Aunque apenas se encuentra en la etapa de financiamiento, este centro que más que unas simples vacaciones, busca el desarrollo humano y el “despertar” de sus huéspedes, promete cambiar el concepto de hotel boutique. Platicamos con una de sus fundadoras sobre Awakening.

Ciudad de México, 11 de agosto (SinEmbargo).– Un hotel boutique sustentable en medio de la Riviera Maya, con habitaciones con forma de capullo y actividades que van más allá de los juegos de alberca y el volleyball de playa y más bien buscan el desarrollo humano y la felicidad.

Esa es la premisa del Awakening Hotel, que actualmente se encuentra en la etapa de financiamiento colectivo o crowdfunding en la plataforma Indiegogo, donde a 10 días de alcanzar el límite, llevan el 82 por ciento de los 50 mil pesos que solicitan.

“Nosotros creemos que el crowdfunding es un proyecto en donde la comunidad se une a Aweakening porque piensa igual, porque tiene la misma visión. Estamos en una etapa de pre construcción, terminando con los permisos, pero el lugar ya lo tenemos. Hay dos maneras de participar, la primera por simpatía, que en el momento que lo apoyen, automáticamente se va a unir a toda la historia de esta creación. La otra es que a partir de 25 dólares ya te conviertes en co-fundador y tienes un paquete de beneficios. Si la inversión en más grande, se aparta la noche en el capullo o sesiones de coaching, como recompensas”, explica Adriana Chardi, co fundadora de Awakening, quien cuenta que si las que aportan viven cerca, pueden ir a acampar el fin de semana.

El hotel, que planea abrirse en diciembre de 2018 será construido  a orillas de la laguna Nopalitos en el Caribe mexicano, a un costado de la Biosfera de la Reserva de Sian Ka’an; declarada Patrimonio de la Humanidad.

¿CÓMO LOGRAR LA FELICIDAD?

“Los fundadores somos Martín y yo, nosotros somos socios de negocios pero también somos socios de vida y aventura, tenemos hijos. Los dos a nivel profesional decidimos crear un proyecto que estuviera alrededor de nuestra pasión y visión de vida. De ahí es que surge todo el concepto de Awakening, que para nosotros es un espacio de desarrollo personal para que nos ayude a ser mejores personas, mejores papás, mejor pareja y mejores profesionistas y todo eso lo podamos compartir con la gente.

Lo definimos como felicidad. Para nosotros el tener una plenitud, un desarrollo personal es el camino hacia una vida feliz, por lo que decidimos crear un concepto hotelero, en el que el hotel sea el pretexto para que pudiéramos tener ‘despertares’, hacia las cosas que tenemos dormidas a nivel personal, que puede ser el amor, la pasión, la creatividad, el sexo, el liderazgo, la familia, los amigos y crear un lugar donde la gente tenga una conexión consigo mismo y después pueda llegar a su casa y expandirlo”, dice en entrevista la especialista en el manejo de hoteles de lujo, con más de 15 años de experiencia en el ramo.

Los “capullos humanos” están proyectados para no invadir un área muy grande. Foto: Cortesía Awakening

“Toda esa teoría la platicamos con los arquitectos y ellos crearon unos ‘capullos humanos’, que sustentan nuestra teoría del concepto, de conexión con la naturaleza, contigo y con los que te acompañan, para tener una vida más plena. Obviamente este es un hotel boutique, de lujo, en donde no necesariamente tienes que ir tan profundo, la gente va a decidir qué tan profundo quiere llegar, si sólo quiere ir a la Riviera Maya a un hotel sin tener ningún contacto con desarrollo personal, lo puede tener. Sin embargo, vamos a tener un happy manager, para quienes quieran tener estas experiencias de bienestar.

Es un lugar que pretende tener aventura, adrenalina, salud, relajación, no solamente la parte de wellness, con yoga y meditación, también hay deporte. Sacaremos provecho de actividades internas, por ejemplo, cuando llueve el turismo se para y no hay nada que hacer, nosotros vamos a aprovechar eso y hacer actividades bajo el agua conectar con nuestro niño interno”, dice.

Menciona que quieren impactar la felicidad en tres zonas: con ellos mismos y sus empleados; con los huéspedes; y la tercera, con un porcentaje de la tarifa de cada habitación rentada, que se irá a un fondo para organizar talleres de desarrollo personal para gente de bajos recursos de las comunidades que están alrededor.

¿Y EL IMPACTO AMBIENTAL?

“A nivel personal, tenemos un filosofía de ser muy coherentes con lo que pensamos y lo que hacemos, si estamos proponiendo un modelo turístico sustentable, queremos que sea 100 por ciento así. En este momento estamos haciendo el estudio de impacto ambiental.

Por la forma de los capullos, la planta está en el aire, solamente toca dos metros cuadrados de radio y están conectados por un puente. Nos da mucho gusto decir que va a ser un eco hotel de verdad, no solamente por marketing, sino realmente está planeado así y los arquitectos han cuidado mucho eso”, finaliza”.

Adriana Chardi y Martin Loeffler son los fundadores del hotel proyectado para finales del 2018. Foto: Facebook (awakeningrivieramaya)