La Iglesia católica advirtió que el Gobierno está rebasado y los ciudadanos están inermes frente a la violencia que se ha registrado en los últimos días en el país. Para el Obispo de Culiacán, Jonás Guerrero, la fuga de cinco reos de alta peligrosidad del penal de Aguaruto es una señal de que las cosas no están bien en Sinaloa.  Por su parte, el Obispo de Saltillo, Raúl Vera López, arremetió contra las estrategias gubernamentales en materia de seguridad.

Por José Alfredo Beltrán y Karla Tinoco

Ciudad de México, 19 de marzo (SinEmbargo/Noroeste/Vanguardia).– La violencia registrada en los últimos días en el país es una muestra de que los gobiernos están rebasados y los ciudadanos están inermes frente a la violencia, advirtieron obispos de la Iglesia católica en los estados de Sinaloa y Coahuila.

“Se ve que las autoridades están rebasadas”, expresó el Obispo de Culiacán, Jonás Guerrero Corona.

El jerarca católico fue entrevistado luego de oficiar una misa de cuerpo presente del sacerdote José Jiménez Briseño.

Este año se recrudeció la violencia en Sinaloa. De acuerdo con datos oficiales, se cometen cuatro asesinatos por día en promedio, cifra que no se registraba desde el año 2012.

Hasta el 13 de marzo sumaban 305 homicidios dolosos en Sinaloa, tras hechos como riñas entre grupos armados, balaceras y enfrentamientos que han dejado víctimas inocentes.

Al escenario se agrega la fuga de cinco reos de alta peligrosidad del penal de Aguaruto.

“¿Cómo ve la Iglesia católica este clima de violencia que vive Sinaloa?”, cuestionaron periodistas al sacerdote.

“Igual como lo ven todos los sinaloenses buenos que somos los más, deseoso que se supere, y que triunfe la honestidad, la verdad, el respeto a la vida, el amor a los demás, los valores cívicos, los valores familiares”, respondió el Obispo de Culiacán.

La Iglesia católica, señaló Guerrero Corona, desea que las autoridades puedan afrontar una situación tan compleja que tiene tantas aristas, “y que pues se ve que están rebasados”.

“¿Usted ve rebasadas a las autoridades Obispo?”, preguntó la prensa.

“Eso veo, cada día aparecen más cosas no”, respondió.

Para el Obispo de Culiacán la integración familiar es un elemento fundamental para salir de la crisis que se vive en Sinaloa.

“Es un elemento fundamental, no es todo, pero sí es el fundamental”, subrayó.

Es necesario, dijo, crear mexicanos nuevos, honestos, honrados y respetuosos.

“Si queremos un país distinto, lo tenemos que hacer entre todos, empezando por las familias”, puntualizó.

Jonás Guerrero Corona, OI¡bispo de Culiacán. Foto: Noroeste.

Por su parte, el Obispo de Saltillo Raúl Vera López arremetió contra las estrategias gubernamentales en materia de seguridad.

Durante un encuentro que sostuvo en la capilla de la Universidad La Salle en Saltillo, Coahuila, con integrantes de la Provincia Noreste, dijo que “tenemos un estructura violenta dentro de la forma de gobernar”.

El jerarca católico durante la celebración eucarística también aprovechó para criticar la privatización de Petróleos Mexicanos (Pemex), así como la calidad de los servicios de salud.

Ayer, la Diócesis de Saltillo denunció que seis personas –presuntamente integrantes del crimen organizado- irrumpieron en el domicilio de un sacerdote.

“Les comunicamos que la noche del 16 de marzo, una mujer y cinco hombres, al parecer integrantes de la delincuencia organizada que se hacen pasar por elementos del Grupo GATE (…) entraron con lujo de violencia al domicilio del presbítero Roberto Francis Coogan”.

“La incursión de estas personas en ese domicilio llevaba la supuesta intención de buscar drogas al interior de él”, resaltó la representación de la Iglesia Católica en Saltillo.

En el comunicado, la Diócesis informó que en este inmueble –ubicado en la colonia Saltillo 2000- el sacerdote vive junto a Eliseo Castillo, Herón Briones Leyva (quien tiene discapacidad) y Roger Roberto Zúñiga, quienes fueron privados de su libertad durante un tiempo en el penal de Saltillo.

Los hombres ingresaron al domicilio por la fuerza causando destrozos, inclusive el sacerdote Coogan –encargado de la pastoral penitenciaria- sufrió de un golpe en la cabeza.

Según la Diócesis, los hombres se llevaron un supuesto paquete de mariguana, el cual los habitantes sostuvieron que no era de ellos.

“Hacemos un llamado a las autoridades para que de manera oportuna tomen cartas en un asunto tan delicado como éste, en el que grupos de la delincuencia organizada utilizan equipo para uso exclusivo de seguridad, para amedrentar e intimidar a la ciudadanía”, reclamó la Iglesia en la carta pública que distribuyó ayer y que es firmada por el obispo Raúl Vera.