La semana pasada se anunció el lanzamiento del documental Los rollos perdidos a las plataformas YouTube y Vimeo. El largometraje del cineasta Gibrán  había sido estrenado en el año 2012, pero que ve la luz seis años después tras 29 actos de censura durante este periodo y en el marco de la conmemoración de los 50 años del 68.

Ciudad de México, 2 de octubre (SinEmbargo).– El cine es una herramienta poderosa que puede mover conciencias y generar cambios sociales. Esto era bien conocido por el Gobierno mexicano, por eso, durante décadas prohibió veladamente filmar cualquier tipo de historia relacionada con el 2 de octubre de 1968.

Sin embargo, a pesar de la censura se lograron producir algunas películas que dan cuenta de la masacre que marcó la historia de nuestro país.

Documentales y películas que abordan desde diferentes perspectivas la represión de un movimiento social que dejó decenas de muertos. Imágenes crudas, presos políticos, linchamientos y nueva teorías son parte de las consecuencias que dejó la masacre contra estudiantes y que a continuación presentamos en ocho largometrajes.

EL GRITO (1968)

Durante el movimiento estudiantil de 1968 los alumnos del Centro Universitario de Estudios Cinematográficos (CUEC) salieron a las calles a filmar lo que sucedía. En total se recopilaron 8 horas de material que fueron organizadas por el cineasta Leobardo López Arretche en el documental El grito.

El Gobierno desconocía que las instalaciones de la escuela no se encontraban en Ciudad Universitaria por lo que no pudieron confiscar las imágenes. Recientemente la Filmoteca de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) restauró la película.

DOCUMENTALES DE MENÉNDEZ (1968)

Paralelo a lo que hacían en el CUEC, el cineasta Oscar Menéndez reunió a un grupo de estudiantes para realizar tres documentales que casi cayeron en el olvido. Únete pueblo da cuenta del inicio del movimiento, las grabaciones arrancan en agosto del 68. El mismo año presentaron Dos de octubre, aquí México que narra lo ocurrido el 2 de octubre en Tlatelolco.

La trilogía concluye con Historia de un documento, en la que clandestinamente metieron una cámara a la cárcel de Lecumberri para probar que había presos políticos que el Gobierno negaba rotundamente. Este último trabajo tuvo que ser terminado en Francia y estrenado solamente en algunos países de Europa.

CANOA (1976)

En 1968 bastaba con parecer estudiante para ser tratado como criminal. El 14 de septiembre de ese año un grupo de trabajadores de la Universidad de Puebla llegó a la junta auxiliar San Miguel Canoa con la intención de escalar el volcán La Malinche, pero no lograron su cometido. Los jóvenes fueron acusados de ser estudiantes comunistas, un grupo de boicoteo de los Juegos Olímpicos que había llegado al lugar para quemar cosechas y violar mujeres. La gente terminó por lincharlos.

Este hecho fue retomado por el director Felipe Cazals para construir Canoa, la primera película que abordó de manera paralela el tema del 68.

ROJO AMANECER (1990)

Hasta ahora no hay otra película más emblemática sobre la matanza del 2 de octubre en Tlatelolco que Rojo Amanecer del director Jorge Fons.

La filmación tuvo que hacerse de manera clandestina pues el 68 era un tema vetado. La producción tuvo que sortear todo tipo de complicaciones para llevar a buen puerto la cinta. Se les acabó el dinero, no había lugar donde revelar la película y mucho menos el Gobierno les iba permitir exhibirla comercialmente.

Al final después de ejercer mucha presión, el Presidente priista Carlos Salinas de Gortari autorizó la corrida comercial de filme, siempre y cuando, se borraran todas las referencias al Ejército mexicano.

TLATELOLCO. VERANO DEL 68 (2013)

Se esperaba mucho de este largometraje pues fue dirigido por Carlos Bolado, sin embargo, al final la película termina convirtiéndose en la clásica historia de amor en la que una chica bonita y adinerada termina enamorándose del apuesto joven de origen humilde.

El movimiento estudiantil sólo sirve para darle, supuestamente, más dramatismo a su historia de amor. Fernando Sariñana fue el productor, por eso no sorprende que esta cinta sea una versión de Amarte duele situada en 1968.

LOS ROLLOS PERDIDOS (2012)

El director Gibrán Bazán plantea una hipótesis sobre el material que se filmó antes y después del 2 de octubre. De acuerdo con su teoría, la antigua Cineteca Nacional, ubicada dentro de los Estudios Churubusco, fue incendiada a propósito para desaparecer cualquier material fílmico que hiciera referencia a la matanza del 2 de octubre.