Hábitat

CdMx, Monterrey y Toluca, con pocas áreas verdes. OMS pide más

05/06/2021 - 12:00 pm

En este Día Mundial del Medio Ambiente, Greenpeace México informó que la Ciudad de México, Monterrey, Toluca, San Luis Potosí y Puebla cuentan con un promedio de tres a seis metros cuadrados de áreas verdes por habitante, cuando la Organización Mundial de la Salud recomienda al menos nueve metros cuadrados por sus beneficios en la salud física y mental.

Ciudad de México, 5 de junio (SinEmbargo).– Las civilizaciones azteca, maya e inca estructuraron sus ciudades con casas rodeadas de jardines para el descanso y el cultivo de alimentos. Pero actualmente sólo el 24 por ciento de los habitantes de las ciudades mexicanas (menos de uno de cada cuatro) cuenta con un área verde a menos de 500 metros de su domicilio, de acuerdo con datos de la Secretaría de Desarrollo Urbano y Territorial (Sedatu).

“Las áreas verdes y el espacio público generan grandes beneficios no sólo ambientales sino también sociales y para la salud física y mental”, dijo Ornela Garelli, especialista en consumo responsable de Greenpeace México.

Aunque, agregó, se debe considerar el tamaño, estado de conservación, accesibilidad y posibilidades reales de uso, y disfrute de estos parques, jardines, huertos, cuerpos de agua o Áreas Naturales Protegidas.

Un hombre reposa en el pasto a lado de su bicicleta. Foto: Cuartoscuro.

En este Día Mundial del Medio Ambiente, la organización emitió el reporte “Reverdecer las ciudades”, en el cual se enfatiza que la importancia de las áreas verdes se apreció más durante el confinamiento.

Sin embargo, la Ciudad de México cuenta con un promedio de seis metros cuadrados de áreas verdes de acceso público por habitante, mientras la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que esta cifra llegue a por lo menos nueve metros cuadrados por habitante y hasta 50 metros cuadrados en términos ideales.

En Monterrey (5.5 m2), Nuevo León; Toluca (5.4 m2), Estado de México; San Luis Potosí (4.6 m2), San Luis Potosí; y Puebla (2.8 m2), Puebla el promedio de metros cuadrados de áreas verdes de acceso público por habitante también es menor a la recomendación de la OMS.

Además, la distribución de este tipo de espacios es muy inequitativa. En la capital del país, en la Alcaldía Miguel Hidalgo, donde se encuentra el Bosque de Chapultepec, hay un promedio de 12 metros cuadrados por habitante, mientras que en la demarcación de Iztapalapa apenas cuentan con un metro cuadrado por habitante, muestran datos de la Procuraduría Ambiental (PAOT).

Mujeres disfrutan del cuerpo de agua del Parque Bicentenario. Foto: Cuartoscuro.
Beneficios de las áreas verdes a la salud. Gráfico: Reverdeciendo las ciudades, Greenpeace.

El déficit de espacios públicos verdes en las zonas marginales de la Ciudad de México “es el resultado de la incapacidad de las instituciones locales para gestionar los recursos con un enfoque social democrático”, evalúa el informe de Greenpeace. Y, en el caso de la infraestructura verde existente, la mayor parte es de baja calidad, lo que impide mejorar la resiliencia de la capital, esto es, su capacidad de adaptación al cambio climático.

“En esta ciudad —plantea el informe— la dotación de espacios públicos urbanos se ve socavada por una tendencia a la mercantilización y privatización a favor de corporaciones nacionales e internacionales que buscan beneficios económicos. Las empresas se apoderan de los espacios urbanos para comercializarlos como una mercancía”.

DETENER OBRAS VS. ESPACIOS VERDES

En las ciudades se encuentran las infraestructuras hospitalarias que curan, atienden o prevén enfermedades, pero por otro lado, el entorno urbano presenta muchos peligros que repercuten negativamente en la salud de la ciudadanía, por ejemplo, la contaminación atmosférica, el tráfico, el estrés, la soledad y el aislamiento, expone el informe “Reverdecer las ciudades” de Greenpeace.

Por lo tanto, demanda la organización internacional, las administraciones locales y federal deben crear espacios cívicos abiertos y verdes de gran calidad para mejorar la prosperidad de las ciudades, el bienestar físico y mental de la ciudadanía y adaptarse al cambio climático. Sólo como ejemplo, el concreto en las ciudades impide que el agua de lluvia llegue a recargar los mantos subterráneos.

También pide detener los planes de urbanización y desarrollo que amenazan la protección y conservación de los espacios verdes y públicos y de los ecosistemas naturales locales como los bosques, los humedales y las montañas situados en los alrededores de las zonas urbanas. En el caso de la Ciudad de México, por ejemplo, el puente vehicular Cuemanco en el humedal de Xochimilco.

La Secretaría de Obras y Servicios de la Ciudad de México reportó que en 2020 se intervino en al menos 11 espacios públicos donde se realizaron actuaciones relacionadas con la reforestación y el desarrollo de infraestructuras urbanas como la rehabilitación de pistas para trotar y carriles para bicicletas. No obstante, concluye el informe, se necesitan más medidas para garantizar que todas las personas tengan el mismo acceso a los espacios públicos y verdes.