Justo mientras los hospitales están muy necesitados de profesionales para atender a los números crecientes de enfermos de COVID-19, otros fueron dejados al margen cuando los procedimientos, los diagnósticos y las citas se cancelaron o se pospusieron.

Por ejemplo, muchos enfermeros anestesiólogos fueron despedidos en Pensilvania, incluso cuando son particularmente críticos para responder a la crisis del coronavirus porque pueden entubar a pacientes y conectarlos a respiradores artificiales.

Por Marc Levy

HARRISBURG, Pensilvania, EE.UU. (AP) — Decenas de miles de empleados médicos en Estados Unidos se han quedado repentinamente sin trabajo, incluso cuando son particularmente críticos para responder a la crisis del coronavirus. Las salas de operaciones y los consultorios médicos cierran como resultado de las llamadas urgentes para priorizar a pacientes con COVID-19 en hospitales saturados y de los golpes económicos que la crisis está provocando.

Justo mientras los hospitales están muy necesitados de profesionales para atender a los números crecientes de enfermos de COVID-19, otros fueron dejados al margen cuando los procedimientos, los diagnósticos y las citas se cancelaron o se pospusieron.

Por ejemplo, muchos enfermeros anestesiólogos fueron despedidos en Pensilvania, incluso cuando son particularmente críticos para responder a la crisis del coronavirus porque pueden entubar a pacientes y conectarlos a respiradores artificiales.

Grandes sistemas hospitalarios presentes en varios estados, como el Steward Health Care, han sufrido fuertes caídas en ingresos y han despedido o licenciado a cientos de empleados. Foto: Especial.

“Sin duda nunca pensé que llegaría un día como enfermera en que estaría solicitando apoyo por desempleo, así que es algo surrealista para todos nosotros”, dijo Jess Poole, una enfermera anestesióloga quien, hasta hace un par de semanas, trabajaba para un consultorio de anestesiología en el área de Pittsburgh.

Los hospitales están rebasados a causa de la pandemia. Foto: EFE.

Los grupos de médicos y especialistas de las grandes ciudades, pequeños hospitales independientes desde Oregon hasta Connecticut y grandes sistemas hospitalarios presentes en varios estados, como el Steward Health Care, han sufrido fuertes caídas en ingresos y han despedido o licenciado a cientos de empleados.

Saber cuántos profesionales médicos se han quedado sin trabajo es impreciso, ya que el coronavirus comenzó a afectar al sector apenas a mediados de marzo. Muchas instituciones no han dicho nada en público. Hacen recortes de manera hermética. El informe mensual del mercado laboral emitido el viernes por el gobierno estadounidense mostró 42 mil bajas en el sistema de salud. Es sólo un pequeño indicio de lo que se viene, porque el gobierno contó a empleados antes de que llegara la fuerte oleada de despidos.

Los recortes se deben principalmente a la presión de los gobiernos para cancelar procedimientos optativos, citas, diagnósticos y otros servicios para conservar camas de hospitales, mientras muchos pacientes posponen citas para cumplir con las restricciones de distanciamiento social.

Para algunos grupos de proveedores y hospitales, su rebanada del pastel ya se agotó.

Aunque cien mil millones de dólares de un paquete de alivio federal aprobado el mes pasado por el Presidente Donald Trump podría ayudar a compensar eso, no es claro cómo ni cuándo se distribuirá el dinero, ni si será suficiente.

Decenas de enfermos no cuentan con una cama. Foto: EFE.

En días recientes, los hospitales que monitorean el avance de la epidemia en la zona de Pittsburgh crearon planes de alivio de desastre y contactaron a Poole para ver si podría presentarse en caso de una emergencia.

Respondió que sí.

“No sabemos si o cuándo nos van a pedir volver al trabajo”, dijo Poole. “Estamos un poco entre la espada y la pared”.

-Con información de Michael R. Blood.