Expertos opinan que las autoridades aún no logran implementar un programa que rompa con el círculo de embarazos prematuros y pobreza. ¿Cómo afecta este fenómeno a la sociedad?

Foto: Cuartoscuro

Alrededor de 25 por ciento de los jóvenes en México, entre 12 y 19 años, tiene relaciones sexuales sin utilizar métodos anticonceptivos. Foto: Cuartoscuro

Ciudad de México, 3 de noviembre (SinEmbargo).– Los embarazos prematuros en México siguen en aumento, y las políticas públicas no han sido acertadas, acusaron especialistas. La semana pasada, el Instituto Nacional de Salud Pública (INSP) dio a conocer que alrededor del 25 por ciento de los jóvenes, entre 12 y 19 años, sostiene relaciones sexuales sin algún tipo de método anticonceptivo.

Asimismo, los embarazos prematuros siguen sin ser atendidos. México es líder dentro de los países de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE) con cerca de 500 mil embarazos no deseados al año.

Ante esta situación expertos coincidieron en que los programas del Gobierno han centrado su atención en la propaganda política, no han sido efectivos en la población afectada y carecen de un enfoque realmente integral.

La Estrategia Nacional para la Prevención del Embarazo en Adolescentes, fue presentada por el Ejecutivo Federal el 23 de enero. De acuerdo con el Tercer Informe de Gobierno, al 31 de agosto la Secretaría de Salud contribuyó a la realización de mil 278 Servicios Amigables para Adolescentes, asistencia donde se da información sobre la salud reproductiva a los adolescentes.

Sin embargo, las tasas de embarazos prematuros han seguido en aumento. El INSP detalló que sólo el 40 por ciento del personal médico en el país no ha recibido una actualización sobre el tema.

“No se realizan esfuerzos continuos, ni integrales. Esté fenómeno requiere la participación de la Secretaría de Salud, Educación y Economía. Muchos programas tienen fines políticos, se hacen una vez en una colonia, y luego se van”, dijo Yareli Escudero Guadalupe, integrante del comité coordinador de la Red por la Salud.

Mientras en el 2009, los embarazos en adolescentes fueron de 69 por cada 100 mil mujeres, para el 2014, la cifra había aumentado a 77 por cada 100 mi.

Rosario Cárdenas Elizalde, coordinadora de la maestría en Población y Salud de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), explicó que uno de los puntos importantes de este fenómeno es el acceso a anticonceptivos.

“Quizá se tiene la información, pero si no pasamos a que las personas puedan utilizarla ahí hay un obstáculo ”, dijo.

Considerando que muchos jóvenes ejercen su sexualidad fuera de uniones maritales, Cárdenas explicó que las políticas públicas deben apostar a que la sexualidad se ejerza con responsabilidad. Reduciendo, también, la posibilidad de contraer enfermedades de transmisión sexual.

De los 2.5 millones de embarazos en México, el 20 por ciento se da en jóvenes menores de 19 años, de acuerdo con datos de la Secretaría de Salud. La profesora de la UAM dijo que este problema sigue siendo una causa importante de deserción escolar y pobreza.

CÍRCULO DE POBREZA

Foto: Cuartoscuro

La pobreza y la falta de información hace que las niñas y adolescentes mexicanas tengan embarazos prematuros, dicen expertos. Foto: Cuartoscuro

El ex director del INSP, Francisco Javier López Antuñano, explicó que los jóvenes sufren de estrés por esta causa. Los recursos económicos apremian a la mayor parte de la población.

“Más de la mitad de los mexicanos no tiene recurso económicos suficientes para comprar la canasta básica, tiene usted casi un 70 por ciento de personas en distintos niveles de pobreza, partiendo de la pobreza extrema. Entonces, hay un aumento también de la vulnerabilidad y la receptibilidad de muchos jóvenes. El único que puede redistribuir la riqueza es el Gobierno, pero tiene que ser realmente representativo de la población, y no de los intereses ajenos”.

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) del 2009, entre las causas de abandono medio escolar estuvo en primer lugar la incapacidad de pagar la escuela y la necesidad de aportar dinero al hogar, en un 52 por ciento. Y el embarazo junto con el matrimonio fueron la tercera causa, con un 12 por ciento.

Hasta el 13 de julio el país reportó 347 defunciones en lo que va del año de mujeres que estaban embarazadas o que recién pasaron esta etapa, de acuerdo con datos del Observatorio de Mortalidad Materna en México (OMM).

La reducción de muertes maternas es un Objetivo del Milenio que México no cumplirá. Mientras que el indicador Razón de Mortalidad Materna (RMM), debería reflejar un descenso a 22 muertes por cada 100 mil nacidos vivos, y que ahora se ubica en 37.4.

A nivel internacional la Organización Mundial de la Salud (OMS) estimó que cada año ocurren 13 millones partos de madres adolescentes, el 90 por ciento ocurre en países en vías de desarrollo. Asimismo, cada año mueren 70 mil mujeres de entre 15 y 19 años a raíz de los embarazos y partos.