En Tokio, un estudio encontró que casi el 60 por ciento de los accidentes de escaleras eléctricas entre 2013 y 2014 fueron el resultado de personas que usaban este medio de transporte de manera inadecuada.

Madrid, 06 de noviembre (EuropaPress).- Las escaleras eléctricas son una forma conveniente de subir y bajar pisos o pendientes. Es común en muchas partes del mundo que el uso de las escaleras eléctricas se haga siguiendo una regla no escrita en la que los usuarios con menos prisa, por así decirlo, se quedan parados en la parte derecha, mientras los que llegan tarde o van más deprisa por la vida, utilizan el espacio de la parte izquierda para caminar por ellas.

Esta práctica está tan consagrada que, probablemente, nunca nos hayamos preguntado si es correcta o no. Y resulta que esta es una forma muy ineficiente y posiblemente peligrosa de usar una escalera eléctrica.

No lo decimos nosotros, Otis Elevator Company, el fabricante de escaleras eléctricas (y propietario de la marca registrada de la palabra “escalera eléctrica”) en realidad recomienda a los usuarios pararse en medio de la escalera eléctrica orientado al frente y colocando ambas manos en las barandillas para garantizar la máxima seguridad.

No hacerlo de esta forma implica un mal uso de este medio de transporte vertical, que puede ocasionar en un deterioro mucho más rápido y desigual, tal y como se reflejó en un informe realizado en China, en el que se percataron de que el 95 por ciento de sus escaleras eléctricas estaban experimentando un fuerte desgaste del lado derecho. ¿Y esto en qué se traduce? En posibles accidentes.

Según una investigación de CBC, los accidentes de escaleras eléctricas ocurren cada dos días en el metro de Montreal. En Estados Unidos, cerca de 10 mil lesiones relacionadas con escaleras eléctricas terminan en visitas a la sala de emergencias cada año. En Tokio, un estudio encontró que casi el 60 por ciento de los accidentes de escaleras eléctricas entre 2013 y 2014 fueron el resultado de personas que usaban este medio de transporte de manera inadecuada, lo que incluye a personas caminando o corriendo sobre ellas.

La gente no utiliza de manera correcta las escaleras eléctricas. Foto: Rogelio Morales, Cuartoscuro

Además de esto, es interesante conocer que las escaleras eléctricas están diseñadas para mover a más personas a la vez. Es decir, en su capacidad máxima, con dos personas en cada escalón, una escalera eléctrica puede mover unas 13 mil 500 personas por hora.

La realidad es que este número se reduce casi a la mitad, a unas 7 mil – 7 mil 500 personas y la razón es porque las personas que caminan ocupan más espacio.

No obstante, esto no llega a constituir un problema real porque simplemente no hay tanta gente subiendo las escaleras siempre. Tan solo, quizá, en hora punta en las estaciones de metro o tren más concurridas, para lo que probablemente sea más eficiente que todos subamos de dos en dos en cada escalón para llegar antes.

En conclusión, al margen de experimentar un ligero aumento de la eficiencia de uso de las escaleras eléctricas si todos los situásemos de dos en dos en cada escalón en los momentos específicos, en las estaciones específicas, es interesante tener presente que la seguridad es algo a tener en cuenta y algo de lo que no podemos dejar pasar por alto para evitar accidentes.

A continuación, compartimos las normas que, según Otis, garantizan que tanto usted como sus compañeros de trayecto tengan una experiencia segura cuando use las escaleras eléctricas.

Las normas que garantizan una experiencia segura al utilizar las escaleras eléctricas. Foto: EuropaPress