Washington, 11 jun (EFE).- Líderes del Partido Demócrata intentan desde hoy movilizar a los votantes en Florida, EU, donde la crisis económica y la alta tasa de ejecuciones hipotecarias complican el panorama del presidente Barack Obama con miras a su aspiración a la reelección en 2012.

El gobernador demócrata de Massachusetts, Deval Patrick, será el orador principal esta noche en la cena “Jefferson-Jackson” para recaudar fondos para el Partido Demócrata en Florida, un estado que se pasó a la columna demócrata en 2008 y que de nuevo será clave para los comicios generales del próximo año.

El mandatario estadounidense, que ya ha hecho numerosas visitas a Florida en los últimos 10 meses, visitará nuevamente el estado el próximo lunes para participar en dos actos de recaudación de fondos para los demócratas en Miami.

Obama llegará a Miami el lunes por la noche, tras una breve visita a Durham (Carolina del Norte), donde visitará la planta Cree, uno de los principales fabricantes de bombillas en EU, y también se reunirá con miembros del Consejo sobre Empleos y Competitividad para promover su plan de recuperación económica.

Su campaña de reelección ya ha desplegado a numerosos voluntarios en Florida, un estado que aporta 29 votos del Colegio Electoral, del total de 270 que se requieren para ganar las elecciones presidenciales.

La Casa Blanca ha reconocido que, si bien Obama puede ganar la reelección en 2012 aunque pierda en Florida, lo ideal sería que gane el apoyo de los votantes en ese estado.

Obama visitará Florida en unos momentos en que la tasa de desempleo en ese estado se ubica en 10,8 % y afecta en particular a los jóvenes, que conforman un bloque electoral importante para 2012.

El estado también afronta problemas relacionados con una alta tasa de ejecuciones hipotecarias y un descenso en los valores de las propiedades.

Obama, por su parte, tiene sus propios problemas de imagen entre el electorado: en Florida, el apoyo a su gestión oscila entre 44 % y 47 %, mientras que a nivel nacional es de alrededor del 50%.

Según encuestas de opinión, la mayoría de los estadounidenses desaprueba su manejo de la economía, que se perfila como un factor dominante en los comicios de 2012.

Los republicanos, que ganaron la gobernación de Florida y otros escaños estatales en 2010, también hacen lo propio para afianzar el apoyo de los votantes el próximo año. EFE