La francesa Alstom y las mexicanas ICA y Carso se encuentran hoy en la mira luego del desplome de una viga en la Línea 12 del Metro que dejó 25 muertos y cerca de 70 heridos. Las empresas, que están a la espera de los peritajes, no sólo participaron en esta obra, también construyen dos de los principales proyectos de este sexenio: Tren Maya y Dos Bocas.

–Con información de Antonio Hernández

Ciudad de México, 4 de mayo (SinEmbargo).– Inaugurada el 30 de octubre de 2012, la Línea 12 del Metro de la Ciudad de México, hoy fuera de operación por el desplome de una viga que sostenía un puente entre la estaciones de Olivos y Tezonco, fue construida por un consorcio integrado por la francesa Alstom y las mexicanas ICA y Carso, esta última propiedad del magnate Carlos Slim Helú; mientras que los trenes fueron diseñados y ensamblados por la española CAF.

Estas empresas que construyeron la “línea dorada”, como también se le conoce, se encuentran hoy en la mira y en espera del peritaje que en los próximos días realizará el Gobierno capitalino para deslindar responsabilidades por el derrumbe que ha dejado hasta el momento 25 muertos y cerca de 70 lesionados.

Ingenieros Civiles Asociados, S.A. de C.V, tuvo una participación del 53 por ciento en el consorcio, mientras que Carso Infraestructura y Construcción, S.A. de C.V (matriz de CICSA) del 17 por ciento, y Alstom Mexicana, S.A. de C.V., del 30 por ciento.

Estas empresas, que anunciaron que están a la espera de los peritajes, no sólo participaron en esta obra, también construyen dos de los principales proyectos de este sexenio: el Tren Maya y la refinería Dos Bocas.

INAUGURACIÓN-LÍNEA12

En esta imagen de octubre de 1012 se observa al empresario Carlos Slim dentro de uno de los vagones de la Línea 12 del Metro durante su inauguración. Foto: Saúl López, Cuartoscuro.

La Línea 12 fue construida durante el mandato del exjefe de Gobierno capitalino Marcelo Ebrard Casaubón(2006-2012), hoy titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), con un costo aproximadamente de 27 mil millones de pesos. La inauguración de sus 20 estaciones ocurrió en octubre de 2012. Sin embargo, debido a errores de diseño, planeación y construcción, el servicio de las estaciones entre Tláhuac y Culhuacán fue suspendido en marzo de 2014 y restaurado en su totalidad más de un año y medio después, en noviembre de 2015.

Las irregularidades que se presentaron en 2014 y que provocaron la suspensión en la operación de la mitad de la línea, desataron críticas hacia el Gobierno de la Ciudad de México, en ese entonces encabezado por Miguel Ángel Mancera, y también hacia su predecesor Marcelo Ebrard. Ambos lamentaron el accidente ocurrido este día.

Joel Ortega, quien en ese entonces era director general del Sistema de Transporte Colectivo Metro (STC), anunció la suspensión del servicio en el tramo elevado de la Línea 12 y una revisión por parte de la Contraloría del Distrito Federal, la cual determinaría si hubo responsables en el sector público o de empresas participantes en las deficiencias detectadas.

DESPLOME-LÍNEA12-METRO

Desplome de una viga que sostenía un puente entre la estaciones de Olivos y Tezonco. Foto: Daniela Barragán, SinEmbargo.

En esa ocasión, el consorcio conformado por ICA, Carso y Alstom, aseguró en un comunicado que las fallas de la Línea 12 se debían a que los trenes no son compatibles con las vías. Por su parte, Construcciones y Auxiliar de Ferocarriles (CAF México), que vendió los trenes que corren sobre la “línea dorada”, detalló que la fabricación de dichos trenes fue realizada por ellos en estrecha colaboración con el STCM y bajo la supervisión permanente del personal de este organismo, quien avaló cada etapa de la misma, en estricto apego a la especificación técnica.

En noviembre de 2015 se concluyeron los trabajos de revisión y la Línea 12 del Metro reabrió en su totalidad. El entonces Jefe de Gobierno del Distrito Federal, Miguel Ángel Mancera, encabezó el acto de reapertura y en un discurso dijo que “la parte más importante en los trabajos de reparación y mantenimiento fue el ”diagnóstico especializado” que se hizo. En esa ocasión no hubo empresas sancionadas.

Siete años más tarde, esta línea vuelve a estar en la mira debido al colapso de una viga entre la estaciones de Olivos y Tezonco, y de nueva cuenta estas empresas son cuestionadas por su posible responsabilidad en el accidente. Pero, ¿quiénes son estas empresas y en qué otras obras públicas han participado?

GRUPO CARSO

Grupo Carso, que participó en la construcción de la Línea 12 con su subsidiaria CICSA, dijo este día que esperará los resultados de peritajes de las autoridades por el accidente.

“CICSA esperará a los peritajes oficiales”, dijo la empresa en un breve comunicado y agregó su solidaridad con los familiares de las personas que perdieron la vida, así como con las personas que resultaron lesionadas.

La empresa participó en la construcción de la obra, en consorcio con ICA y Alstom.

CICSA, que pertenece a Grupo Carso, es una empresa mexicana fundada en 1984 que cuenta con un amplio conocimiento y experiencia en el mercado de la construcción, tanto en el sector público como en el privado, abarcando toda la República, donde ha realizado obras de edificación, infraestructura y obras especializadas, de acuerdo con la información de su página oficial.

Entre las obras de infraestructura que ha participado la empresa se encuentran el paso deprimido vehicular en Avenida Alfredo del Mazo, en el Estado de México, el puente vehicular ubicado en la intersección de la Avenida de la Granjas y Antigua Calzada de Guadalupe, el deprimido sobre la Avenida Luis Donaldo Colosio a la altura de la Colonia La Olímpica, y el distribuidor vial ubicado en el Eje 3 Oriente Francisco del Paso y Troncoso, ubicado en el Eje 2 Sur Avenida del Taller en la Ciudad de México.

Pero en este sexenio, CICSA, a través de un consorcio liderado junto con la española FCC, ambas controladas por Slim, ganó en abril de 2020 el concurso para construir el segundo tramo del Tren Maya por un monto de 18 mil 554 millones de pesos.

El tramo 2 de la ruta del Tren Maya, uno de los proyectos emblemáticos del Presidente, recorre cerca de 235 kilómetros desde Escárcega hasta Calkiní, en el estado de Campeche.

LA FRANCESA ALSTOM

La compañía Alstom es de origen francés y su director ejecutivo actualmente es Henri Poupart-Lafarge.

La empresa, que se fundó en 1928, opera en 60 países y se dedica a la fabricación de “una gama completa de equipos y servicios, desde trenes de alta velocidad, metros, tranvías y autobuses eléctricos hasta sistemas integrados, servicios personalizados, infraestructura, señalización y soluciones de movilidad digital”, de acuerdo con su sitio web.

Alstom México inició operaciones en el país en 1968 con el desarrollo de la primera línea del Metro de la Ciudad de México, la Línea 1 también conocida como la “línea rosa”.

A lo largo de 52 años, Alstom ha participado en el desarrollo de este transporte y su mantenimiento en la Ciudad de México, Monterrey y Guadalajara.

Alstom fue seleccionado en 2014 por la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) para proveer e integrar todo el sistema de la Línea 3 del Metro de Guadalajara. Además de los 18 trenes, suministró los sistemas de comunicaciones, las subestaciones eléctricas de alta tensión y de tracción, y los sistemas de control de tráfico. La obra fue entregada en septiembre pasado.

Actualmente busca ganar la adjudicación del contrato de los carros del Tren Maya, en la que compite con CAF y China Railway Construction. Será en mayo cuando se defina al ganador.

Su dirección general en México está a cargo de Maité Ramos.

LA MEXICANA ICA

La mexicana Ingenieros Civiles Asociados (ICA) fue fundada en 1947 y “es la única empresa de construcción y operación de infraestructura en México con obra en todos los estados del país”, según resalta en su sitio web.

El presidente de su consejo de administración es Bernardo Quintana Isaac y es dirigida por Guadalupe Phillips. Tiene operaciones en 13 países.

La Nueva Basílica de Guadalupe, la Torre Mayor, la Torre de Pemex, el Túnel Emisor Oriente, el Papalote Museo del Niño, el Palacio, el Estadio Azteca y el Palacio de los Deportes son algunas de las obras más emblemáticas en las que ha participado.

En 2017, ante su mala situación financiera, la constructora solicitó el proceso de concurso mercantil con plan de reestructura

Actualmente tiene a su cargo las obras de construcción del cuatro tramo del Tren Maya que va de Izamal a Cancún, además participa en la construcción de la refinería de Dos Bocas, Tabasco.