Participarán en la huelga negocios, entre gasolineras, restaurantes, hoteles, taxistas y prestadores de servicios turísticos de Oaxaca. También las cámaras, pequeño comercio, mediano y asociaciones civiles que han sido afectadas, así como la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), que ayer presentó una demanda de amparo en contra del Presidente Enrique Peña Nieto, gobernadores y funcionarios federales, ante las presuntas omisiones en las que han incurrido por los bloqueos de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE).

 

Oaxaca/Ciudad de México, 3 de agosto (SinEmbargo/EFE).– Transportistas y comerciantes de Oaxaca, en el sur de México, anunciaron que el próximo 8 de agosto iniciarán un paro indefinido para exigir al Gobierno Federal que restaure la paz social y el libre tránsito en la región luego de que las protestas de maestros les hayan causado numerosas pérdidas.

La empresaria y líder de esta protesta, María Cristina Jacinto Montes, afirmó en rueda de prensa que participarán alrededor de 600 comerciantes y negocios, entre gasolineras, restaurantes, hoteles, taxistas y prestadores de servicios turísticos del estado.

Asimismo, se está buscando que la huelga se amplíe a otros comerciantes y empresarios del estado, agregó.

Participarán “las cámaras, pequeño comercio, mediano, pero sobre todo asociaciones civiles, que han sido afectadas. La Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), hoteleros, restauranteros, por supuesto que están con nosotros”, aseveró.

Por su parte, el presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), Juan Pablo Castañón, dijo en entrevista radiofónica que “si es necesario” el Estado debe usar la fuerza para evitar que las manifestaciones magisteriales bloqueen vías de comunicación y realicen saqueos a comercios, aunque “con apego al respeto de los derechos humanos y sin que nadie salga lastimado”.

“Ya sea por la protección de las instalaciones, las vías de comunicación o ya sea por el desalojo, pero [el Estado] tiene que utilizar las herramientas para permitir la libre circulación y la seguridad física y patrimonial de los ciudadanos”, declaró el empresario a Grupo Fórmula.

Jacinto Montes añadió sobre la huelga en Oaxaca que “se trata de responder como ciudadano en contra de todo esto (el movimiento del magisterio) que nos obliga a vivir de rodillas”.

Además, sostuvo que fueron falsas las declaraciones del Gobernador de Oaxaca, Gabino Cué, en las que afirmó cinco días antes de la tradicional fiesta de la Guelaguetza que había una ocupación hotelera del 88 por ciento: “Es mentira, es perverso, es brutal”, puntualizó.

El transportista de turistas Jorge Cruz afirmó que ellos son un eslabón más que ha sido afectado por las movilizaciones de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) en Oaxaca, por lo que llegaron al acuerdo de parar actividades.

La exigencia, reiteró, es que el Gobierno Federal resuelva el conflicto con la CNTE porque el Gobierno estatal y municipal ha sido rebasado.

Cruz informó que ya han sostenido reuniones con el Secretario de Gobernación del Gobierno Federal, Miguel Ángel Osorio Chong, pero no han recibido ninguna respuesta satisfactoria.

“Ahora le exigimos al presidente que cumpla con los mandatos constitucionales de libre tránsito y paz social a la que tenemos derecho todos los mexicanos”, dijo.

“En un lugar está el poder y el dinero que busca el Gobierno y, por el otro lado, el poder y el dinero que busca la CNTE, nosotros estamos en medio. Al gobernador (Cué) ni al presidente (Peña Nieto) le interesa. Es ridículo que un estado con esta riqueza esté viviendo de rodillas ante la CNTE”, concluyó Jacinto Montes.

Por otro lado, unas 190 autoridades municipales y del sector agrario se instalaron el martes plantón en el centro de Oaxaca capital, ello a fin de dar apoyo a los maestros que desde hace unos dos meses están ocupando el zócalo.

Desde mediados de mayo los maestros de la CNTE, con más de 200 mil afiliados en México, están en huelga para pedir la derogación de la reforma educativa impulsada por el actual Presidente, Enrique Peña Nieto, por considerar que es punitiva contra los maestros y no contempla particularidades regionales.

Desde entonces se han producido numerosas protestas, altercados y bloqueos viales que han puesto en jaque varios estados del país como Chiapas y Oaxaca, en el sur, y Michoacán, en el occidente. EFE