El 5 de marzo el mandatario se reunió por primera vez con el banquero. El fin de semana ambos dialogaron sobre las acciones necesarias para enfrentar la pandemia de COVID-19.

Ciudad de México, 6 de abril (SinEmbargo).- El Presidente Andrés Manuel López Obrador le planteó a Larry Fink, presidente de BlackRock, un plan de apoyo económico similar al Plan Marshall de finales de los años 40. El mecanismo de recuperación se aplicaría a los países más golpeados por el brote de coronavirus.

“Le planteé que se requiere un plan de apoyo a los países en vías de desarrollo, las economías emergentes y sobre todo para los países pobres, se requiere una especie de Plan Marshall”, dijo el mandatario durante su conferencia de prensa matutina en la que explicó a detalle su plan de recuperación económica.

Explicó que el banquero, presidente de la mayor administradora de activos del planeta, coincidió en que la Organización de las Naciones Unidas no está interviniendo lo suficiente para asegurar un reparto equitativo de medicinas y equipos médicos, también por la supuesta falta de responsabilidad de los actores de la economía global.

La petición del Presidente López Obrador se produjo el sábado cuando sostuvieron una conversación virtual sobre cómo actuar frente a la expansión del COVID-19 y la crisis económica y financiera, en el marco del concierto de las naciones.

El llamado Plan Marshall fue una iniciativa de Estados Unidos para ayudar a Europa Occidental a recuperarse de los estragos dejados tras la Segunda Guerra Mundial.

El mandatario informó del diálogo que sostuvo con Larry Fink en sus redes sociales y precisó que tuvo lugar mediante una videollamada. En el encuentro también participó el Secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard.

El pasado 5 de marzo el Jefe del Ejecutivo y Fink se reunieron en Palacio Nacional. En esa ocasión el mandatario mexicano compartió una foto del encuentro y señaló que el directivo le expresó su confianza en México.

DESACUERDO PETROLERO

Sobre la falta de acuerdo entre Rusia y Arabia Saudita sobre la producción petrolera, el Presidente expresó su molestia, pues ha desencadenado una baja en los precios internacionales del crudo que ha impactado directamente a la mezcla mexicana. “No puede ser que se actúe de esta manera”, dijo.

Sobre las rebajas recientes en las calificaciones a México y la petrolera estatal, Pemex, expresó su desacuerdo por la “falta de sensibilidad” que han mostrado ante las actuales circunstancias. Además destacó que el plan de reactivación económica, que presentó el domingo, fue duramente criticado por los empresarios del país.

Desde el sector privado cuestionan que el plan no incluye apoyos financieros para los empresarios, a los que además exige apretarse el cinturón y mantener a sus trabajadores en nómina, pese a que en el país han sido suspendidas hasta el 30 de abril las actividades económicas no esenciales.

AMLO pretende además recurrir a un fondo de estabilización de ingresos presupuestarios, así como a diversos fideicomisos para impulsar a la débil economía, y descarta retrasar o condonar el pago de impuestos para las empresas.

“Aun no cancelando el pago, no condonando el pago, sino posponiéndolo, nos quedamos sin ingresos y cómo vamos a darle a los pobres, de dónde va a salir. Es optar entre inconvenientes. A quién ayudamos, quién lo necesita más”, concluyó.

-Con información de Economía Hoy