Los dos primeros yacimientos arqueológicos submarinos estudiados han desvelado nuevas evidencias de la vida de los aborígenes hace más de 7 mil años, cuando el lecho marino era tierra firme, según un estudio publicado este jueves.

Sídney (Australia), 2 de julio (EFE).- Los yacimientos milenarios de los aborígenes en Australia han sido explorados a lo largo y ancho del país, pero ahora los expertos han iniciado la investigación de la última frontera arqueológica que les quedaba: bajo el mar.

Los dos primeros yacimientos arqueológicos submarinos estudiados han desvelado nuevas evidencias de la vida de los aborígenes hace más de 7 mil años, cuando el lecho marino era tierra firme, según un estudio publicado este jueves.

Estos yacimientos son Cape Bruguieres y Flying Foam Passage, situados en la remota región de Pilbara (noreste) y que se calcula que tienen una antigüedad de 7 mil y 8 mil 500 años, respectivamente, de acuerdo al estudio publicado en la revista científica PLOS ONE.

En Cape Bruguieres, un equipo internacional de científicos australianos y británicos halló más de 260 artefactos de piedra, que incluyen morteros y molinos, en el lecho marino de 2,4 metros de profundidad.

En Flying Foam Passage se descubrieron rastros de actividad humana asociada a una fuente de agua sumergida a unos 14 metros por debajo del lecho marino, así como dos herramientas líticas para cortar hechas con material local.

“Finalmente tenemos la primera prueba de que algunas de estas evidencias sobrevivieron al proceso del aumento de los niveles del mar”, dijo el autor del estudio Jonathan Benjamin, al recalcar que se trata del “primer paso para la exploración de la última frontera de la arqueología australiana”.

LA ISLA CONTINENTE SUMERGIDA PARCIALMENTE

Australia, cuyo territorio actual ocupa más de 7.6 millones de kilómetros cuadrados, fue poblado por los aborígenes hace unos 65 mil años cuando los niveles del mar eran unos 80 centímetros más bajos que hoy en día.

“Australia es un continente enorme, pero pocos saben que más del 30 por ciento de su masa terrestre se hundió cuando se elevaron los niveles del mar con la última era de hielo”, dijo Jonathan Benjamin, coordinador del Programa Arqueológico Marítimo de la Universidad de Flinders, en un comunicado de su institución educativa.

Durante la edad de hielo, hace unos 20 mil años, los niveles del mar cayeron a unos 130 centímetros por debajo de los niveles actuales, pero después el planeta comenzó a calentarse (entre 18 mil y 8 mil años atrás) e inundó más de dos millones de kilómetros cuadrados del lecho que rodea a Australia.

Estos antiguos territorios se caracterizaron por su “agua fresca, la diversidad ecológica y la oportunidad de explotar recursos marinos capaces de mantener poblaciones relativamente densas”, explicó Michael O’Leary, geomorfista marino de la Universidad de Australia Occidental.

Ese inmenso terreno, que se habría extendido a unos 160 kilómetros de la línea costera actual de Australia y que está cubierto por aguas poco profundas, fue poblado por los antiguos indígenas australianos, cuyo legado aún es desconocido.

“Futuras exploraciones podrían desenterrar otras reliquias culturales que nos ayuden a entender mejor la vida de la gente que estuvo conectada con estas tierras que están actualmente sumergidas”, comentó por su lado Peter Jeffries, director ejecutivo de la Corporación Aborigen Murujuga, que es dueña tradicional de esa remota área australiana.

Estos descubrimientos, que cuentan con la participación de expertos de universidades y centro de investigación de Australia y Reino Unido y la Corporación Aborigen Murujuga, se han realizado en el marco del Proyecto Nación Marítima de la Historia Profunda.