Desde diversas disciplinas y posiciones ideológicas, algunos de los creadores y creadoras más originales del México contemporáneo lanzan 60 instructivos para soñar y producir otros mundos, 60 invitaciones a reinventar éste.

Mezcla de anhelos destructivos y constructivos, de soberbia y candidez, de profecía mesiánica y sentencia judicial, los manifiestos pertenecen a otra época, un tiempo en el que era posible imaginar colectivamente realidades distintas y ejecutarlas a través de la palabra. Hoy, su peculiar idealismo pragmático es visto con desconfianza por el establishment del Presente, este sistema total que no quiere que cambien las cosas, sino sólo que se produzcan más cosas.

En estas páginas hay una polifónica declaración de guerra contra el presente, la ampliación del campo de batalla de lo posible.