Javier Duarte de Ochoa, ex Gobernador de Veracruz detenido recientemente en Guatemala cuando era buscado en 190 países, mantiene una red de operadores al interior del Gobierno del panista Miguel Ángel Yunes Linares, dice en entrevista para SinEmbargo Cuitláhuac García Jiménez, Diputado federal de Morena.

La red es operada por el perredista Rogelio Franco Castán, Secretario de Gobierno de la administración actual veracruzana, quien fue dirigente del PRD en dos ocasiones, e incluso se opuso a una alianza con el PAN cuando gobernaba Fidel Herrera Beltrán. En 2014, un grupo de perredistas veracruzanos denunció que Duarte compraba a los dirigentes del partido en la entidad, la denuncia llegó hasta Jesús Zambrano Grijalva, entonces dirigente nacional.

Ciudad de México, 23 de abril (SinEmbargo).- El Gobernador de Veracruz, el panista Miguel Ángel Yunes Linares, mantiene como aliado, y al interior de su Gobierno, a una red de políticos perredistas que operaron y operan para Javier Duarte de Ochoa, ex mandatario de la entidad recién aprehendido en Guatemala y procesado por varios delitos, afirmó Cuitláhuac García Jiménez, Diputado federal del partido Movimiento Regeneración Nacional (Morena).

Se trata de Rogelio Franco Castán, Secretario de Gobierno, y Sergio Rodríguez Cortés, Diputado local por la alianza PAN-PRD y presidente de la Comisión Especial que investigará la deuda pública de Javier Duarte, ambos de la corriente Nueva Izquierda (NI) o “Los Chuchos”, aseguró el que fue candidato de Morena a la gubernatura de Veracruz en las elecciones pasadas.

“Que quede algo bien claro: si Miguel Ángel Yunes y el PAN [Partido Acción Nacional] quieren investigar a fondo a Duarte, que empiecen por investigar a su Secretario de Gobierno, ahí hubo corrupción, recibió dinero para operar para Javier Duarte desde hace años, también a Sergio Rodríguez Cortés”, dijo.

De acuerdo con García Jiménez, Rogelio Franco se encargó de llevar al Gobierno de Yunes a varios perredistas que han trabajado con él y para Duarte desde hace años, conocidos en Veracruz como “el PRD rojo”.

Cuando Fidel Herrera era Gobernador, afirmó, Franco Castán y Sergio Rodríguez, quien fue dirigente estatal del PRD y encabezó una lucha por la dirigencia en contra de Juan Vergel, se opusieron tajantemente a una alianza entre el Sol Azteca y el blanquiazul.

Esa alianza, recordó Cuitláhuac Jiménez, planteaba frenar a Fidel Herrera, sin embargo, los perredistas “rojos” operaron para detenerla y lograron destituir de la dirigencia perredista a su impulsor Juan Vergel.

Antes de ser dirigente del PRD local, Rodríguez Cortés fue promotor del voto de Javier Duarte y trabajó como Director del Servicio Nacional del Empleo durante los primeros tres años de su Gobierno.

“Se conoció que Sergio Rodríguez había recibido mucho dinero y surge la foto de él en la cama contado los fajos de billetes. A puro billetazo lo compraron”, añadió.

Sin embargo, a pesar de que tanto Rodríguez Cortés como Franco Castán rechazaron en varias ocasiones una alianza entre el PAN y el PRD, en 2015 cambiaron de opinión y apoyaron la coalición que postuló a Yunes Linares.

Incluso Sergio Cortés fue postulado a una diputación plurinominal a través de la alianza PAN-PRD, y hoy es presidente de la Comisión en el Congreso local que investigará a Duarte.

“También está el ex Contralor de Duarte, Ricardo García Guzmán, quien es operador político de Yunes en el norte del estado. Hay un pacto entre el PAN y el PRI para imponer a Yunes, frenar a Morena y dejar que se escapara Duarte con [Miguel Ángel] Osorio Chong. Incluso en el Congreso local cuando estaba dominado por 36 diputados de Duarte, cambió  la ley para que el PAN cuando llegara obtuviera no sólo la Mesa Directiva, sino la Junta de Coordinación por dos años. ¿Cómo se hacen ese tipo de favores si son adversarios políticos”, dijo García Jiménez.

 DENUNCIAS CONTRA FRANCO Y RODRÍGUEZ CORTÉS

Rogelio Franco se encargó de llevar al Gobierno de Yunes a varios perredistas que han trabajado con él y para Duarte desde hace años. Foto: Especial para SinEmbargo.

El 28 de febrero de 2014 varios perredistas de Veracruz, incluso algunos de la corriente Nueva Izquierda, firmaron una carta dirigida a Jesús Zambrano Grijalva, entonces dirigente nacional del partido, en donde le informaban de las irregulares que había al interior de la dirigencia perredista y acusaban a Rogelio Franco Castán y a Sergio Rodríguez de recibir dinero de Javier Duarte.

SinEmbargo publicó el documento a través del cual los perredistas le informan a Zambrano que Javier Duarte mantenía dominada a la fuerza política y colocaba candidatos a las alcaldías.

“El dinero y todo tipo de prebendas o favores, para corromper conciencias, comprar y mantener el apoyo de dirigentes partidarios e incluso autoridades municipales o locales, corre literalmente a raudales inundando el escenario político interno y provocando todo tipo de destrozos y calamidades políticas”, le dijeron en la misiva.

Además de los “arreglos” económicos de Rodríguez con Duarte, también le informaron de la intención de nombrar como presidente estatal a Rogelio Franco, en sustitución de Sergio Rodríguez ese año, para continuar con la alianza que mantenía el PRD con el Gobierno del estado.

Dirigencia que se concretó, pues Rogelio Franco se reeligió por segunda ocasión como dirigente del PRD en 2014.

“Fue en este contexto y que surgió en el seno de las negociaciones políticas con el Gobierno del Estado, el proyecto extra y transpartidario de impulsar en 2014, como relevo en la dirigencia estatal del PRD, a Rogelio Franco Castán, para así mantener un estado de cosas y relaciones en los que la dirigencia estatal del PRD se actúa para favorecer y mantener al PRI como un partido hegemónico y al PRD reducirlo a su expresión política mínima y a un vergonzoso papel de partido satélite y comparsa del propio PRI”, dice el documento.

Los firmantes también le informaron a Zambrano que el dinero llegaba a Franco Castán y a Sergio Rodríguez a través del Secretario de Gobierno, Erik Lagos Hernández.

Cuando Rodríguez Cortés fue dirigente estatal del PRD, fue el presidente que más ganó en el país, sobre el sueldo de Zambrano, de Raúl Flores García, dirigente del Sol Azteca en la Ciudad de México, y otros.

De acuerdo con el Tabulador Estatal de Remuneraciones del PRD en 2014 Rodríguez ganaba 50 mil pesos mensuales; Raúl Flores García, presidente en la Ciudad de México cobraba 33,146 pesos; y Abel Espín García, de Morelos, 35 mil pesos.

En julio de 2014 otros perredistas denunciaron cómo Rogelio Franco bajó al menos 20 millones de pesos de la Secretaría de Medio Ambiente (Sedema) del Estado, etiquetados para repoblar la entidad de árboles de cocos resistentes a una plaga. Estos recursos fueron administrados por miembros del Comité Estatal del PRD.

Este medio digital solicitó una entrevista con Rogelio Franco Castán, a través del contacto de prensa del Gobierno de Yunes, pero hasta el cierre de la edición no hubo respuesta.