México, DF. 2 de julio de 2012.- Es de madrugada y el Programa de Resultados Electorales Preliminares (PREP) tiene dos horas de haber arrojado su primer cómputo. El Partido Revolucionario Institucional (PRI), representado por el candidato Enrique Peña Nieto, regresará a la Presidencia de la República tras doce años de gobierno de Acción Nacional (PAN), si sus números se confirman en las horas venideras.

El segundo lugar lo ha obtenido Andrés Manuel López Obrador, candidato de las izquierdas; el tercero Josefina Vázquez Mota, del PAN, y el cuarto Gabriel Quadri del Partido Nueva Alianza (PANAL).

En cadena nacional se encuentra el presidente de la República, Felipe Calderón Hinojosa. “Hago votos sinceros por la buena marcha del próximo gobierno, para beneficio de todos los mexicanos”, expresa. A los minutos, el candidato priísta aparece en una verbena en la sede nacional del PRI -como marcaba la tradición de los sexenios pasados- y se proclama triunfador. Una voz con eco lo ha anunciado: “Con ustedes, Enrique Peña Nietooo y su esposa, Angélica Riveraa”. Confetis cuadrados y tricolores les llenan las caras. Van con los hijos que cada uno tuvo en matrimonios pasados. El candidato da a conocer que el Presidente le ha llamado, dice que le ha deseado una transición democrática. “Esta noche ganó México”, lee en su discurso.

Andrés Manuel López Obrador ha tomado los micrófonos al mismo tiempo que el Presidente. No habla más de cinco minutos. Está en su cuartel de campaña, instalado en el hotel Hilton-Alameda del Centro Histórico de la ciudad de México. Para él, es momento de esperar porque el conteo de la votación no ha sido completado. “Aún no está dicho todo”, es la frase del aspirante de izquierda que en las próximas horas será repetida en las redes sociales, la calle, la radio, la televisión y los periódicos.

A partir de este momento, la noche anuncia vilo. Y los días, zozobra. A las 12:00, con 22.25 por ciento de las actas, EPN lleva 36.41 por ciento y AMLO 33.1; es decir, hay 3.40 puntos de diferencia. Apenas es de madrugada.

HAY ALGO CLARO

Si en el paisaje de esta elección aún late la incertidumbre, desde las 20:30 horas algo quedó muy claro: el PAN dejará el poder el 1 de diciembre y si bien desde 1997 había conseguido acabar con el dominio del tricolor en el Legislativo, la noche de anoche su derrota en el Congreso empezó a verse, como un barranco que se abre incontrolado. Se eligieron 500 diputados y 579 locales divididos en 15 congresos estatales: Campeche, Colima, Chiapas, D.F, Guanajuato, Guerrero, Jalisco, Estado de México, Morelos, Nuevo León, Querétaro, San Luis Potosí, Sonora, Tabasco y Yucatán. El PAN habría perdido el 80 por ciento de este paquete.

Con doce años en el gobierno, el organismo de la derecha entregará una nación con doce millones de nuevos pobres. Se alcanzaron 60 millones de los cuales 40 padecen crisis alimentaria, según el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL). Además, como gigante en las montañas, está la sombra de la guerra contra el narcotráfico y sus casi 60 mil muertes y desapariciones forzadas.

Son las 20:30 horas y Josefina Vázquez Mota se ha vestido con un traje sastre verde-azul para admitir todo este declive. No hay música de banda en el CEN del PAN como hace seis años cuando Felipe Calderón anunció su victoria. Esta noche, ningún panista acudirá al Ángel de la Independencia a ondear banderas blancas y azules. No hay por aquí quien entone “El hijo desobediente” (pieza que identificaba a Vicente Fox) o “Caminos de Michoacán” (corrido regional que alude el origen de Felipe Calderón). Al contrario. Gustavo Madero, presidente nacional del partido, ha puesto la mirada en un punto lejano. A su lado, la quinta mujer en procesos electorales de México, lanza por fin: “Hasta este momento, las tendencias no me favorecen… Gracias a todos los panistas que me apoyaron”. Llama al PAN “la casa de la democracia, la casa de la libertad, esta casa que ha albergado el liderazgo y ha cambiado el destino de México”. Tras su salida, esa casa se quedará vacía, atiborrada de basura y en silencio.

Terminadas las últimas palabras de Josefina Vázquez Mota, Gabriel Quadri, el candidato del PANAL y último en los resultados, aparece en su casa de campaña, al lado de Mónica Arriola, la hija de la dirigente del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), Elba Esther Gordillo. Tiene el 2.5 por ciento de la votación. Con ello, el registro de su partido se mantiene. Quadri le pide a Andrés Manuel López Obrador que salga reconocer el triunfo de Enrique Peña Nieto. Pero él no saldrá de su casa hasta las 23:30 horas y sólo para decir que hay que esperar. Así se inicia la noche más larga de la década, la del día después de las elecciones mexicanas.

UNA JORNADA, CUATRO CANDIDATOS

1.- Enrique Peña Nieto vota sin corbata. Son las 11:20 horas y ha llegado tarde. Lo han interrumpido integrantes del Movimiento #Yosoy132. Otra vez ese “fuera, fuera, fuera” que, iniciado en la Universidad Iberoamericana, cuajó en un movimiento que con los días, saturó Reforma y se desvió como río en huracán, hasta Televisa Chapultepec. El mismo que anuncia que si Peña Nieto gana la Presidencia impugnará las elecciones. No se entiende a este movimiento sin el personaje que es Enrique Peña Nieto. Los estudiantes critican su gestión como gobernador en el estado de México y la fabricación de su imagen como estrella de televisión.  Durante la campaña, el candidato no dio visos para la conciliación. No asistió al debate organizado por el movimiento y sus razones fueron que se trataba de un grupo que a todas luces estaba en su contra. “¿Qué les voy a decir?” –justificó su ausencia. Para esta hora de la mañana, el estudiantado mexicano le vuelve a gritar: “Ni un voto a Peña”, “Ni un voto a Peña”. Detrás de todos, la manta cuya leyenda ha acompañado al #Yosoy132: “Ante la manipulación, información. Ante la intimidación, razón. Voto informado jamás manipulado”.

El equipo de comunicación del candidato explica la tardanza. Dice que dos motociclistas de Televisa trataron de tomarle una imagen al candidato. La versión será desmentida en el siguiente minuto en las redes sociales. “No, no es cierto, Peña. Te interrumpimos los de #Yosoy132”. Ahí está Angélica Rivera, la actriz que ganó el apodo de “Gaviota” por la interpretación del mismo personaje en la telenovela de autoría colombiana. Su seriedad es de plomo. Pero activa la sonrisa cada vez que tiene una cámara de celular enfrente. Si el cómputo del PREP es certero, esta actriz mexicana cuyo currículum escolar fue conocido en las redes sociales (Tercer grado de secundaria es su escolaridad) será la primera dama de México. Están las hijas de ambos. Sólo falta el hijo. Peña Nieto está votando en este Atlacomulco, la tierra de la estirpe priísta, donde Carlos Hank González  fundaría el grupo del mismo nombre; cerca de la casa de su abuela, donde grabó uno de sus anuncios de campaña en el que evocó los charales con huevo y “mi pan de nata (que) me encantaba”.

Los reporteros esperan una conferencia de prensa. No la da. Empieza un discurso pausado que se anuncia breve en el que expresa su deseo que los triunfadores de esta contienda electoral sean todos los mexicanos. “He ejercido ya mi voto, he cumplido con esta obligación y además deber constitucional y muy entusiasmado de hacerlo aquí en mi tierra”. Como otras veces, incurre en un pleonasmo: “Y agradezco las muestras de apoyo que hoy se muestran aquí en la calle… muchas gracias”. Hay mujeres que lo besan. Accede, como se hizo costumbre en su campaña. Posa para el ojo de las cámaras de los celulares. Lo arremolinan. No deja de sonreír. El hombre del peinado perfecto se mantiene fiel a sí mismo.

2.- A las 9:04 de la mañana, López Obrador, candidato presidencial de la Coalición Movimiento Progresista, emite su voto en la casilla ubicada en Insurgentes Sur 2416, colonia Copilco el Bajo, Delegación Coyoacán, en el Distrito Federal. Está acompañado de sus cuatro hijos, su esposa Beatriz Gutiérrez Muller y el presidente del PRD, Jesús Zambrano.

“Es un día importante para enderezar el rumbo del país”, exclama. Se va en una camioneta. Al llegar a su domicilio en Heriberto Frías, en la colonia Del Valle, hace el gesto que se ha acordado de algo. Dice que como no puede votar por sí mismo, votó por José María Pérez Gay. Lo hizo así porque se trata de un hombre de letras y un amigo. El voto de Andrés Manuel López Obrador se ha ido para el ser que en 2006 escribió que una novela de suspenso habría sido más simple y relajada que la jornada de ese año. Su nombre empieza a recorrer, como fuego en el pastizal, las redes sociales. Esta tarde es diferente a la de 2006. Twitter y Facebook se han convertido en recipientes de los mensajes de los lopezobradoristas. El hashtag #HoyVotoPorAMLO es Trending Topic o tema del momento a nivel mundial. Pero algo es igual, casi idéntido que en 2006, ha iniciado la noche más larga de la historia. López Obrador permanecerá en su casa de la Del Valle. Saldrá para tomar los micrófonos y permanecer menos de cinco minutos ante ellos. ¿Es la última oportunidad de la Historia?

3.-  Josefina va en azul fuerte. Dice a los periodistas que confía en las autoridades. Quién sabe qué la hace mencionar al miedo. Salgan a votar sin miedo, pide. Son las 9:15 horas y Margarita Zavala, esposa del Presidente, no está con ella. El equipo de campaña informa que Zavala está en recaída después de someterse a una operación por desgarre de retina, pero aparecerá después al lado de su esposo para votar cerca de Los Pinos. Con Josefina está su esposo, el empresario Sergio Ocampo, y sus tres hijas. También Mariana Gómez del Campo, candidata al Senado, y escoltas del Estado Mayor Presidencial. Todos se van a su casa. Cuando cae la tarde aparecen en la sede del PAN.

4.- Once de la mañana, en la ciudad de México, y Quadri protagoniza el momento menos inquietante de la jornada. Ha esperado una hora, junto con su familia, en la fila de la casilla. Señala que confía en que después de que se conozca el resultado del conteo rápido cada uno de los candidatos acate el resultado. Después, desaparece de la escena. Una decena de reporteros lo esperarán y dirán que va apesadumbrado por su incertidumbre en torno a la Eurocopa, que en este momento se disputa. Reaparecerá para celebrar que su partido mantiene el registro. ¿Aquí terminará el destino del candidato deslumbrado ante una furtiva edecán? ¿Hasta aquí ha llegado el ecologista que siempre negó el nexo con la maestra Elba Esther Gordillo aun cuando fue candidato de su partido? Por lo menos, de la competencia, está fuera. Quadri no será Presidente.

LA LLUVIA DEL 1 DE JULIO

A las dos de la tarde un aguacero recuerda la vocación de los mexicanos por la incertidumbre y la dificultad. El Zócalo empieza a inundarse. Graniza un poco. Ha transcurrido la mayor parte de la jornada sin que el llamado crimen organizado enviara alguna señal.  Sergio Aguayo transmite para el canal Once con la tormenta detrás. Faltan unas horas para cerrar las casillas. Deja de llover. A la sede del PR ha llegado el cantante Julio Preciado, el que reelaborara el Himno Nacional en la inauguración de la serie del Caribe de Beisbol. Está listo el templete. Kilos de confeti a cuadros será lanzado como lluvia dentro de unas horas cuando el PREP de sus primeros números. Así quedará anunciada al mundo la alta probabilidad que se recuperará aquel poder perdido.

ESCÁNDALOS EN CASCADA

De ocurrir, el triunfo del PRI no será nítido. Tres escándalos se sumaron en cascada en las vísperas de la elección.

Primero.– El 7 de junio, el periódico británico The Guardian publicó que Televisa le había vendido un plan de acción a Enrique Peña Nieto para posicionarlo en sus programas de noticias y de espectáculos, al mismo tiempo que pactó con Vicente Fox en 2006 para atacar a Andrés Manuel López Obrador, candidato presidencial en ese año por el PRD a través de programas como El Privilegio de Mandar.

Segundo.- El 21 de junio, la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada (SIEDO) de la Procuraduría General de la República presentó a un joven como Alfredo Guzmán Salazar, hijo de “El Chapo” Guzmán, pero se equivocó. No se trataba del hijo del capo, fugado en 2001.

Tercero.- El 27 de junio, la Unidad de Fiscalización del IFE confirmó la triangulación en la que una empresa habría financiado nueve mil 924 monederos electrónicos con valor de 70 millones 815 mil 534 pesos, destinados a pagar la estructura del PRI en las casillas. Las diligencias aún continúan.