Hasta hace unos días, el papel de la Conferencia Nacional de Gobernadores era considerado por varios expertos como el brazo político de los mandatarios estatales, ahora, ante la ola de violencia que aqueja al país, comenzará a realizar tareas de seguridad pública. De acuerdo con su titular, Marcelo Ebrard, el operativo Conago 1, que se realiza desde hace cinco días para combatir a la delincuencia, podría enfocarse en el combate de bandas que se operan en más de un estado.

El pasado 27 de mayo, durante la 41 reunión de la Conago, el gobernador de Nuevo León, Rodrigo Medina de la Cruz anunció que, como parte de los acuerdos alcanzados, la Comisión de Seguridad Pública de la conferencia, pondría en marcha un operativo para combatir delitos de alto impacto de manera coordinada por las entidades federativas del país: el Operativo Conago 1.

El acuerdo entre los gobernadores causó polémica toda vez que era la primera ocasión en que los mandatarios decidían tomar acciones en cuanto a tareas que le corresponden al gobierno federal. De inmediato, Medina de la Cruz negó que el operativo fuera un intento de competencia a la labor de la Secretaría de Seguridad Pública: “No es competencia –con el gobierno federal-, es un compromiso –de las entidades federativas- para trabajar por la población”, debido a la violencia “acordamos llevar a cabo operativos conjuntos coordinados de manera sincronizada entre las entidades federativas del país”, puntualizó el gobernador.

Sin embargo, las declaraciones hechas esta mañana por Marcelo Ebrard cambian la directriz del operativo: “El siguiente paso es ir por bandas y grupos criminales que actúan más allá de la frontera de un estado”, dijo el también jefe de gobierno del DF.

Tras dar a conocer los resultados de la estrategia estatal, el jefe capitalino informó que debido a los óptimos resultados del operativo, que tendría una duración de sólo siete días, la mayor parte de las entidades federativas están de acuerdo en que sea permanente.

Continuar con el operativo de manera permanente e iniciar esfuerzos para desmantelar a organizaciones criminales que operan en más de un estado, implicaría que la Conago realice tareas de seguridad nacional, según expertos.

No obstante, Ebrard aseguró que las siguientes tareas de la Conago serán coordinar acciones para combatir la clonación de tarjetas bancarias, el secuestro, los delitos en el transporte público así como la comercialización de autos robados.

Por lo que se refiere al balance del quinto día del operativo, reiteró que van tres mil 305 detenciones, mil 122 vehículos recuperados, 578 mandamientos judiciales cumplimentados, y 116 armas de fuego decomisadas. Además, se han recuperado mil 122 vehículos robados, se han ejecutado 578 mandamientos judiciales y se han recuperado 116 armas de distintos calibres.

Por su parte, el procurador capitalino, Miguel Ángel Mancera, reportó que entre las detenciones relevantes en la Ciudad de México durante el operativo se logró la detención de diversos extorsionadores, la captura de una persona con una granada de fragmentación y una subametralladora, y el arresto de varios clonadotes de tarjetas.

Será hasta el próximo 20 de junio cuando se den a conocer los resultados generales de las acciones conjuntas y se evalúe la posibilidad de instaurar el operativo policial de manera permanente. Por lo pronto, el día de ayer en la reunión de la Comisión de Hacienda de la Conago, Enrique Peña Nieto; Mario López Valdés, gobernador de Sinaloa; de San Luis Potosí, Fernando Toranzo, y de Querétaro, José Calzada Rovirosa, coincidieron con Ebrard en que el operativo antidelincuencia se convierta en una “operación cotidiana de las propias entidades”. ¿Qué dirá el gobierno federal?