Investigadores italianos descubrieron en un estudio que más de la mitad de personas sobrevivientes de la COVID-19 tienen trastornos psiquiátricos luego de haber sido tratados por la enfermedad; estas consecuencias psiquiátricas pueden deberse a la respuesta inmune del cuerpo.

Milán, Italia, 4 de agosto (RT).- Investigadores italianos encontraron que más de la mitad de las personas que sobrevivieron a la COVID-19 padecían de trastornos psiquiátricos un mes después de haber sido tratadas en hospitales por la enfermedad, según un estudio publicado este lunes en la revista Brain, Behavior and Immunity.

La investigación realizada por el Hospital San Raffaele en Milán mostró que, de los 402 pacientes, hombres y mujeres, el 55 por ciento registraron tras su hospitalización al menos un trastorno psiquiátrico en proporción a la gravedad de la enfermedad.

“Estaba claro de inmediato que la inflamación causada por la enfermedad también podría tener repercusiones a nivel psiquiátrico”, señaló el especialista Francesco Benedetti, de la Unidad de Investigación en Psiquiatría y Psicobiología Clínica de la institución, citado por Reuters.

Los resultados, basados ​​en entrevistas clínicas y cuestionarios, mostraron un trastorno de estrés postraumático (TEPT) en el 28 por ciento de los casos, depresión en el 31 por ciento y ansiedad en el 42 por ciento. Además, el 40 por ciento de los pacientes sufría de insomnio y el 20 por ciento tenía síntomas obsesivo-compulsivos (OC).

Entre los posibles padecimientos que podrían sufrir las personas recuperadas de la COVID-19 están ansiedad, depresión y estrés postraumático. Foto: Rogelio Morales, Cuartoscuro

INFLUYE EL ESTIGMA SOCIAL

El estudio también mostró que las mujeres son más propensas a sufrir ansiedad y depresión, a pesar de que la gravedad de la infección provocada en ellas por el coronavirus suele ser menor. Además, los pacientes con un historial psiquiátrico previo sufrieron más que aquellos sin antecedentes. El doctor Mario Gennaro Mazza y su equipo sostienen que estos resultados son consistentes con estudios epidemiológicos previos.

Los especialistas explican que las consecuencias psiquiátricas que deja la COVID-19 pueden deberse a la respuesta inmune del cuerpo humano hacia el virus y también a otros factores de estrés como el estigma social, el aislamiento e incluso la preocupación de infectar a personas cercanas.

“Recomendamos evaluar la psicopatología de los sobrevivientes de COVID-19 y profundizar la investigación de biomarcadores inflamatorios, para diagnosticar y tratar afecciones psiquiátricas emergentes”, concluyen los expertos teniendo en cuenta el “impacto alarmante” que puede tener la infección en la salud mental.

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR SINEMBARGO CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE RT. VER ORIGINAL AQUÍ. PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN.