ADVERTENCIA, IMÁGENES FUERTES

En la videograbación, captada por una cámara del C5 mexiquense, se observa a un automóvil sedán blanco estacionarse junto a una tienda Coppel. Enseguida, se observa a la mujer y sus tres hijos caminar sobre la acera y justo cuando pasan cerca del vehículo, de él descienden varios hombres y, sin mediar palabra, comienzan a disparar en contra de la familia.

Ciudad de México, 3 de noviembre (SinEmbargo).- La noche del 1 de noviembre, una mujer y su hija fueron asesinadas a balazos por varios sujetos en un presunto ajuste de cuentas por venta de droga, en la colonia Luis Donaldo Colosio del municipio de Ecatepec, en el Estado de México. Un día después, el video que muestra el momento preciso del ataque fue difundido en redes sociales.

En la videograbación, captada por una cámara del C5 mexiquense, se observa a un automóvil sedán blanco estacionarse junto a una tienda Coppel. Enseguida, se observa a la mujer y sus tres hijos caminar sobre la acera y justo cuando pasan cerca del citado vehículo, descienden de él varios hombres y, sin mediar palabra, comienzan a disparar en contra de la familia.

Sólo la hija mayor, de 12 años de edad, logra evadir la agresión y se escuda en un poste y posteriormente entre dos taxis que se encontraban estacionados en el sitio, mismos que huyen al presenciar el ataque.

El niño sigue grave en un hospital del Edomex. Foto: Cuartoscuro.

En una primera instancia, se dio a conocer que la mujer y sus hijos habían salido a pedir “calaverita” cuando fueron atacados; sin embargo, más tarde se reveló que, alrededor de las 22:15 horas de ese jueves, la mujer se había quedado de ver con su pareja sentimental en el cruce de las calles Emiliano Zapata y la avenida Recursos Hidráulicos cuando fue interceptada junto con los menores y recibieron varios impactos de bala, en un aparente ajuste de cuentas.

En el sitio quedaron los cuerpos inertes de la madre, de 30 años de edad, y una de sus hijas (nueve años), en tanto que un pequeño de ocho años resultó gravemente lesionado y fue trasladado a un hospital; la hija mayor (12 años) resultó ilesa tras resguardarse del ataque.

Al ser interrogada, la sobreviviente declaró que sus padres se dedicaban a la venta de droga, y que pudo identificar a los agresores, mismos que también comercializan narcóticos. Asimismo, señaló que llevaban viviendo 15 días en dicha colonia, puesto que previamente ya habían recibido diversas amenazas por parte de grupos rivales.

Al lugar arribaron elementos del ERUM para auxiliar a las víctimas, así como policías estatales y municipales, quienes acordonaron la zona para facilitar los trabajos periciales.

En el sitio fueron hallados más de 30 casquillos percutidos de armas de grueso calibre que quedaron regados en la vía pública.

-Con información de A Fondo.