El Presidente Enrique Peña Nieto aseguró que su Gobierno trabajará para proteger los intereses del país ante la posible renegociación del TLCAN. Mientras que Ildefonso Guajardo dijo que Estados Unidos debe estar consciente que los mexicanos compran 240 mil millones de dólares en bienes y servicios de ese país. Por su parte, la Secretaria de Relaciones Exteriores, Claudia Ruiz Massieu, afirmó que México está dispuesto a agregar “nuevos elementos” al convenio comercial, pero no a reformarlo en su totalidad.

Ciudad de México, 2 de diciembre (SinEmbargo).– El Presidente Enrique Peña Nieto aseguró que ante una posible renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), su administración buscará ampliar los mercados bajo la premisa “ganar-ganar”.

Durante la entrega del Premio Nacional de Exportación, Peña Nieto refirió que el acuerdo debe seguir beneficiando a Estados Unidos, Canadá y México y que él tiene claro los interes que debe proteger para el país.

“Hacia adelante, en la nueva etapa de la relación entre nuestros países, tenemos claros los temas e intereses para México. Con base en ello buscaremos espacios para mejorar y modernizar el Tratado de Libre Comercio con América del Norte bajo una premisa fundamental, que aquí ya se ha señalado: ganar-ganar”, planteó el mandatario.

En tanto, Ildefonso Guajardo, titular de la Secretaría de Economía, dijo que México está preparado para hablar sobre el futuro del TLCAN y pidió a empresarios nacionales y de Estados Unidos resistir a las “presiones” de quienes se oponen al libre comercio.

En su participación en la reunión anual de las Comisiones Sonora-Arizona y Arinoza-México, Guajardo dijo que Estados Unidos debe estar consciente que los mexicanos compran 240 mil millones de dólares en bienes y servicios de ese país.

“Hay 15 sectores estratégicos norteamericanos que dependen de las compras de México. Es evidente que si se tienen barreras entre México y Estados Unidos arancelarias no ayuda a nadie, porque lo único que desata es una guerra de aranceles”, señaló.

El funcionario detalló que el TLCAN, firmado hace 23 años, es modificable, se puede potenciar y fortalecer. Expuso que en la actualidad se compite entre regiones completamente integradas y no hay país que pueda por sí mismo librar la carrera de la competencia internacional.

Al cuestionario sobre las amenazas del hoy Presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, de poner impuestos “sumamente fuertes” a quienes decidan irse o elaborar sus productos en países como México, el representante de la SE dijo que “hay que resistir a esas presiones, en ambos lados, porque ha quedado demostrado que lo que iniciamos hace 23 años fue el camino correcto”.

SE PUEDEN AGREGAR NUEVOS ELEMENTOS: RUIZ MASSIEU

Por su parte, la Secretaria de Relaciones Exteriores de México, Claudia Ruiz Massieu, afirmó hoy en Arizona (EU) que México está dispuesto a agregar “nuevos elementos” al Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN, o NAFTA en inglés), pero no a reformarlo en su totalidad.

“NAFTA no es renegociable, México está convencido de que el tratado de libre comercio ha sido benéfico para los tres países, que ha creado empleo y crecimiento y que además nos ha permitido integrar cadenas de producción y cadenas de valor binacionales y trinacionales”, dijo a Efe Ruiz Massieu, durante una visita que realizó hoy al consulado de México en Tucson.

La canciller agregó que el TLCAN es un tratado de libre comercio que cuenta con 22 años de existencia y que puede ser “fortalecido” con la incorporación de nuevos elementos que respondan a una “nueva realidad”, en términos de nuevas disciplinas y estándares.

“Estaremos trabajando con el nuevo Gobierno de Estados Unidos en cómo fortalecer nuestra relación bilateral comercial, a partir de una realidad del siglo XXI que tiene una plataforma importante como es NAFTA. Como siempre, aspiramos a seguir mejorando y encontrar nuevos espacios de oportunidad”, dijo Ruiz Massieu.

La canciller expuso así la posición de su país en torno a este tratado, tras las críticas que el presidente electo de EU, Donald Trump, efectuó ayer en un mitin en Cincinatti (Ohio), el primero tras su victoria del pasado 8 de noviembre y en el que volvió a señalar que reformará el TLCAN, al cual atacó duramente durante su campaña electoral.

Esta semana, en declaraciones a Efe, el embajador de México en Washington, Carlos Manuel Sada, indicó que su país está dispuesto a “modernizar” el TLCAN, y destacó que “las comunidades fronterizas son un ejemplo del beneficio bilateral” que arroja el tratado firmado entre Canadá, EU y México.

Desde que inició su campaña a la Presidencia de Estados Unidos, Trump atacó este tratado y prometió endurecer las políticas respecto a la inmigración indocumentada.

“Tenemos oportunidad de analizar cómo mejorar, de hablar sobre formas para asegurarnos que nuestra frontera no solamente esté más segura, sino que sea más eficiente”, replicó en ese sentido la canciller en un encuentro con medios que sostuvo hoy en Tucson, Arizona.

Manifestó que se halla optimista de poder crear con la nueva administración en la Casa Blanca una agenda común para enfrentar intereses y retos que afrontan ambas naciones en conjunto, como son asegurar el crecimiento de la economía, o “la seguridad en la región”.

“Tenemos el incremento del flujo migratorio de otros países, no solo de Centroamérica”, advirtió la funcionaria mexicana.

Ruiz Massieu puso de relieve que mantiene conversaciones con sus homólogos de los países que conforman el “Triángulo Norte”, Guatemala, Honduras y El Salvador, para abordar los retos en materia de inmigración que estas naciones enfrentan.

-Con información de EFE