Naciones Unidas, 21 Jun (Notimex).- Luego de ser reelecto como secretario general de la ONU para un segundo periodo, Ban Ki-moon resaltó que en la época actual, “ningún país puede resolver los retos por sí solo”.

Por ello, expresó, “queremos que todos los países sean parte de la solución. Es la realidad del mundo moderno, podemos combatirla o liderarla”.

Durante su juramentación, y con la mano en la carta original de principios de la ONU, Ban se comprometió a “no aceptar o adoptar ninguna instrucción sobre la manera en que desempeño mis labores, de parte de ningún gobierno o autoridad externa a la organización”.

El máximo funcionario de Naciones Unidas destacó entre sus logros al frente de la ONU el haber elevado como prioridad el cambio climático en la agenda global, promovido el desarme nuclear y haber creado ONU-Mujeres para luchar a favor de la igualdad de género.

Asimismo, la efectividad al responder a emergencias humanitarias, fomentar procesos de paz en África y apoyar la democracia durante la llamada “primavera árabe”.

En un breve discurso, ofrecido en representación de los países de América Latina y el Caribe, el embajador de Bolivia ante la ONU, Pablo Solón, dijo: “apreciamos su dedicación y su trabajo esforzado para enfrentar los diferentes desafíos de la comunidad internacional”.

Por su parte, Susan Rice, embajadora de Estados Unidos ante la ONU, expresó que su gobierno “está agradecido de que Ban Ki-moon continúe al frente de Naciones Unidas”, para desempeñar una labor que calificó “como una de las más difíciles del mundo”.

Tras su aprobación como secretario general de la ONU para un segundo periodo, que comenzaría el 1 de enero de 2012, los representantes de los 192 países miembros de Naciones Unidas, y otros funcionarios, estrecharon la mano y felicitaron a Ban.

Pese al ambiente festivo en la Asamblea General, la administración de Ban ha sido sometida a severos cuestionamientos por parte de analistas y observadores.

Se ha criticado la falta de acuerdos legalmente vinculante sobre cambio climático, que no promueva de manera más decidida los derechos humanos y que no investigue la masacre ocurrida en Sri Lanka en 2009.

El titular de la ONU, ha sido calificado como muy complaciente con las posiciones de Estados Unidos, y como demasiado pragmático como para enfrentarse a los otros cuatro miembros permanentes del Consejo de Seguridad: Rusia, China, Reino Unido y Francia.