La fractura hidráulica es una técnica que se basa en la inyección a alta presión de agua y químicos tóxicos en pozos extractivos, con el fin de arreciar las fracturas de los sustratos rocosos y así extraer gas o petróleo.

Ciudad de México, 5 de octubre (SinEmbargo).- Durante la administración de Andrés Manuel López Obrador no se utilizará el método del fracking para extraer hidrocarburos en México, según el tabasqueño.

“No vamos a utilizar el famoso fracking para explotar este petróleo. No vamos a usar esos métodos de extracción de petróleo, de gas. Eso no se va a aplicar”, señaló después de reunirse con Juan Manuel Carrera, Gobernador de San Luis Potosí.

¿Qué es la fracturación hidráulica?

La fractura hidráulica es una técnica que se basa en la inyección a alta presión de agua y químicos tóxicos en pozos extractivos, con el fin de arreciar las fracturas de los sustratos rocosos y así extraer gas o petróleo.

No es una actividad reciente sino que se utiliza en México al menos desde 1980.

El boom del fracking en Estados Unidos se ha esparcido a Latinoamérica, pero la información aún es opaca en México.

“Tenemos información de que se ha hecho fracking en miles de pozos, pero lo que no nos están indicando es si se trata de fracking convencional o no convencional”, explicó Aroa de la Fuente López, miembro de la Alianza contra el Fracking e investigadora del tanque de pensamiento Fundar.

De acuerdo con un informe de Fundar: “Actividades Extractivas en México: estado actual”, hay 28 pozos exploratorios en yacimientos de lutitas –formaciones rocosas poco permeables en el subsuelo–, donde también se utiliza el fracking.