En las manos de los amantes se desbordan y se contienen las horas, los delirios, los deseos.