Las

La Asamblea precisó que las manifestaciones se realizarán de manera pacífica. Foto: Cuartoscuro

Ciudad de México, 2 de noviembre (SinEmbargo).– Las organizaciones sociales y normalistas aglutinados a la Asamblea Nacional Popular (ANP) decidió no reconocer al Gobernador de Guerrero, Rogelio Ortega Martínez, como mandatario interino e insistir en que se decrete la desaparición de poderes en el estado. Además acordaron continuar con las movilizaciones para exigir la presentación con vida de los 43 normalistas desaparecidos desde el pasado 26 de septiembre en Iguala.

De acuerdo con medios locales, luego de una reunión de más de cuatro horas, los integrantes de la ANP acordaron un plan de acción para continuar con las protestas, con las cuales también exigen justicia para los tres normalistas que murieron durante los ataques de la Policía de Iguala contra los jóvenes. Las movilizaciones iniciarán el martes 4 de noviembre en las ciudades de Chilpancingo y Acapulco.

La Asamblea precisó que las manifestaciones se realizarán de manera pacífica, por lo que no habrá quema de edificios.

En la reunión se pactó intensificar en esta semana las tomas de alcaldías en la entidad y la constitución de consejos municipales y toma de casetas. En las tomas participarán además integrantes de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación de Guerrero (CETEG). También se prevé una marcha nacional en la Ciudad de México.

La reunión se realizó en las instalaciones de la Normal Rural de Ayotzinapa, que se localizan en Tixtla, y estuvieron presentes representantes de más de 30 organizaciones sociales.

Desde hace más de un mes familiares de los normalistas desaparecidos, compañeros y diversas organizaciones han realizado una intensa protesta, que ha incluido marchas, tomas de casetas y bloqueos carreteros, entre otras acciones, para dejar en claro a los tres niveles de gobierno su exigencia para que lo sucedido en Iguala no quede impune. Además todas las manifestaciones se han centralizado en la demanda de que aparezcan con vida los 43 normalistas, de los cuales aún no se sabe nada.

Las movilizaciones se han replicado no sólo en diversas ciudades de México, sino en distintos países alrededor del mundo.

Ayer, la Asamblea Interuniversitaria, integrada por estudiantes de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), del Instituto Politécnico Nacional (IPN), de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) y de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México (UACM), acordó realizar un paro de 72 horas para unirse a las movilizaciones por los normalistas.

Los alumnos informaron, mediante un comunicado en su página de Facebook, que el paro educativo se llevará a cabo del 5 al 7 de noviembre y detallaron las protestas que realizarán estos días.

El miércoles 5 de noviembre marcharán de Los Pinos al Zócalo a partir de las 16:00 horas. Pero antes efectuarán una brigada informativa en distintos espacios que cada asamblea definirá más adelante.

Para el jueves 6 de noviembre se tiene previsto que realicen un cerco al edificio de la Procuraduría General de la República (PGR), ubicado en Paseo de la Reforma, desde las 8:00 hasta las 14:00 horas.

En la sesión, los estudiantes acordaron la creación de un Comité Contra la Represión que busque estrategias para ” enfrentar las agresiones, difamación, hostigamiento, acoso, y amenazas en contra de estudiantes de diferentes escuelas por parte de grupos porriles y autoridades escolares”. Con el motivo de integrar el comité, se reunirán mañana a las 17:00 horas en el auditorio Che Guevara de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM.

VIGILIA EN LA CASA BLANCA

Este día, unas sesenta personas celebraron hoy una vigilia ante la Casa Blanca para exigir justicia por la desaparición en México de 43 estudiantes el pasado 26 de septiembre en el municipio de Iguala, en el estado de Guerrero.

Los congregados, la mayoría mexicanos residentes en Washington, guardaron un minuto de silencio para “expresar apoyo a los familiares de las víctimas”, que están “viviendo un calvario”, dijo a Efe la portavoz de los manifestantes, Francia Rábago.

Durante la vigila, organizada de forma espontánea a través de la red social Facebook, también se encendieron velas y se leyeron los nombres de los estudiantes, desaparecidos presuntamente a manos de policías corruptos y de criminales.

“No creo que el Gobierno de México esté haciendo todo los posible” por esclarecer el caso, subrayó Rábago, que trabaja como consultora de desarrollo internacional.

“Para nosotros -prosiguió- es indignante que algo así pueda pasar en un país como México en el siglo XXI. Pedimos que no haya más impunidad y que haya rendición de cuentas”.

Los manifestantes eligieron la Casa Blanca para alzar su voz porque Estados Unidos y el resto de la comunidad internacional “tienen la responsabilidad de intervenir para que se esclarezca todo”, agregó la misma fuente.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) pidió el pasado 30 de octubre más avances al Gobierno de México en la localización de los 43 estudiantes de la Escuela Normal Rural (dedicada a la formación de maestros) de Ayotzinapa, en Iguala.

La noche del 26 de septiembre, policías atacaron a tiros a estudiantes de la Escuela Normal Rural presuntamente por órdenes del entonces Alcalde de Iguala, José Luis Abarca.

Según la investigación, los agentes detuvieron a 43 estudiantes y los entregaron al cártel Guerreros Unidos, cuyo líder, Sidronio Casarrubias, ordenó su desaparición creyendo que se trataba de miembros de Los Rojos, un grupo criminal rival.

-Con información de EFE