Su desinteresada labor llevó oficialmente a Las Patronas hasta la candidatura del Princesa de Asturias de la Concordia. Foto: Cuartoscuro.

Su desinteresada labor llevó oficialmente a Las Patronas hasta la candidatura del Princesa de Asturias de la Concordia. Foto: Cuartoscuro.

Por Gardenia Mendoza

Ciudad de México, 4 de agosto (SinEmbargo/La Opinión).– Durante 20 años, Las Patronas han alimentado a miles de inmigrantes centroamericanos que viajan sobre el tren de carga que pasa por el estado de Veracruz sin mayor interés que quitar el hambre a esos indocumentados que al recibir la bolsa de arroz, las tortillas y los frijoles gritan eufóricos desde el lomo del ferrocarril: “gracias, madre”.

Sin embargo este año, su desinteresada labor llevó oficialmente a Las Patronas hasta la candidatura del Princesa de Asturias de la Concordia, uno de los más importantes del mundo, otorgado por el gobierno de España para reconocer labores humanísticas.

No fue una candidatura sencilla. La nominación al galardón la debe hacer de manera directa la diplomacia de cada país en Madrid, pero la embajada de México tardó en hacerlo o, más bien, no lo hizo hasta que la Organización No Gubernamental Change.org prácticamente la obligó con una iniciativa para que la ciudadanía pudiera apoyar a las candidatas a través de firmas electrónicas.

Incluso tuvo que intervenir el Senado y la Cámara de Diputados con un llamado de atención a la Secretaría de Relaciones Exteriores.

 Las Patronas han alimentado a miles de inmigrantes centroamericanos que viajan sobre el tren de carga que pasa por el estado de Veracruz. Foto: Cuartoscuro.

Las Patronas han alimentado a miles de inmigrantes centroamericanos que viajan sobre el tren de carga que pasa por el estado de Veracruz. Foto: Cuartoscuro.

Se requerían 7 mil 500 firmas, sin embargo, se recibieron alrededor de 50 mil superando las expectativas de las mismas Patronas (llamadas así en doble sentido: por el pueblo donde radican y por su liderazgo en la ayuda humanitaria de la región) y de todas las organizaciones que han apoyado y exhortado al gobierno para la candidatura.

Norma Romero, coordinadora de la organización afirma que “todos ayudaron a que esto se diera, uno se debe a la gente y creo que la gente se ha conmovido con las imágenes de ayuda a los migrantes, hemos sacudido conciencias.”

La presidenta de la Comisión de Asuntos Migratorios de la Cámara de Diputados, Amalia García Medina, considera que de ganar el premio en su edición 35, “sería un reconocimiento al carácter solidario de nuestro pueblo y reforzaría el compromiso del Estado mexicano en materia de derechos humanos.”

El activista Moisés Mato considera que “el trabajo de este tipo puede generar una respuesta a un problema internacional y que puede ser un modelo contagiable a otras regiones”. Espera que los poderes políticos se unan a esta causa y que más países adopten estas labores.