Representantes de Organizaciones No Gubernamentales (ONGs) coincidieron en que a pesar de que Enrique Peña Nieto presumió su administración federal como una de las más comprometidas con el asunto medioambiental, en realidad dejó un sello de desinterés y nula acción.

Hay especies emblemáticas enlistadas en la Norma Oficial Mexicana NOM059-SEMARNAT-2010 (NOM059) que fueron poco o nada atendidas durante los últimos seis años, entre ellas destacan la vaquita marina, la totoaba, el ajolote, el jaguar, el manatí, la mariposa monarca, el lobo gris mexicano, la tortuga laúd, la guacamaya roja y la tortuga golfina.

Ciudad de México, 3 de diciembre (SinEmbargo).– La administración de Enrique Peña Nieto deja cuentas pendientes y grandes retos para Gobierno encabezado por Andrés Manuel López Obrador. La herencia que pone en manos del mandatario tabasqueño en materia ambiental es negativa, en particular la conservación no fue de su interés, critican organizaciones de la sociedad civil.

La República Mexicana ocupa el cuarto lugar como país con mayor biodiversidad del planeta: alberga aproximadamente el 12 por ciento de las especies en el mundo. No obstante, representantes de Greenpeace México, el Centro para la Diversidad Biológica (CDB) y Derecho Sin Fronteras coincidieron en que a pesar de que Peña Nieto presumió su gestión como una de las más comprometidas con el asunto medioambiental, en realidad queda un sello de desinterés y nula acción.

Para empezar, el presupuesto para el sector fue trasquilado una y otra vez: en 2012, antes de que el mandatario de origen mexiquense rindiera protesta como Presidente, la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) recibió 54 mil 717 millones de pesos. Ya para 2015, a la mitad de su gestión, la instancia obtuvo 67 mil 976 millones, pero el siguiente año se le recortaron 12 mil millones, con lo que se llegó a los 55 mil 770 mdp. El año pasado, a la dependencia federal se le asignaron 36 mil millones y en el periodo actual se le aumentaron apenas mil millones, de acuerdo con datos del Sistema Nacional de Información Ambiental y de Recursos Naturales (SNIARN).

“Durante la administración de Peña Nieto no se se presentó ningún avance en materia de conservación, sino que se caracterizó principalmente por la falta de transparencia y de políticas públicas enfocadas hacia la calidad del país. En general el ramo de medio ambiente fue recortado todo el sexenio. No se ve ningún caso de éxito en el que se haya detenido la pérdida de especies”, destaca Alejandro Olivera, representante en México del CDB y autor del estudio “Las 10 especies mexicanas más icónicas en peligro”, publicado en abril pasado.

En el mismo sentido, Víctor Hirales, presidente y fundador de Derecho Sin Fronteras, critica que “nunca se elaboró una estrategia nacional de conservación de vida silvestre ni un sistema de programas regionales bioculturales. No se tuvo la capacidad ni la voluntad de implementar un mecanismo para la protección y vigilancia de las áreas naturales protegidas. Peña Nieto nos deja un desastre ambiental generalizado en todo el país”.

“Fue un Gobierno que en la línea final nos queda mucho a deber […] Estas especies son ejemplos de un mal manejo, de una despriorización del cuidado del medio ambiente donde al final hay números negativos”, acusa Miguel Rivas, coordinador de la campaña de Océanos de Greenpeace México.

Hay especies emblemáticas enlistadas en la Norma Oficial Mexicana NOM059-SEMARNAT-2010 (NOM059) –cuya función es identificar a los ejemplares de flora y fauna silvestres que están en riesgo en territorio mexicano– que fueron poco o nada atendidas durante los últimos seis años, entre ellas se encuentra la vaquita marina, la totoaba, el ajolote, el jaguar, el manatí, la mariposa monarca, el lobo gris mexicano, la tortuga laúd, la guacamaya roja y tortuga golfina.

***

avistamiento de vaquitas marinas

Durante una expedición ejecutada entre el 24 de septiembre y el 4 de octubre por el Alto Golfo de California, un grupo de expertos documentó con material audiovisual tres cuadrillas de vaquitas marinas. Foto: Alberto Ibánez.

VAQUITA MARINA

Se encuentra bajo el estatus “En peligro de extinción”, dentro de la NOM059

La vaquita es un mamífero marino endémico del Golfo de California y es el cetáceo en mayor riesgo de extinción en todo el planeta: Se estima que actualmente poco menos de 30 ejemplares sobreviven. Según estimaciones del CDB, de no tomar medidas urgentes, para 2021 la vaquita podría verse sólo en fotografías.

La pesca ilegal de la totoaba –también en peligro de extinción– es la principal causante de que hoy el cetáceo más pequeño del mundo se encuentre a punto de desaparecer, ya que los ejemplares mueren al quedar atrapados en las redes de enmalle.

Entre las recomendaciones que hace el CDB para proteger a la especie se encuentran la aplicación de la ley y la eliminación de las redes de enmalle en el hábitat de la vaquita.

Hace algunas semanas, un equipo de expertos en mamíferos marinos logró avistar tres grupos de la marsopa. Durante una expedición ejecutada en el Alto Golfo de California entre el 24 de septiembre y el 4 de octubre pasados, el grupo constituido por personal del Museo de la Ballena y Ciencias del Mar –en colaboración con científicos nacionales e internacionales, incluidos algunos de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM)– documentó con material audiovisual a tres cuadrillas de vaquitas en buen estado de salud.

***

La totoaba está catalogada en peligro de extinción y está registrada en la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES).

La totoaba está catalogada en peligro de extinción y está registrada en la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES). Foto: EFE.

TOTOABA

Se encuentra bajo el estatus “En peligro de extinción”, dentro de la NOM059

Datos del Sistema Nacional de Información sobre Biodiversidad (SNIB) señalan que la totoaba es una de las primeras especies de peces en incluirse dentro de la lista roja como “en peligro” en la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES) y en la NOM-059.

Asimismo, indica que aunque existen estudios biológicos que permiten conocer el estado de las poblaciones de esta especie, la mayoría de ellos se realizaron hace un par de décadas, cuando las poblaciones ya habían sido afectadas gravemente.

La principal amenaza que enfrenta el pez es su venta ilegal en países asiáticos, especialmente: Su buche es comercializado hasta en 8 mil dólares, ya que se le atribuyen propiedades afrodisíacas y medicinales. Por si fuera poco, la vaquita marina cae incidentalmente en las mallas que se utilizan para atraparla.

***

El ajolote tiene la sorprendente capacidad de regenerar extremidades.

El ajolote tiene la sorprendente capacidad de regenerar extremidades. Foto: Twitter / @CCCientifica

AJOLOTE

Se encuentra bajo el estatus “En peligro de extinción”, dentro de la NOM059

El ajolote mexicano o “monstruo de agua”, en náhuatl, habitó en los lagos de Texcoco, Xochimilco y Chalco, en la Ciudad de México. Pero, ahora se estima que únicamente unos cien de ellos sobreviven en los canales y humedales de Xochimilco.

El hábitat del ajolote continúa desapareciendo con el paso de la mancha urbana. Por ello, se prevé que en el futuro el anfibio endémico de la Cuenca del Valle de México sea visto sólo en cautiverio.

En las áreas de distribución originales ya no es común hallar un ejemplar, pues se encuentra en peligro de extinción, mientras los esfuerzos por salvarlo no paran en recintos tales como las universidades públicas más importantes del país: la Nacional Autónoma de México (UNAM) y la Autónoma Metropolitana (UAM).

***

Amenazas para los jaguares en México

Los jaguares están amenazados por la expansión de los asentamientos humanos, la pérdida y fragmentación de su hábitat, la agricultura y la ganadería, la caza, además de la reducción de sus presas. Foto: Conabio.

JAGUAR

Se encuentra bajo el estatus “En peligro de extinción”, dentro de la NOM059

La especie es conocida como “Océlotl” en náhuatl y “balam” en maya y ha sido asociada en diversas culturas mexicanas con el valor, poder, la noche, el inframundo, la fertilidad de la tierra y la muerte.

Sobreviven apenas unos 4 mil 800 jaguares que están amenazados por la expansión de los asentamientos humanos la pérdida y fragmentación de su hábitat, la agricultura y la ganadería, la caza, además de la reducción de sus presas entre las que se incluyen mamíferos, aves, reptiles y peces.

De acuerdo con el CDB, las autoridades deben proteger el hábitat principalmente en Sonora, Sinaloa, Nuevo León, Tamaulipas, San Luis Potosí, Querétaro, Hidalgo, Puebla, Nayarit, Jalisco, Colima, Michoacán, Guerrero, Oaxaca, Chiapas, Tabasco, Campeche, Quintana Roo y Yucatán.

Asimismo, es necesario evitar la construcción de carreteras en áreas protegidas y promover el manejo responsable de ganado, subraya la organización.

***

El manatí está catalogado como especie en peligro de extinción por la NOM-059

El manatí está catalogado como especie en peligro de extinción por la NOM-059. Foto: Semarnat.

MANATÍ

Se encuentra bajo el estatus “En peligro de extinción”, dentro de la NOM059

Información oficial incluida en el sitio web de la Conabio indica que la distribución de la especie se divide entre ríos, sistemas lagunares y bahías desde Veracruz hasta Quintana Roo. Hace tiempo, su población era vasta, no obstante, en la actualidad se estima que existan apenas entre 1 mil y 2 mil 500 ejemplares.

La pérdida y modificación de sus hábitats, la contaminación de los cuerpos de agua, además de las redes de pesca mal colocadas, la caza ocasional y la falta de vigilancia en áreas naturales protegidas son sus principales enemigas.

Desde mayo a agosto, decenas de manatíes aparecieron sin vida en Tabasco. De acuerdo con una evaluación realizada por el Instituto Tecnológico de Boca del Río, ubicado en Veracruz, las aguas habitadas por los ejemplares presentan contaminación por plomo, aluminio y cadmio.

***

La mariposa monarca generalmente llega a México a inicios de noviembre.

La mariposa monarca generalmente llega a México a inicios de noviembre. Foto: EFE/Sashenka Gutierrez

MARIPOSA MONARCA

Se encuentra bajo el estatus “Protección especial”, dentro de la NOM059

Año con año, las mariposas monarca llegan a territorio mexicano, desde Estados Unidos y Canadá para resguardarse del intenso frío invernal en parte de Michoacán y el Estado de México, zona que abarca la Reserva de la Biosfera de la Mariposa Monarca, decretada como Área Natural Protegida (ANP) en 1986 para los fines de migración, hibernación y reproducción del insecto.

El año pasado, la población que hoy se encuentra en más de 100 millones, disminuyó un 27 por ciento respecto a 2016 y más de un 80 por ciento si se compara con cifras estimadas a mediados de la década de los 90.

La falta de hábitat y la tala ilegal son amenazas que enfrenta el insecto. Además, el herbicida Roundup de Monsanto, utilizado en la siembra de cultivos genéticamente modificados, principalmente de maíz y soya de Estados Unidos, es un “potente asesino” de algodoncillo, único alimento de la oruga monarca.

***

Los lobos fueron exterminados en la naturaleza en los años 70 como resultado de las campañas de erradicación dirigidas por los gobiernos de Estados Unidos y México, ya que acababan con el ganado.

Los lobos fueron exterminados en la naturaleza en los años 70 como resultado de las campañas de erradicación dirigidas por los gobiernos de Estados Unidos y México, ya que acababan con el ganado. Foto: María Joé Martínez, Cuartoscuro.

LOBO GRIS MEXICANO

Se encuentra bajo el estatus “Extinto en estado silvestre”, dentro de la NOM059

Es uno de los mamíferos en mayor peligro de extinción en el continente americano, con apenas 31 sobrevivientes en vida silvestre, tras un programa de reintroducción. El lobo gris mexicano llega a medir lo que un pastor alemán y a pesar entre 21 y 41 kilogramos.

Los lobos fueron exterminados en la naturaleza en los años 70 como resultado de las campañas de erradicación dirigidas por los gobiernos de Estados Unidos y México, ya que acababan con el ganado. Hoy por hoy, ambos gobiernos cuentan con programas para reintroducir al lobo gris mexicano, no obstante, sigue bajo amenaza por caza, intoxicación y pérdida de hábitat.

El pasado miércoles a través de un comunicado, la Semarnat informó que durante la gestión de Peña Nieto fueron liberados “varios” individuos de la especie, con lo que en total hay 44 ejemplares en vida silvestre.

***

La tortuga laúd del Pacífico Oriental es la tortuga marina más amenazada del mundo, y estos animales anidan principalmente en Michoacán, Guerrero y Oaxaca

La tortuga laúd del Pacífico Oriental es la tortuga marina más amenazada del mundo. Foto: Conabio.

TORTUGA LAÚD

Se encuentra bajo el estatus “En peligro de extinción”, dentro de la NOM059

Es el reptil más pesado del mundo y la más grande de todas las tortugas vivientes, pues llega a alcanzar hasta 700 kilogramos de peso y 2 metros de largo.

Las principales amenazas que acechan a los mil individuos que sobreviven son las actividades antropogénicas, pues la especie que anida en Michoacán, Oaxaca y Guerrero se asfixia al comer trozos de plástico transparente a la deriva; sus huevos son colectados para el consumo humano; además, el desarrollo costero y el turismo han destruido las playas de anidación; por si fuera poco, la colisión con barcos y las redes de enmalle también las afectan.

***

La guacamaya roja ha sido completamente exterminada en Tamaulipas, Veracruz, Oaxaca, Tabasco y Campeche.

La guacamaya roja ha sido completamente exterminada en Tamaulipas, Veracruz, Oaxaca, Tabasco y Campeche. Foto: Cuartoscuro.

GUACAMAYA ROJA

Se encuentra bajo el estatus “En peligro de extinción”, dentro de la NOM059

Las plumas rojas, amarillas y azules visten a las aves que han sido completamente exterminadas en Tamaulipas, Veracruz, Oaxaca, Tabasco y Campeche.

Hoy por hoy, existen apenas dos poblaciones conocidas que habitan en menos del 5 por ciento de la República Mexicana, una de ellas se ubica en la selva Lacandona, Chiapas, y la otra en Los Chimalapas, Oaxaca.

Los problemas que han puesto en jaque a la especie son la pérdida de hábitat, la tala indiscriminada, la caza ilegal, el robo de polluelos, el tráfico ilegal, su baja tasa de éxito reproductivo, además, las abejas africanas pueden desplazar a las parejas de guacamayos de sus nidos e incluso matarlos.

En el boletín recién publicado, la Semarnat también dio a conocer que la población del ave se duplicó en los últimos seis años: pasó de 297 en 2012, a 600 en 2018.

***

Apenas en agosto pasado, alrededor de 300 tortugas golfinas fueron halladas sin vida en costas de Oaxaca, al quedar atrapadas en redes de pesca atuneras. Foto: Arturo Pérez Alfonso, Cuartoscuro.

TORTUGA GOLFINA

Se encuentra bajo el estatus “En peligro de extinción”, dentro de la NOM059

Habita en la mayor parte del océano Atlántico, este y oeste del Índico, y al este, centro, noroeste, y sudoeste del Pacífico. A México llega masivamente a desovar a Oaxaca y Michoacán; en solitario a Baja California, Sinaloa, Colima, Nayarit, Jalisco, Guerrero y Chiapas.  Llegan a medir alrededor de 75 centímetros y a pesar hasta 45 kilogramos.

Sus poblaciones han disminuido en los últimos años. Apenas en agosto pasado, alrededor de 300 ejemplares fueron hallados sin vida en costas de Oaxaca, al quedar atrapadas en redes de pesca atuneras.

***

Ante el panorama expuesto, los activistas hacen un llamado al Gobierno federal que encabezará Andrés Manuel López Obrador para tomar con seriedad los temas de medio ambiente y a apostar por la conservación de las especies en México.

Miguel Rivas pide “que no se dé por perdida la batalla” y se trabaje en la creación de nuevos programas de conservación y en el fortalecimiento de los existentes.

“Que el Gobierno entrante haga un uso eficiente y transparente de los recursos y no vaya a dar las batallas por perdidas simplemente porque son la herencia de un mal manejo del Gobierno anterior”, urge.

Víctor Hirales asegura que el país está ávido de contar con política y democracia ambiental. “Los pueblos originarios y la naturaleza tienen que ser temas urgentes en la agenda del próximo Gobierno”, destaca.