Foto: Cuartoscuro.

La empresa Ferrocarril del Sureste, propiedad de Grupo México, instaló una barda de concreto antinmigrantes. Foto: Cuartoscuro.

Ciudad de México, 18 de septiembre (SinEmbargo).– Como parte del plan Frontera Sur, implementado por el gobierno federal para contener el flujo de migrantes en el país, la empresa Ferrocarril del Sureste (Ferrosur), que es propiedad del consorcio Grupo México, instaló una barda de concreto en Tierra Blanca, Veracruz, que impide el paso a las vías por donde circula “La Bestia”.

La construcción de más de metro y medio de alto de ladrillos de concreto, tiene también un resorte de púas en la parte superior y resguarda las vías del tren por más de un kilómetro de distancia, dentro del municipio de Tierra Blanca, municipio donde arriban dos trenes de Ferrosur cada día, describe la prensa local.

La empresa, propiedad del multimillonario Germán Larrea Mota Velasco, opera actualmente líneas en 2 mil 093 kilómetros entre el Ferrocarril de Oaxaca, el Ferrocarril del Sur y el Ferrocarril Transístmico, entre otros.

Es, como la Minera Buenavista, causante del derrame de más de 40 mil litros de tóxicos a los ríos Sonora y Bacanuchi, considerado el mayor desastre ambiental en la historia de esa industria en México, una de las subsidiarias que componen el consorcio de Mota Velasco, compuesto además por compañías constructoras, fondos inmobiliarios, bancos, cines, etcétera.

Ese muro que, se tiene planeado será aún más largo, imposibilita a los migrantes a refugiarse en el Albergue Decanal Guadalupano, un grupo católico de la comunidad de Tierra Blanca, que abrió en 2003 y cuyo objetivo es brindar atención humanitaria gratuita, orientación sobre derechos humanos y protección a migrantes en tránsito.

INTERESES DE FERROSUR

De acuerdo con los encargados del lugar, en los últimos cinco meses sólo han recibido un 10 por ciento de las decenas que solicitaban techo y comida por unas horas.

“Esto no es algo nuevo, ya se veía venir, pero obedece a los intereses de Ferrosur. Ahorita, mujeres y niños no están llegando porque como los corretean, ya es más difícil, deben viajar por puntos ciegos, se arriesgan más”, contó una empleada del albergue a medios de comunicación veracruzanos.

El pasado 7 de julio, el Presidente Enrique Peña Nieto implementó el Programa Frontera Sur, cuyo objetivo, dijo, es proteger los derechos humanos de los migrantes que transitan por México y ordenar los cruces internacionales para que el paso sea más ordenado y seguro.

Al poner en marcha el programa, con el mandatario guatemalteco, Otto Pérez Molina, expuso que el proyecto conlleva cinco líneas de acción: un paso formal fronterizo, ordenamiento seguro, protección y acción social en favor de los migrantes, corresponsabilidad regional y coordinación interinstitucional.