Por Luis Chumacero González Durán

Ciudad de México, 31 de julio, (SinEmbargo).– El crecimiento de la economía mexicana es lento. Será sólo de 2.4 por ciento en 2014, según las últimas estimaciones del Fondo Monetario Internacional (FMI). Aún así, el país está considerando aumentar su deuda pública asumiendo pasivos laborales –costos de pensión– de trabajadores de Petróleos Mexicanos (Pemex) y de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), dice hoy The Financial Times.

La deuda, dice, son 1,200,000,000,000 pesos. Y no hará sino crecer porque en los próximos 5 años, unos 20 mil trabajadores del sindicato que dirige Carlos Romero Deschamps se pensionarán. Calcula que 50 mil se retirarán después, y habrá que pagarlos.

Hoy, de madrugada, la Cámara de Diputados sometió a votación iniciativas de la Reforma Energética incluyendo este punto. Una nota de ayer de SinEmbargo detalla que el Partido Revolucionario Institucional (PRI) y Acción Nacional (PAN) las aprobaron.

Ayer mismo, la Permanente de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal aprobó un exhorto a la Cámara de Diputados para que se reconsidere absorver, sin investigación previa, los casi dos billones de pesos de pasivos laborales de la CFE y Pemex, como parte de la Reforma Energética. El punto de acuerdo avalado por iniciativa de los diputados Alejandro Ojeda y Gabriel Godínez señala que se trata de un “atraco histórico a la Nación”, pues significa aumentar de un plumazo 40 por ciento la deuda nacional“.

No obstante el proceso legislativo que permitirá asumir dichos pasivos continúa. El diario británico The Financial Times cita las palabras del Diputado Javier Treviño Cantú en texto publicado ayer: “El gobierno federal podría asumir parte de responsabilidad de pensiones de Pemex y de la CFE con la condición de que las compañías presenten, para el próximo año, una propuesta para reformar su sistema de pensiones”.

Añadió que “será necesaria una renegociación con los sindicatos. Un nuevo régimen”.

Qué cantidad de las pensiones absorberá el gobierno, es algo que sigue sin estar decidido, dijo Treviño Cantú. Pero debería ser determinado próximamente.

Hubo revuelo en los medios sobre la cuestión, dice el periódico inglés, de usar el dinero de contribuyentes para saldar las onerosas deudas del generoso sistema de pensiones de Pemex.

La semana pasada, Pemex reportó una baja en sus ganancias y espera que su producción este año descienda hasta los niveles más bajos que ha tenido en más de dos décadas. En este marco, la publicación británica nombra el costo de las pensiones de Pemex: 1,200,000,000,000 pesos (un billón doscientos mil millones de pesos).

Señala que sin una modificación importante, esa cifra no hará sino crecer. Según la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH), son unos 20,000 de los 150,000 trabajadores de la petrolera los que podrán retirarse en los próximos cinco años. Entre los próximos seis a diez años, podrán retirarse 50,000.

“La CFE reportó 508 mil millones de pesos en beneficios a sus empleados en el primer trimestre”, escribe el Financial Times. Cita las palabras Alonso Cervera, del banco Credit Suisse, quien dio estimados del costo de las pensiones en términos del Producto Interno Bruto (PIB) de México: Son aproximadamente 9 puntos del PIB lo que costaría cubrir todas las pensiones de Pemex. Unos 3 puntos las de la CFE.

“No esperaría que el Estado asumiera todo él mismo…”, dijo Cervera,”podría encarar quizás un 30 ó 40 por ciento… más o menos 3 por ciento del PIB”.

Agregó que la deuda pública de México está alrededor del 38 por ciento del PIB nacional, lo cual quiere decir que asumir una parte del costo de las pensiones no representaría un cambio drástico para las cuentas públicas.

Vuelve el diario británico a las palabras de Treviño Cantú, quien habló sobre reformar el sistema de pensiones: Dijo que ahora que México ha reformado el sistema de pensiones de funcionarios públicos le ha llegado el turno de hacerlo a Pemex y a la CFE. Espera que para el final de esta semana se apruebe el marco legal de la Reforma Energética, que terminará un monopolio de siete décadas sobre la exploración y explotación de los hidrocarburos mexicanos.

“El Senado tendrá que revisar la enmiendas, pero el paquete completo de leyes que implementarán la histórica reforma estará visiblemente aprobado para mediados de agosto”, escribe el periódico de Londres.

Recurre a Marco Oviedo, del banco inglés Barclys, quien considera una ayuda a la transparencia del gobierno mexicano que asuma parte de estas deudas. Dijo que “es reconocer el problema…tenían que hacerlo”.

Ya que tanto Pemex cuanto la CFE son compañías estatales, y seguirán siéndolo, consideró al gobierno mexicano responsable. Dijo que de crecer en un 3% el PIB este año, sería factible que el Estado pagara parte de las pensiones.