El tiempo, como los gatos, se aleja sistemáticamente de las trampas que le tendemos para medirlo, celebrarlo, contabilizarlo, mirarlo pasar atado.