Siete porciones o más al día son la clave para reducir el riesgo de muerte. Foto: Cuartoscuro

Siete porciones o más al día son la clave para reducir el riesgo de muerte. Foto: Cuartoscuro

Ciudad de México, 3 de abril (SinEmbargo).– Para mejorar la calidad de vida los buenos hábitos alimenticios son, sin duda, fundamentales. No obstante, las recomendaciones dietéticas suelen variar dependiendo de los efectos que cada persona busque. Sin embargo, en el caso de la reducción de mortandad y, por lo tanto, una vida más extensa, la ingesta de frutas y verduras es clave.

De acuerdo con un estudio realizado en Estados Unidos, más de siete porciones de estos alimentos al día parece ser la mejor forma de vivir más, publicó el Journal of Epidemiology and Community Health.

“Todos sabemos que el consumo de frutas y verduras es saludable, pero su impacto es asombroso”, dijo Oyinlola Oyebode, autor principal del estudio.

Según el trabajo de la Universidad de California de Los Ángeles (UCLA), comer siete o más porciones de frutas y verduras al día reduce el riesgo de muerte en cualquier momento de la vida en un 42 por ciento en comparación con consumir menos de una porción.

El trabajo fue realizado a partir de los datos del Health Survey for England, en el que los investigadores analizaron los hábitos alimenticios de 65 mil 226 personas residentes de Reino Unido entre 2001 y 2013 y observaron que a mayor cantidad de frutas y verduras consumidas, el riesgo de muerte a cualquier edad es menos probable. De esta forma, el estudio afirma que ingerir siete o más porciones de frutas o verduras reduce los riesgos específicos de muerte por cáncer y enfermedades del corazón en un 25 y 31 por ciento, respectivamente.

Aunque las frutas son más populares, las verduras son las que tienen efectos más benéficos. Foto: EFE

Aunque las frutas son más populares, las verduras son las que tienen efectos más benéficos. Foto: EFE

Por su parte, el análisis tuvo en cuenta factores como el sexo, la edad, la clase social, el índice de masa corporal, la educación, y hábitos como el tabaquismo, la actividad física y la ingesta de alcohol en las personas que se analizaron.

De acuerdo con Oyebode, este es el primer estudio que relaciona el consumo de frutas y verduras con el riesgo de fallecer por cualquier causa asociada al cáncer y enfermedades del corazón en una población representativa a nivel nacional, así como el primero en cuantificar los beneficios de salud por cada porción ingerida, y en identificar los tipos de frutas y verduras que poseen el mayor beneficio.

“El mensaje de este trabajo es nítido: cuantas más frutas y verduras se consuman, menos probable es que se vaya a morir a cualquier edad”, dijo el autor del estudio, quien además agregó que el efecto beneficioso de las verduras es aún más alto.

De esta manera, el trabajo indica que las verduras frescas tienen un efecto protector más fuerte que las frutas, con las que cada porción diaria reduce el riesgo global de muerte en un 16 por ciento. Es así que una ensalada contribuye a disminuir el riesgo de muerte en 13 por ciento, mientras que cada porción de fruta fresca sólo reduce en un 4 por ciento el riesgo de muerte.

No obstante, el trabajo no mostró algún beneficio sobre la salud debido a la ingesta de que jugos de fruta, aunque sí notó que las frutas congeladas o en conserva aumentaban el riesgo de muerte en un 17 por ciento por porción, un efecto que incluso se antoja obvio ya que la mayoría de la fruta enlatada contiene altos niveles de azúcar, agrega Oyebode.