El ex  líder moral del Partido de la Revolución Democrática (PRD) y autor de la iniciativa Por México Hoy, destacó que no es momento de ser de izquierda ni derecha sino de ser patriotas y buscar el bienestar del país.

Foto: Fracisco Cañedo, SinEmbargo

El autor de la iniciativa Por México Hoy afirmó que tampoco es tiempo de partidos políticos. Foto: Francisco Cañedo, SinEmbargo

Ciudad de México a 19 de octubre (SinEmbargo).- Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano se encuentra en una nueva etapa de su vida. Después de renunciar al Partido de la Revolución Democrática (PRD), hace casi un año, y de salirse de la actividad partidista, busca acercarse a los movimientos sociales para transformar al país, según sus palabras.

Entre sus planes está hacer una nueva Constitución Mexicana y uno de sus principales objetivos es que se dé marcha atrás a las Reformas Estructurales aprobadas en la administración actual.

En entrevista con SinEmbargo, Cárdenas Solórzano aseguró que no es importante hablar de izquierdas o de derechas rumbo a 2018. Tampoco de partidos. Se necesita ser patriota y buscar el bienestar del país, argumentó.

“Hay muchas izquierdas. Algunos dicen que están la izquierda, otros que no están. Hay las electorales, otras que no. Hay de todo. Como diría yo en las derechas. Hay muchas derechas de muy distinto tono, y es muy difícil decir qué califica si se está en el derecha o en la izquierda. No hay ningún juez que lo establezca”, dijo.

El ingeniero Cárdenas se encuentra retirado de los partidos, pero no de la política. Recientemente lanzó la iniciativa Por México Hoy, junto con otros ex perredistas como el Senador Alejandro Encinas Rodríguez, Porfirio Muñoz Ledo y la perredista fundadora Ifigenia Martínez.

La agrupación busca aglutinar a todos aquellos inconformes con el estado del país, pero desde una trinchera distinta a los partidos políticos.

***

Foto: Francisco Cañedo, SinEmbargo

Cárdenas Solórzano afirma que líderes sociales, como Javier Sicilia, ya se unieron a su movimiento. Foto: Francisco Cañedo, SinEmbargo

–¿En qué consiste su proyecto Por México Hoy?

–Es un proyecto en el que estamos involucrados mucha gente que estamos en la actividad pública. Algunos están en partidos, otros no estamos en partidos políticos. Algunos están en organizaciones sociales de distinto tipo. La idea es lograr cambios reales, importantes en el rumbo de desarrollo del país. La situación actual que ha creado la pobreza, hay desocupación, no hay oportunidades para los jóvenes, hay una violencia que se extiende y profundiza, una economía que no crece, esto debe y puede cambiarse. Para eso estamos proponiendo una discusión amplia, para ponernos de acuerdo cuáles son los cambios fundamentales que deben darse, pero consideramos que muchos de estos cambios van a requerir de cambios constitucionales importantes.

–¿Qué papel juegan las reformas estructurales en este escenario?

–Se han dado reformas serias, que no están permitiendo que el país se desarrolle. Las llamadas reformas estructurales son retrocesos muy serios. Creemos que esto debe revertirse. Tener proyecto de cambios constitucionales, impulsar que se adopte una nueva Constitución y a partir de ahí, tomar esto como punto de apoyo y realmente llevar a cabo los cambios que hacen falta, para todo esto, lo que es indispensable es que haya una toma de conciencia muy amplia por parte de la población y al mismo tiempo que haya capacidad de movilización. En esto es en lo que estamos. En realidad buscando generar una gran capacidad de movilización, para que aquellos que tomen decisiones se vean convencidos y en su caso forzados a los cambios necesarios. Queremos crear una gran movilización por todo el país, para que demanden los cambios que están haciendo falta.

–Digamos, ¿están llamadas todas las organizaciones y población? Javier Sicilia ya se ha sumado. ¿Están llamando a hacer un sólo frente en Por México Hoy? , ¿cómo piensan organizar esta gran toma de conciencia?

–Primero hablar con la gente, convencerlos. Hay grupos que está participando. Hemos hablado con Javier Sicilia; hemos hablado con gente que no está participando en ningún grupo formal. Hay mucho ciudadano, mucha gente que se mueve sola en cierto modo, gente que está en actividades de todo tipo: en la academia, pero también en el comercio, agricultura, ganadería, trabajadores asalariados, gente que tiene mucho que aportar y que conoce mucho de cómo pueden resolverse los problemas. La gente que está viviendo los problemas es la que principalmente tiene a su alcance decir cuáles son las principales vías de solución.

–¿Buscan que todo se haga en un frente?

–Que se haga en un sólo sentido. Yo no diría en un solo frente. No estamos tratando de hacer una organización electoral ni tener una agrupación política formalmente. Sí estamos haciendo política, queremos hacer política, pero nos interesa sobretodo la toma de conciencia y la movilización social que impulse los cambios que están haciendo falta.

–¿Cómo ve a esta sociedad civil? Hay una impresión de que hay un gran descontento social, pero que cada quien está por su lado, por su causa. ¿Ustedes buscan aglutinar a todos?

–Lo que queremos es que todo el mundo empuje en el mismo sentido. No queremos que se afilen a una organización o que impulsen candidaturas, eso es aparte, pero sí creemos que todo el mundo debe empujar en el mismo sentido, para que los cambios puedan llevarse a cambio.

–Cuándo usted habla de una nueva Constitución, ¿de qué estamos hablando exactamente ?, ¿de regresar a la que teníamos, quitando las reformas estructurales? , ¿o habla de otras implicaciones?

–Esto lo tendrán que ver con más cuidado los constitucionalistas, pero sin duda hace falta que todos los derechos que la Constitución que otorga a los ciudadanos, puedan ejercitarse. Se dice que todo el mundo debe tener un salario mínimo suficiente para llevar una vida digna, que permita el sostenimiento de una familia, que pueda tener esparcimiento, con qué alimentarse, vestirse, tener vivienda. El salario mínimo no cumple con esos requisitos constitucionales. Queremos que se haga efectivo eso. Todo mexicanos debe tener trabajo, sin embargo, si una persona no tiene trabajo, no tiene ante qué autoridad acudir para exigirle. Consideramos necesario revertir las reformas estructurales, recuperar el control del subsuelo de parte del Estado mexicano, reestructurar al poder Judicial. Todo esto aterrizaría en una gran reforma de la Constitución.

LA CRISIS DE DDHH

Foto: Francisco Cañedo, SinEmbargo

El ex perredista se pronunció a favor de una nueva Constitucición. Foto: Francisco Cañedo, SinEmbargo

–Ahora que vino la Comisión Interamericana [CIDH] y que dice que México está viviendo una grave crisis de derechos humanos, en esta parte, ¿hay trabajo por hacer en la Constitución?

–Bueno lo primero es que hay que luchar para que se cumpla como esté, a partir de ahí, la Constitución establece los mecanismos sobre sus reformas.

–Ingeniero, ¿qué opina usted en estos momentos de los partidos políticos? Es decir usted está trabajando ahorita por fuera de los partidos…

–Pero no en contra.

–Pero por fuera…

–Nosotros no estamos en contra de nadie, ni de partidos ni de organizaciones ni de personas afiliadas a ningún partido. Tenemos que buscar el progreso del país.

–Pero, ¿de verdad los partidos políticos están representando hoy las necesidades de la población?

–Pues de algunos sí, de otros no. Así tan sencillo como eso.

–Usted, ¿por qué decide no estar en los partidos? Sabemos por qué no está en el PRD, pero lo vemos haciendo actividad política por fuera de los partidos. ¿Cuál fue el punto de inflexión?

–Discrepancia de cómo se estaban manejando las cosas en el partido al que yo pertenecía. Yo decido separarme y seguir haciendo la política que creo es la correcta.

GENTE INTOLERANTE

–Lo hemos visto muy cerca de los movimientos sociales. Cuando le ocurrió aquella agresión, que todavía estaba en el PRD y que fue a la marcha [en una manifestación por los 43 desaparecidos de Ayotzinapa de octubre de 2014. Cárdenas fue abucheado y agredido con agua, refresco y piedras], para usted, ¿qué significó?, ¿fue una sacudida?

– Para mí fue una persona que no tiene capacidad de tolerancia. Gente que quería provocar, pero nada de fondo.

–Nada de fondo. Ahora, ¿cómo ve el panorama de la izquierda?, ¿está lista para retomar estas demandas sociales?

– Hay muchas izquierdas. Algunos dicen que está la izquierda, otros que no está. Hay las electorales, otras que no. Hay de todo. Como diría yo en las derechas. Hay muchas derechas de muy distinto tono, y es muy difícil decir qué califica si se está en el derecha o en la izquierda. No hay ningún juez que lo establezca.

–Para 2018, ¿qué tan importante es que salga el PRI del poder?

–Yo considero que es muy importante que desde ahora pudiera darse un cambio en las políticas del Estado, que fueran favorables al país, impulsen un verdadero desarrollo y una equidad en los beneficios del desarrollo, quien lo haga, no sé quién es, pero cualquiera que sea, cualquier partido, que efectivamente estén buscando un cambio en la actual situación del país.

–¿Usted considera que la izquierda debería llegar en 2018 a la Presidencia de la República? y, ¿qué requiere para poder llegar?

–No sé cuál izquierda dice usted

–Bueno, algún partido de izquierda.

–Yo lo que esperaría es que llegara un grupo, un equipo. En todo caso una organización que actúe con patriotismo, que busque el beneficio del país y el ejercicio pleno de la soberanía, el beneficio de la gente. No sé si eso quede en la izquierda, en la derecha, arriba o abajo, no le sé decir.

–Bueno ahorita existe la impresión de que los partidos de izquierda están cada uno por su lado y que esto le beneficia al PRI…

–Toda división fortalece al contrario.

–¿Haría un llamado a la unión?

–Yo no estoy participando en cuestiones electorales. Yo voy a ver quién sale, quién se presenta y qué ofrece.

–Regresando a Por México Hoy, ¿la va a registrar como AC?

–No, simplemente nos vamos articular, trabajar juntos, saber qué se está haciendo en un lado y en otro. No hacen falta jefes, jerarquías, consejos. No hace falta nada de eso. Nomás la voluntad de trabajar juntos.

– ¿Dónde se están organizando?, ¿cuál es la oficina?

–La Fundación para la Democracia nos está sirviendo en este momento, como digamos un secretariado técnico, para llevar un directorio y saber quiénes somos. Hay una página. Hay manera de establecer contacto.

–Ingeniero, ¿cuándo vamos a empezar a ver las propuestas políticas?

–Tenemos varios documentos en la página abiertos a la discusión. Vamos a empezar el proyecto de Constitución con todos los insumos que estamos recibiendo.

–¿Cuándo se acercarán al Congreso?

– Cuando tengamos un proyecto completo. No sabemos cuándo puede ser.

–¿Qué otros personajes se han acercado a participar con usted?

– Mucha gente de los estados, compañeros que han estado en muchos momentos, no le pudiera dar nombres, porque son muchos.

–¿De las organizaciones de desaparecidos, de migrantes?

– Hay un poco de todos ellos trabajando juntos en este proyecto.

–De aquí a 2018, ¿cuál es su meta principal?

–Quisiera que los cambios se den en 2015, no en 2018. ¿Qué pasa en 2018? Vamos a ver. Faltan casi tres años.

–Bueno este año ya se terminó.

–Quisiéramos que los cambios se hubieran dado ya. Que no se siguiera deteriorando el país día con día como está sucediendo.