Londres, 9 jun (EFE).- Amnistía Internacional (AI) instó hoy a las autoridades iraníes a que respeten las “libertades sociales y económicas básicas” y pongan fin a la “continua represión” contra los sindicatos independientes.

En un informe, Amnistía denuncia que los sindicalistas independientes en Irán son encarcelados por defender los derechos de los trabajadores y otras organizaciones laborales afrontan la continua represión del régimen.

Los sindicalistas pagan un alto precio por parte de un gobierno que se ha mostrado “progresivamente intolerante con los disidentes”, indicó Malcolm Smart, director del programa de AI para Oriente Medio y norte de África.

Según Smart, “el acoso y la persecución a los que se enfrentan chocan con un intento desesperado del Gobierno por rechazar el malestar social que podría surgir de nuevos aumentos en los precios del combustible y la energía”.

El asesor mundial de sindicatos para AI, Shane Enright, indicó que “las autoridades iraníes deben poner fin, de una vez por todas, a la persecución, acoso o encarcelamiento de sindicalistas simplemente por sus esfuerzos para mantener los derechos de los trabajadores, consagrados en convenciones de organizaciones laborales internacionales”.

Los sindicatos independientes, al igual que otras organizaciones y activistas, han sido objeto de duros ataques desde que comenzaron las protestas callejeras tras las elecciones presidenciales en Irán de 2009.

De cara al segundo aniversario de esos comicios, Amnistía Internacional -junto con centrales obreras y la Confederación Internacional de Sindicatos- lleva a cabo una campaña para apoyar a esas organizaciones y su lucha por conquistar derechos humanos básicos y de los trabajadores.