Este lunes el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Zeid Raad al Husein, calificó los hechos de ser una “limpieza étnica de manual” contra los rohingyas.

Las organizaciones pidieron que los crímenes sean investigados. Foto: SinEmbargo

Nueva York, 12 de septiembre (SinEmbargo).- Organizaciones internacionales en defensa de los derechos humanos exigieron hoy al Consejo de Seguridad de la Organización de Naciones Unidas (ONU) que se pronuncie por la crisis de desplazados que atraviesa Myanmar.

Desde que la crisis empezó hace doce días, 370 mil rohingya han huido hacia Bangladesh, de acuerdo con la Organización Internacional de las Migraciones. En tanto que miles siguen cruzando la frontera entre ambos países en las últimas horas.

“Lo que estamos viendo aquí no es lo que hemos visto atrás. Esto es sistemático, hay un estallido a una escala masiva. La evidencia apunta al hecho de que esto es un formal castigo, a que en agosto los insurgentes atacaron a la policía y mataron una docena de ellos”, dijo Tirana Hassan, directora de respuesta de crisis en Amnistía Internacional.

“Lo que vemos en respuesta son ataques a la población”, agregó.

La contraofensiva militar ha dejado al menos 400 muertos, dejando a esta tribu expuesta a la violencia.

Este lunes el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Zeid Raad al Husein, calificó los hechos de ser una “limpieza étnica de manual” contra los rohingyas.

Han pasado dos semanas desde que este tema fue tratado en el Consejo de Seguridad de la ONU. Sin embargo, una resolución no ha sido emitida por este Consejo, que tiene por miembros permanentes a China, Francia, Rusia, Estados Unidos y al Reino Unido.

Las organizaciones pidieron que estos crímenes sean investigados, pero la intención de que una misión internacional pueda indagar lo que sucede ha sido bloqueada desde marzo, pese a la intención de la ONU.

“Era totalmente predecible, el Consejo de Seguridad de la ONU debió haber visto venir tiempo atrás”, lamentó Louis Charbonneau, director de Naciones Unidas para Humans Rights Watch, por lo que exigió la reunión del Consejo de Seguridad dejé de ser a puerta cerradas.

Este tipo de reuniones han promovido una “luz verde” para que estos atropellos continúen , dijo Charbonneau.

Un primer conglomerado de refugiados rohingya llegó el 25 de agosto a este a Bangladesh. Lo que ha hecho que los campos de refugiados se encuentren rebasados, apuntaron las organizaciones civiles.

Sherine Tadros, directora ejecutiva de Amnistía Internacional en Nueva York, ha dicho que un pronunciamiento de Naciones Unidas no será un solo un factor para que la crisis paré, sino una declaración que podría salvar vidas.