Otro latino republicano, Ted Cruz, toma fuerza desde Texas y se convierte en carta fuerte para la Casa Blanca

05/05/2013 - 11:10 am

Ciudad de México, 5 de mayo (SinEmbargo).- Hijo de un cubano y una estadounidense, critico severo de Barack Obama, Senador de Texas y considerado como una de las estrellas latinas del Partido Republicano, la fama de Ted Cruz va en aumento y su nombre ya suena para los comicios de 2o16 en Estados Unidos. 

Es un orador hábil -dicen los que lo conocen-, aunque no habla bien español y forma parte del movimiento conservador “Tea Party” que promueve una plataforma política basada en libertad individual absoluta, con gobierno central muy limitado y respeto ferviente de la constitución federal. Su ascenso político podría empañar los de George Prescott Bush, la otra carta fuerte de los republicanos para atraer el voto latino –y también de Texas–, del cual un 71 por ciento favoreció al actual Presidente Obama en los pasados comicios de noviembre.

A Cruz se le ha llamado el “Marco Rubio del oeste” y en los últimos meses ha acaparado los reflectores de la prensa por sus declaraciones siempre polémicas. Está en contra de la “extralimitada agenda anti-armas” del Gobierno y del presunto uso electoral de la Reforma Migratoria, lo que le ha valido grandes criticas.

Incluso se le ha acusado de sólo usar la bandera latina para buscar sufragios y no porque realmente se considere parte de esta comunidad.

Aún así, el nombre de Ted Cruz no deja de estar presente en los titulares de los periódicos, que lo mencionan como ficha importante para la Casa Blanca.

Los republicanos saben que el menospreciar a los latinos les costó la presidencia en 2012. Ahora, parece, están fincando su esperanza en ellos.

La nueva carta fuerte de los republicanos. Foto: Youtube
La nueva carta fuerte de los republicanos. Foto: Youtube

Rafael Edward Cruz nació en Canadá hace 42 años. Diversas biografías aseguran que su padre nació en Cuba y luchó al lado de Fidel Castro, luego -ante diferencias ideológicas- escapó a Texas sin hablar inglés y con apenas 100 dólares. Se casó con una norteamericana y se mudaron a Canadá, en donde trabajaban en campos petroleros cuando su hijo nació.

Ted se graduó con honores de la Universidad de Princeton y con altos honores de la Escuela de Leyes de Harvard. Se ha desempeñado como profesor, asistente legal del Presidente del Tribunal Supremo, Director de la Oficina de Planificación de Políticas en la Comisión Federal de Comercio, como Fiscal General Asociado Adjunto en el Departamento de Justicia de los EU y como Asesor de Política Interior de la campaña Bush-Cheney en el 2000, además de que fungió como Procurador General de Texas.

Cruz y su esposa Heidi tienen dos hijas: Caroline y Catherine.

En noviembre pasado, Ted Cruz se convirtió en senador de Texas, gracias a un fuerte apoyo del “Tea Party”. Pero rindió protesta ante el vicepresidente Joe Biden hasta el 3 de enero de 2013. 

Para obtener este puesto, Cruz derrotó al demócrata y ex representante estatal Paul Sadler y reemplazó a otra republicana: Kay Bailey Hutchison, quien había anunciado su retiro.

Su campaña se basó en promover el recorte de impuestos y prometer un aumento de seguridad en la frontera con México.

Es el primer Senador texano de ascendencia hispana en la historia del estado.

Ahora la Presidencia podría ser si siguiente paso; sin embargo, no todo es tan fácil como parece, pues la Constitución de EU establece que solo los nacidos en suelo estadounidense pueden buscar ese cargo. A pesar de esto, Ted -desde que nación- es ciudadano estadounidense gracias al origen de su madre.

Pero no todo parece perdido, ya antes se han presentado casos similares según el diario Los Angeles Times: George Romney nació en México y fue candidato presidencial en 1968, mientras que John McCain nació en Panamá y representó a los republicanos 2008.

Con su familia. Foto: Twitter
Con su familia. Foto: Twitter

Desde que en julio de 2012 Cruz venció en las primarias al vicegobernador de Texas David Dewhurst, su nombre cobró notoriedad y se le incluyó en el “club republicano latino”, pero las criticas por esta etiqueta salieron pronto a la luz.

Gilberto Hinojosa, primer presidente hispano del partido Demócrata, acusó en agosto pasado a Cruz de usar su origen hispano solo para atraer al voto latino.

“Este es un hombre que jamás había dicho que era hispano antes de las elecciones primarias. Si mi nombre fuese ‘Rafael Cruz’ yo hubiese estado muy orgulloso de él”, dijo.

Hinojosa fue más allá y afirmó que que republicano había apoyado recortes al sistema de educación pública en el estado cuando la mayoría de los estudiantes eran hispanos y que está a favor de la ley antiinmigrante de Arizona.

“¿Cómo puedes declarar que eres hispano si todo lo que has hecho es en contra de los hispanos?”, arremetió Hinojosa.

Las acusaciones no frenaron el triunfo de Ted Cruz.

Foto: Twitter
Foto: Twitter

En lo poco que lleva como Senador, Ted ya ha causado revuelo con sus declaraciones, sobre todo en contra de Obama.

A mediados de marzo pasado, durante una entrevista con el diario Dallas Morning News, el Senador afirmó que Obama en realidad quiere que la Reforma Migratoria fracase para que los demócratas la usen como arma electoral en las siguientes elecciones.

“Lo que quiere es que el proyecto de ley tenga un cráter para poder usarlo como asunto político en 2014 y 2016. Por eso creo que el Presidente está insistiendo en una vía hacia la ciudadanía para quienes están acá ilegalmente, porque al insistir en eso, asegura que la Cámara de Representantes rechace cualquier proyecto de ley de Reforma Migratoria”, dijo.

La Casa Blanca rechazó las acusaciones y aseguró sentirse “satisfecha” con los progresos en el debate migratorio en el Senado

“No hay pruebas que respalden esas acusaciones. Lo que el Presidente ha estado diciendo desde hace ya un tiempo es que él cree que una Reforma Migratoria integral conviene a los intereses de la economía de Estados Unidos”, argumentó el portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest.

Por otro lado, el 13 de marzo, la oficina de Cruz publicó un comunicado presentando una enmienda que proponía que el Congreso cortara todos los fondos para “Obamacare”, término empleado para referirse a la Reforma de Salud, y así finiquitar la ley.

Años antes, en 2010 ya se había referido a Obama. En ese entonces dijo que la escuela de Leyes de Harvard, donde ambos estudiaron, estaba llena de marxistas más que de republicanos.

“Con tantas caras nuevas, es difícil seguir la pista de los que están y de los que no. Yo sé que es difícil para ustedes los reporteros, pero les puedo ofrecer una forma fácil de recordar al nuevo equipo. Si Ted Cruz le llama a alguien comunista, entonces eso quiere decir que está en mi gabinete”, contestó el Presidente.

Incluso en su cuenta oficial de Twitter, @SenTedCruz, el republicano no pierde la oportunidad para subir imágenes de Obama en las que es criticado.

En contra de Obama. Foto: Twitter
En contra de Obama. Foto: Twitter

En marzo, un grupo de seis líderes republicanos del Senado -entre ellos Cruz- advirtió que sería contraproducente precipitarse con una Reforma Migratoria negociada “a puerta cerrada” y que sólo represente a “intereses especiales”, y pidieron transparencia en este debate.

Los políticos enviaron una carta a líderes demócratas y republicanos de la Cámara Alta para solicitar un “proceso abierto” que incluya audiencias y opiniones del público.

El día 10 de ese mes, centenares de personas marcharon desde un parque ubicado en el centro de Houston hasta la oficina de Ted para entregarle 7 mil 600 firmas con las le solicitaban su apoyo a una Reforma que incluyera un camino a la ciudadanía para los 11 millones de indocumentados que hay en Estados Unidos.

“Le queremos decir a Ted Cruz que su padre es inmigrante y que nosotros, como su padre, merecemos un camino a la ciudadanía”, dijo una de las participantes.

Por otro lado, ha surgido otra controversia: Ted asegura que el control de las armas podría costar a los demócratas la mayoría en el Senado en 2014.

Tras la masacre de Newtown, Connecticut, el 14 de diciembre de 2012, que costó la vida de 20 niños y seis adultos, el Senador se manifestó en contra de la propuesta del Presidente Barack Obama para el control del uso de armas:

“Creo que se trata de un esfuerzo cínico y que es un asunto politico, pero además creo que es un esfuerzo equivocado”, dijo.

“El Presidente Obama y los demócratas en el congreso se han envalentonado y quieren tomar ventaja de una trágica situación con el fin de despojar de sus derechos a ciudadanos respetuosos de la ley”, expresó.

Además, en el programa de televisión de Laura Ingraham, denunció la “extralimitada agenda antiarmas” del Presidente.

Cruz culpó a Obama de “explotar el asesinato de niños” en la escuela primaria Sandy Hook para impulsar su “extremista agenda política”.

En enero, Cruz asegura que la solución a este tipo de casos no está en la restricción para la venta de armas, sino en los castigos que se aplican a criminales. “Esa es la manera de combatir esto. Deberíamos mejorar el sistema de chequeo federal”, aseveró.

Decenas de ciudadanos no apoyan su postura. En abril un grupo de activistas protestó frente a la oficina de Cruz con carteles que decían “vergüenza debería de darte” y “somos el 90 por ciento”.

Sus declaraciones sobre el control de armas no han sido bien recibidas por la comunidad. Foto: Facebook
Sus declaraciones sobre el control de armas no han sido bien recibidas por la comunidad. Foto: Facebook

Ana Leticia Hernández Julián
en Sinembargo al Aire

Opinión

más leídas

más leídas