Se sumó al retroceso de enero, cuando el desplome anual fue de 22.5 por ciento y enfiló el dato a su peor inicio de año desde 2012. Se vendieron 82 mil 323 unidades en enero. El sector de ventas no se ha “recuperado totalmente” de la pandemia”, aseguró Julio Santaella, director del Inegi.

Ciudad de México, 3 de marzo (SinEmbargo).- Las ventas de autos ligeros en febrero ascendieron a apenas por encima de 82 mil unidades, lo que significó un descenso anual de 21.1 por ciento. Las transacciones se vieron afectadas por las restricciones sanitarias en 13 estados del país por las que algunas agencias siguen cerradas; la disminución en el suministro de algunos modelos debido a la falta de semiconductores electrónicos; así como por el débil consumo de bienes durables por las afectaciones al mercado laboral.

El dato del segundo mes de 2021 se sumó al retroceso de enero, cuando el desplome anual fue de 22.5 por ciento y enfiló el dato a su peor inicio de año desde 2012. El registro administrativo de la industria automotriz de vehículos ligeros reportó un leve aumento mensual.

Con datos de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA), el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) se vendieron 82 mil 323 unidades, lo que representó un avance mensual de 1.4 por ciento.

“Las ventas al público de vehículos ligeros no han recuperado totalmente niveles previos a la pandemia”, aseguró Julio Santaella, director del Inegi. Al momento acumula cuatro meses con contracciones anuales similares: -23.5 por ciento en noviembre, -19.4 en diciembre, -22.6 en enero y -21.1 en febrero 2021.

En adelante, la analista de Banco Base, Gabriela Siller, previó que las ventas automotrices continúen mostrando debilidad porque los factores que golpearon las ventas no se han desvanecido. La escasez de semiconductores ha obligado al sector a reducir o parar su producción

Aunque la reapertura económica, relacionada con el avance de la vacunación, contribuirá a que el empleo retome su senda de recuperación, sin embargo al velocidad en que eso se de puede ocasionar que la normalización de la actividad económica se prolongue. Además, la analista no descartó que las agencias se vean afectadas por el reforzamiento de las restricciones de movilidad.

La cifra fue la más baja para este mes desde 2014, cuando se vendieron 80 mil 037 unidades. Superó por 5.8 por ciento los 77 mil 808 autos vendidos en septiembre, el dato más bajo anterior; pero 21.7 por ciento por debajo del dato más alto de 2020, los 105 mil 135 vehículos vendidos en diciembre.

El dato de febrero se ancló en el dato similar al descenso de marzo de 2020, pese al repunte de diciembre y a siete meses de mejoras mensuales.

grafica-autos-venta-febrero-2021-amda

La Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA) dio a conocer las ventas desagregadas por marca. Nissan sigue como la marca más ganadora en 2021, con el 21.8 por ciento de los más de 81 mil autos colocados en el mercado. Le siguió General Motors, con el 14.5 por ciento; Grupo Volkswagen, con 12.8 y Toyota con 9.6 por ciento.

Desde diciembre de 2017, la venta de automóviles hiló dos años y siete meses a la baja. El mejor dato observado fue de 159 mil 218 vehículos vendidos. En medio de este periodo, diciembre de 2019 anotó el mejor dato con cifras superiores a los 130 mil y antes de ello los datos de noviembre de 2018.

La venta de automóviles en el mercado mexicano cayó un 28 por ciento anual en 2020 hasta un total de 949 mil 353, la cifra más baja desde 2012. Los datos indican que el año pasado se vendieron 368 mil 578 vehículos ligeros menos que en 2019, cuando la venta fue de un millón 317 mil 931 unidades.

El Inegi reportó que diciembre fue el mes con mayor venta de automóviles del año pasado, con 105 mil 135, aunque es una cifra 19.41 por ciento menor que la del mismo mes de 2019, cuando se vendieron 130 mil 460.

“La recuperación de la demanda interna de vehículos ligeros ha sido muy lenta, pues las ventas al público registradas en diciembre 2020 todavía mostraron una contracción anual”, explicó Julio Santaella, presidente del Inegi.