El INEGI señala que la violencia contra las mujeres es un problema de gran dimensión y una práctica social ampliamente extendida en todo México. Según datos del instituto, 63 de cada cien mujeres mexicanas de 15 años y más, ha experimentado al menos un acto de violencia de cualquier tipo, ya sea violencia emocional, física, sexual, económica, patrimonial, y discriminación laboral.

Ciudad de México, 6 de agosto (SinEmbargo).- La Alerta de Violencia de Género contra las Mujeres (AVGM) no ha sido implementada correctamente, por lo que no ha evitado que cada día siete mujeres sean asesinadas en el país, reveló Amnistía Internacional México.

“Desafortunadamente los feminicidios siguen siendo una realidad en el país, hay siete muertes de mujeres al día en México y el tema de la violencia contra ellas no ha bajado. El feminicidio es la máxima expresión de la violencia y sigue estando presente en muchos estados de la República”, dijo Perseo Quiroz Rendón, director ejecutivo de dicha organización, en entrevista para SinEmbargo.

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) señala que “la violencia contra las mujeres es un problema de gran dimensión y una práctica social ampliamente extendida en todo el país”.

De acuerdo con los datos del Instituto, 63 de cada 100 mujeres mexicanas de 15 años y más, ha experimentado al menos un acto de violencia de cualquier tipo, ya sea violencia emocional, física, sexual, económica, patrimonial, y discriminación laboral, misma que ha sido ejercida por cualquier agresor, ya sea la pareja, el esposo o novio, algún familiar, compañero de escuela o del trabajo, alguna autoridad escolar o laboral o bien por personas conocidas o extrañas.

Asimismo, menciona que durante el periodo de 2000 a 2014, se registraron 235 mil defunciones por homicidio,de las cuales 11.2 por ciento fueron contra mujeres. En promedio, estimó que durante 2013 y 2014 fueron asesinadas siete mujeres diariamente en México, cifra que coincide con Amnistía Internacional.

La AVGM “es un mecanismo de protección de los derechos humanos de las mujeres único en el mundo”, de acuerdo con la Secretaría de Gobernación (Segob). El artículo 22 de la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia señala que la AVMG se basa en el “conjunto de acciones gubernamentales de emergencia para enfrentar y erradicar la violencia feminicida en un territorio determinado, ya sea ejercida por individuos o por la propia comunidad”.

De acuerdo con Perseo Quiroz, la Alerta de Género cuenta con áreas de fortaleza y otras más que deben ser atendidas.

“Ha sido adecuado conocer la problemática que se tenía invisibilizada [alza en feminicidios]. Ahora que ya es reconocida hay que diagnosticarla y atacarla correctamente y es algo que no necesariamente ha estado pasando con las Alertas de Género”, acusó.

En el mismo sentido, agregó que el actuar del Gobierno y la implementación de dicho mecanismo “han sido de claroscuros”, principalmente en la aplicación.

“Es pronto para calificar si la AVMG ha dado resultados o no. Creo que ha dado resultados en algunas circunstancias, no obstante, hay serios retos en cuanto a la implementación, pero no tiene que ver con la Alerta en sí misma, sino con su implementación”, subrayó.

Por ello, aclaró que Amnistía no critica la Alerta de Género en sí misma, ya que a su parecer, se trata de un mecanismo que puede funcionar de manera adecuada cuando se siguen ciertas directrices, entre las que mencionó:

-Existencia de una verdadera coordinación entre el Estado, las Organizaciones No Gubernamentales y la sociedad civil.

-Trabajos y esfuerzos liderados por la Segob.

-Metodología adecuada y transparencia para la evaluación de la Alerta de Género.

-Transparencia en cuanto a los indicadores de resultados y de impacto.

-Que la implementación no se limite al establecimiento de ciertas acciones, sino que busque evolución acorde a las necesidades de cada entidad.

Hasta el momento, –reveló Quiroz– hay una evaluación que está hecha por las propias entidades, por lo que ellas mismas califican si han estado cumpliendo con los objetivos de la AVMG o no.

En tanto, el director de Amnistía Internacional México señaló que el principal factor de la violencia de género es el machismo ampliamente arraigado a la sociedad, al igual que la cultura patriarcal, y “la violencia que va escalando más y más, en donde empieza, por ejemplo, a través del acoso callejero, lo cual puede derivar incluso en un feminicidio”.

“De fondo aun no se ha podido cambiar ese tema cultural y la impunidad que existe respecto a la violencia de género y a los feminicidios que ocurren en el país”, añadió.

SÓLO 4 ESTADOS CUENTAN CON AVMG

La Alerta de Género se ha emitido a nivel federal en el Estado de México, Michoacán y Morelos; y siguiendo su normativa local, también fue decretada en Jalisco, señaló Quiroz.

El Edomex decretó la Alerta en Ecatepec de Morelos, Nezahualcóyotl, Tlalnepantla de Baz, Toluca, Chimalhuacán, Naucalpan de Juárez, Tultitlán, Ixtapaluca, Valle de Chalco Solidaridad, Cuautitlán Izcalli y Chalco, o sea, sólo en 11 de sus 125 municipios.

Morelos otorgó la AVGM en los municipios de Cuautla, Cuernavaca, Emiliano Zapata, Jiutepec, Puente de Ixtla, Temixco, Xochitepec y Yautepec.

Mientras, Jalisco hizo lo propio sólo en Guadalajara, Zapopan, San Pedro Tlaquepaque, Tonalá, Tlajomulco de Zúñiga, El Salto, Puerto Vallarta y Ameca.

En Michoacán, la Alerta fue solicitada desde el 19 de diciembre de 2014 por Lucero Circe López Ríofrio, directora y representante legal de Humanas Sin Violencia A.C., sin embargo, apenas el mes pasado fue emitida en 14 de los 113 municipios.

El Censo Nacional de Procuración de Justicia Estatal 2014 señaló que hubo un total de 598 homicidios de mujeres, de acuerdo con procesos iniciados en 2013, sin distinguirse a las víctimas de delitos dolosos (con voluntad deliberada), de los culposos (sin intención).

López argumentó en la petición, que en la entidad existe un fenómeno generalizado de violencia y que existe una falla sistémica en la procuración de justicia. El contexto de dicha violencia –reveló– está caracterizado por “actos de brutalidad, impunidad e ingobernabilidad”.

Sin embargo, la página oficial de la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres (Conavim) revela que otros estados de la República Mexicana que han solicitado la Alerta de Género son: Baja California, Colima, Guanajuato, Sonora, Querétaro, Veracruz, San Luis Potosí y Quintana Roo, sin que hasta el momento se les haya concedido.

La Conavim cuenta con documentos que revelan por qué dichos estados han solicitado la AVGM:

Baja California: El 27 de enero de 2015 Mertixell Calderón Vargas, directora y representante legal de la Red Iberoamericana Pro Derechos Humanos A.C., solicitó la AVMG, especialmente en Mexicali, Ensenada, Tecate y Tijuana, ya que –aseguró– son los municipios que reportan mayor incidencia en homicidios de mujeres.

Dichos casos se caracterizan por la “brutalidad” con que son perpetrados: cuerpos decapitados, mutilados, calcinados y/o expuestos en lugares públicos. Además señala que dicho estado no cuenta con datos sobre los delitos o no se encuentran desglosados por sexo.

Colima: El 22 de diciembre de 2014, Evangelina Flores Ceceña y María del Carmen Nava Pérez, representantes de la Comisión de Derechos humanos de Colima, de la Fundación Ius Género A.C. y del Centro de Apoyo a la Mujer “Griselda Álvarez” solicitaron la Alerta de Género para el estado por un fenómeno caracterizado por los altos índices de violencia de diversos tipos y modalidades en contra de las mujeres.

Censo Nacional de Procuración de Justicia Estatal 2014 arrojó que en la entidad se registraron 11 feminicidios desde 2013, sin que se identifique si se trató de un delito culposo o doloso. No obstante, según el Centro de Apoyo a la Mujer “Griselda Álvarez”, entre enero de 2003 a noviembre de 2013 se registraron 101 homicidios de mujeres.

Sonora: El 25 de mayo de 2015, Manitas por la Equidad y No Violencia, A.C., y Alternativa Cultural por la Equidad de Género, A.C. solicitó la emisión de la Alerta de Género en la entidad.

La organización refirió que durante 2014 y 2015 se registró el aumento de la incidencia en casos de feminicidio, especialmente en el municipio de Cajeme, que ocupó el primer lugar en homicidios y feminicidios en la entidad hace un año.

Veracruz: La solicitud fue presentada el 9 de septiembre de 2015 por Equifonía Colectivo por la Ciudadanía, Autonomía y Libertad de las Mujeres A.C.

La ONG argumentó que entre 2000 y 2010, en la entidad se iniciaron 728 averiguaciones por homicidio doloso contra mujeres.

Querétaro: La petición se expuso el 29 de octubre de 2015 por la asociaciones Salud y Género Querétaro, A.C., y Desarrollo Comunitario para la Transformación Social A.C.

Reportes de prensa local revelan que de enero del 2015 a marzo de 2016 se registraron 29 asesinatos de mujeres en la entidad.

San Luis Potosí: La solicitud se presentó el 23 de noviembre de 2015 por la Comisión Estatal de Derechos Humanos de San Luis Potosí.
Según datos del análisis “La violencia feminicida en México, Aproximaciones y tendencias 1985-2014”, en San Luis Potosí, de 2007 a 2014, el número de mujeres asesinadas incrementó un 57.7 por ciento.

Nuevo León: La solicitud fue presentada 13 de enero de 2012 por Arthemisas por la Equidad.

Chiapas: El 25 de noviembre de 2013, el Centro de Derechos de la Mujer de Chiapas urgió la implementación de la Alerta en la entidad.

El estudio citado fue realizado por la Segob, el Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres) y la Organización de las Naciones Unidas (ONU) Mujeres y refiere que en el periodo de 2007 a 2013, se observó que en entidades como Tamaulipas, Chiapas, Coahuila, Chihuahua, Hidalgo, Durango, Morelos, Nuevo León, Sinaloa, Colima, Baja California y Guerrero hubo aumentos muy importantes en la tasa de defunciones femeninas con presunción de homicidio (DFPH).

Las acciones implementadas por la Conavim han sido insuficientes para garantizar una vida sin violencia de género, concluyó hace algunos meses la Auditoria Superior de la Federación (ASF).

El órgano auditor encontró que la Comisión no impulsó la integración y administración del Banco Nacional de Datos e Información sobre Casos de Violencia contra las Mujeres (Banavim), mecanismo que permite instrumentar la política de prevención y atención de la violencia de género.