Chihuahua para exigir a las autoridades que investiguen adecuadamente los delitos y lleven a los responsables ante la justicia.

Las organizaciones de mujeres de otros estados, como Nuevo León, Oaxaca y México, han señalado pautas similares de violencia de género –que las autoridades no combaten con eficacia–.

La justicia es crucial cuando se trata de abordar la violencia contra las mujeres y acabar con ella. Si quien viola a una mujer no recibe ningún castigo, el mensaje que se está transmitiendo es que tales abusos son aceptables –es una firme invitación a que otros cometan ese mismo delito–.

Amnistía Internacional considera que  las autoridades mexicanas no pueden seguir esperando para atender las demandas de las organizaciones que trabajan por los derechos de las mujeres y exige que se tomen  medidas concretas y efectivas que mejoren la investigación y logren que se incremente la cifra de procesamientos y condenas y de esta forma reducir la impunidad.

Además, el gobierno mexicano debe urgentemente implementar políticas destinadas a poner fin a la violencia y apoyar a las mujeres y niñas sobrevivientes de abusos sexuales.