El escudo es transparente, inflable y unipersonal, equipado con aire filtrado en su interior para que el portador pueda respirar sin ningún tipo de complicación.

Ciudad de México, 1 de junio (SinEmbargo).- Ante la nueva normalidad a la que tendremos que acostumbrarnos después de más de dos meses de confinamiento por el COVID-19, un estudio italiano de diseño desarrolló una innovadora burbuja inflable como alternativa para reducir el riesgo de contagio del nuevo brote en los espacios públicos.

Se trata del estudio DesignLibero, quien ha diseñado una burbuja-escudo que actúa como una barrera personal para que los usuarios se mantengan aislados aun si se encuentran en la calle.

El escudo es transparente, inflable y unipersonal, equipado con aire filtrado en su interior para que el portador pueda respirar sin ningún tipo de complicación.

El escudo está equipado con celdas solares para cargar la batería. Foto: Design Libero.

La cápsula posee ventiladores para que el usuario pueda respirar aire puro. Foto: DesignLibero.

La cápsula está elaborada con plástico termosellado denominado ETFE, cuya batería (ubicada en la mochila) se carga por medio de paneles solares, y alimenta tanto a la bomba que infla la esfera como a los ventiladores que la abastecen de aire puro para facilitar la respiración.

Dicho plástico es un tipo de polímero de gran resistencia a los rayos UV.

A su vez, la estructura del escudo está conformado de dos piezas simétricas unidas con una cremallera que se abren y cierran para que el usuario pueda entrar y salir.

A decir de sus creadores, Ekaterina y Libero, “todos vivimos en burbujas, así que este escudo de aire es la forma de hacer física la idea de protección a nuestro alrededor”.

La intención de ambos, es que en algún momento las personas puedan desplazarse por todos lados sin temor a infectarse de coronavirus u otras enfermedades, además de micropartículas o incluso evitar el cotidiano smog.