A través de una carta, la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana (Caniem) solicitó al Gobierno que las actividades realizadas por “los distintos eslabones de la cadena del libro” sean ratificadas como esenciales.

La carta expone que la industria editorial ha respetado a cabalidad los protocolos sanitarios para evitar la transmisión de COVID-19, pero a pesar de los esfuerzos no han podido mantener las plantillas laborales.

Ciudad de México, 4 de febrero (SinEmbargo).- A través de una carta abierta al Presidente de México, la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana (Caniem) solicitó al Gobierno la apertura permanente de librerías y ser consideradas una actividad esencial.

“La industria editorial mexicana, al igual que muchas otras industrias de México, se encuentra en una situación difícil, con señales de alto riesgo en todos sus segmentos y muchas dificultades para mantenerse a flote”, se lee en el comunicado.

La carta expone que cada uno de los eslabones de la industria editorial ha cuidado al máximo los protocolos sanitarios, para evitar la transmisión de la COVID-19, y en este largo confinamiento han respetado a cabalidad las disposiciones de emergencia sanitaria emitidas por las autoridades. Sin embargo, no les ha sido posible mantener las plantillas laborales a pesar de los esfuerzos realizados por ofrecer sus servicios apegados a las normas.

La Caniem asegura que durante la pandemia y el encierro, “la lectura ha reforzado su papel en la sociedad”, por lo que para satisfacer las necesidades de lectura del país es indispensable lograr que la planta productiva en su conjunto se mantenga trabajando.

“Este es un enorme desafío, pero es necesario que, con todas las precauciones sanitarias, sigan funcionando cada uno de los eslabones de la cadena del libro en México”, destacan los firmantes.

Además, la Caniem solicitó que las actividades que realizan quienes pertenecemos a los distintos eslabones de la cadena del libro sean ratificadas como esenciales de manera permanente, por todos los niveles de Gobierno.

“Las librerías, la parte más visible de esta cadena, son esenciales y deben permanecer siempre abiertas. Que puedan operar y sobrevivir todas es de vital importancia para la sociedad en su conjunto”, concluye el texto.