Ciudad de México, 29 de abril (SinEmbargo).– La organización Alianza por la Salud Alimentaria presentó este día a los capos más importantes del “Cártel de la Chatarra”, difundiendo así el video de dicha acción.

Los cuatro capos, identificados como Toño, alias “El Tigre”, Ronald McDonald, alias “El Payaso”, Melvin, alias “El Elefante”, y el Oso polar, alias “La Coca”, son acusados de violar los derechos de la infancia mexicana bajo los cargos de manipular y engañar a los niños y niñas a través de la publicidad y mercadeo de sus productos, y por inducir el consumo de alimentos y bebidas que contribuyen a la expansión de la epidemia de obesidad entre este sector de la población.

De acuerdo con la organización, el hecho de presentar a los enemigos de los niños con este formato, es porque éstos son muy vulnerables a la publicidad, no entienden el sentido persuasivo de la misma y caen en un engaño o manipulación.

Foto: Cuartoscuro

Foto: Cuartoscuro

Dentro de la campaña a cada capo se le asigna un delito en específico, dependiendo qué producto represente.

Toño, alias “El Tigre” o “El Señor del Azúcar”, añade altísimas concentraciones de azúcar a su producto Zucaritas, 40% de su peso es azúcar, el engaño en su publicidad hace suponer a los niños que el consumo de su producto puede llevarlos al éxito en los deportes. Es responsable de desplazar de la dieta el consumo de avena y amaranto, entre otros cereales.

Por su parte, Melvin, alias “el elefante”, distribuye mercancía constituida por más de 35% de azúcar, que contiene 4 colorantes artificiales, 3 de ellos asociados con la generación de hiperactividad y déficit de atención en los niños. Este es el producto más publicitado para niños en la televisión.

Ronald McDonald, alias “El payaso”, ingresó a nuestro país en 1985 y cuenta ya con 400 establecimientos en México. Incita a los niños al incluir juguetes en la Cajita Feliz, con la imagen de un payaso, fiestas infantiles, shows del payaso Ronald y mensajes de alegría en su mercadotecnia, a consumir alimentos con alto contenido de grasas, sodio y azúcares. Su empresa ha sido multada recientemente en Brasil por manipular con su publicidad a los niños a través de “regalos” en su Cajita Feliz.

El Oso Polar, alias “La Coca”, se le acusa de ser uno de los mayores responsables de la epidemia de obesidad y diabetes en el país, introducir más de 12 cucharadas de azúcar en sus botellas de 600 mililitros de Coca-Cola y una multitud de refrescos que ha adquirido a los largo y ancho del país, de haber penetrado con su publicidad todos los rincones del territorio nacional. Su intensa campaña es la principal responsable de provocar que los mexicanos seamos los mayores consumidores de refrescos en el mundo.