Activistas, víctimas y familiares de personas desaparecidas coincidieron que a 100 días del Gobierno de Andrés Manuel López Obrador se perciben “buenas intenciones” y reconocimiento a la crisis, sin embargo, comentaron que también se advierten contradicciones, incongruencias e, incluso, el escritor mexicano Javier Sicilia habló hasta de “traiciones”. Los entrevistados destacaron que hay varios aspectos a mejorar y retos que se tendrán que vencer si en realidad buscan dar buenos frutos.

Ciudad de México, 7 de marzo (SinEmbargo).- Familiares de personas desaparecidas, víctimas y activistas reconocieron que el Gobierno del Presidente Andrés Manuel López Obrador ha mostrado en los primeros 100 días buena voluntad para atender la crisis en el tema de desaparecidos, a diferencia de sexenios anteriores; sin embargo, advirtieron que también ha habido varias “incongruencias y contradicciones”, entre el discurso y las acciones tomadas en el arranque de la administración.

El poeta y activista Javier Sicilia Zardain fue el que mostró mayor indignación a la actuación del actual Gobierno, pues dijo que Andrés Manuel López Obrador ha “traicionado” a las víctimas y pueblos indígenas.

Activistas y expertos entrevistados por SinEmbargo coincidieron que 100 días es poco tiempo para valorar o esperar resultados significativos a un tema tan complejo como la desaparición de personas. Además, dijeron que se perciben “buenas intenciones” y reconocimiento a la crisis, sin embargo, comentaron que aún hay varios aspectos a mejorar y retos que se tendrán que vencer si en realidad buscan dar buenos frutos.

En México, se estima que hay al menos 40 mil 180 personas desaparecidas, y la Comisión Nacional de Búsqueda de Personas Desaparecidas (CNBP) cuenta con una base de datos de información genética de más de 50 mil perfiles pertenecientes a familiares de personas desaparecidas, restos óseos e indicios de todo el país, de acuerdo al informe que presentó el anterior titular de la CNBP, Roberto Cabrera, el pasado 17 de enero.

El pasado 4 de febrero, familiares de desaparecidos se manifestaron afuera de Palacio Nacional para exigir justicia y atención de las autoridades, esto durante la conferencia mañanera del Presidente López Obrador. Foto: Galo Cañas, Cuartoscuro.

Grace Fernández Moran, vocera del Movimiento por Nuestros Desaparecidos en México (MNDM), –organización que agrupa al menos 50 colectivos– comentó que han visto apertura y muchas promesas en la nueva administración, sin embargo, opinó que aún hay inconsistencias entre el discurso y los hechos, descoordinación y dispersión en el Gabinete, lo cual no ha permitido avanzar.

El MNDM, explicó Fernández Moran, ha sostenido reuniones periódicas con Alejandro Encinas Rodríguez, subsecretario de Derechos Humanos, Migración y Población de la Secretaría de Gobernación (Segob), para establecer rutas y estrategias para la búsqueda de personas. Pero aún hay discrepancias al intentar trabajar de la mano con todo el nuevo Gabinete, es por ese motivo que aún están en el proceso de adaptación en las sinergias de colaboración entre víctimas y nuevos funcionarios, dijo la entrevistada.

El tema forense es un ejemplo de la diferencia de ideas, según explicó:

“En el tema forense, los familiares de desaparecidos ven una emergencia que se tiene que atender a la brevedad, pero tal parece que en el Gobierno no es así. En el Plan Nacional de Búsqueda anunciaron la creación del Instituto Nacional Forense y nosotros decimos ‘Qué bueno’ […] pero el Instituto es una atención ordinaria a una situación extraordinaria de lo que sucede en país. Si se crea un instituto ¿cuántos años van a pasar para que haya la capacidad técnica, logística y financiera para poder dar la identificación y restitución de más de 30 mil restos que tienen los institutos médicos forenses del país?”.

La vocera del Movimiento por Nuestros Desaparecidos reprochó con especial énfasis que el Presidente Andrés Manuel López Obrador no da prioridad a los desaparecidos, pues dijo que no ha brindado un auténtico y enérgico posicionamiento sobre el tema para que toda la estructura del Estado trabaje de manera coordinada.

La activista también opinó que falta un marcado respaldo político que permita colocar a Alejandro Encinas Rodríguez como la persona que lleva el “timón” para enfrentar la problemática, esto a fin de que toda la infraestructura vaya en la misma dirección y eso permita avanzar.

“Fuera del nombramiento de la Comisión de la Verdad para el caso de Ayotzinapa, el tema de desaparecidos, para empezar, no está en el Plan Nacional de Desarrollo, no ha sido un tema nombrado por parte del Presidente como una de las prioridades de su Gobierno, y aunque sí tenemos una atención muy cercana por parte de Alejandro Encinas, al final de cuentas el respaldo del Ejecutivo es lo que hará que todas las instituciones tomen esto con la prioridad necesaria […] Para los ojos de las víctimas, eso es falta: el empuje de Presidencia para que todo se empiece a mover. Sin este reconocimiento difícilmente las instituciones van hacerse responsables de la parte que les corresponde”, expresó.

La defensora agregó que también se percibe una situación de protagonismos que obstaculiza el avance: “Creo que todos [en el Gabinete] tienen su agenda para conseguir su estrellita, pero a lo mejor eso es lo que está dificultando […] yo creo que todavía hay dispersión en el discurso: el Presidente dice una cosa, y luego sale Durazo a decir otra cosa muy diferente a lo que se está trabajando con Alejandro Encinas. Sí creo que hay voluntad, pero en lugar de hacer todos los esfuerzos para apoyar lo que Alejandro Encinas está construyendo de la mano de las familias, todos quieren poner su cereza en el pastel”, ejemplificó.

 Javier Sicilia Zardain, líder del Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad (MPJD), coincidió con Grace Fernández Moran en que existe “una buena voluntad” del nuevo Gobierno, pero no han tratado el tema con la prioridad que se requiere.

“Este Gobierno, a diferencia de otros sexenios, ha admitido cuál es el problema, pero trabaja de la misma forma que han trabajado las demás administraciones: con un criterio absolutamente desarticulado y poniendo énfasis muy fuerte en las fuerzas armadas”, expresó.

Javier Sicilia reprochó la creación de la Guardia Nacional, el “abandono” al proyecto de Justicia, la falta de creación del Consejo de Atención a Víctimas y, principalmente, el discurso contra las organizaciones civiles.

“El tema de desaparición no puede separarse del tema de justicia de todos los crímenes de otro orden y no puede separarse de la ruta de la paz; y en ese aspecto, el Gobierno actual está desarticulado”, pronunció.

Sicilia Zardain recordó que en los diálogos sostenidos con Andrés Manuel López Obrador –desde que era candidato– y en las mesas de trabajo establecidas con el subsecretario Alejandro Encinas, “dijimos que esto [la atención a víctimas] debía ser una política integral, cosa que no hicieron, que no han atendido […] y por otro lado, quién sabe qué están haciendo con la política y el programa de trabajo para el tema de los desaparecidos. Es verdaderamente un desastre”, calificó.

Camilo Vicente Ovalle, historiador de la Universidad Autónoma de México (UNAM) y experto en historia de las desapariciones, consideró que los primeros días del Gobierno han sido de valorar en términos reales el problema y diseñar una estrategia con casos paradigmáticos que permitan a la administración comenzar a caminar en el tema de las desapariciones y dar primeros resultados.

“Hay que valorar los 100 días justo en confrontación con lo que se está recibiendo. Han intentado, me parece, construir una estrategia de casos paradigmáticos que les permitan presentar algunos avances concretos”, dijo el historiador de la UNAM.

La idea de la Comisión de Ayotzinapa, agregó Vicente Ovalle, “está en esa tesitura, el de elegir las batallas que pueden dar en este primer semestre”.

“Hasta el momento se ha visto un montón de contradicciones y traiciones”, dice Javier Sicilia Zardain. Foto: Cuartoscuro.

El especialista en la historia de las desapariciones en México expuso que si la nueva administración planteaba una estrategia global, probablemente no iban a dar ningún resultado en estos 100 días.

El académico concordó con los activistas en que existe voluntad, en términos personales y de las instituciones, pero dijo que el Estado deberá de construir los acuerdos necesarios con figuras cruciales en la situación, como lo son el Ejército y policías federales, quienes tienen un peso relevante en términos de las desapariciones o en la dinámica de las desapariciones como ocurren hoy día.

“El problema es que para estos temas no basta sólo la voluntad. No olvidemos que por mucho que haya una nueva administración con una nueva actitud y mayor disposición, el Ejército es un actor clave, que tienen un tratamiento muy complicado, no solo para esta administración, sino que siempre lo ha tenido”, dijo.

El especialista añadió que confrontar el tema no será sencillo. “No lo tienen fácil, no hay que olvidar eso, no es solo la voluntad de un solo hombre, sino el diseño institucional y los actores que se articulen alrededor de la nueva política, pero definitivamente me parece que sí hay otra voluntad, tanto personal como institucional respecto al tema, y por lo pronto, lo que yo he percibido de grupos de familiares es que aunque no dan un cheque en blanco, sí dicen que hay otra disposición”.

Integrantes de Movimiento por Nuestros Desaparecidos en México (MNDM). Familiares reconocen la buena voluntad pero no dan un cheque en blanco. Foto: Cuartoscuro

AMLO NOS TRAICIONÓ: SICILIA

Para el líder del Movimiento por la Paz, Javier Sicilia, los primeros 100 días de AMLO se caracterizan por “un montón de contradicciones y traiciones en los temas de víctimas y de una política integral para la ruta de paz y justicia”; además, sostuvo que hay “una tremenda centralización del poder sobre su persona y una ausencia de criterios por parte de su equipo, de su partido, o esta cosa llamada Movimiento [Regeneración Nacional]”.

El activista entrevistado por SinEmbargo condenó la creación de la Guardia Nacional porque dijo que no abona a los procesos de paz, sino que trabaja con la guerra.

“Aunque lo disfracen de todos los eufemismos y de todas las cosas, sigue descansando el tema de la paz en las fuerzas armadas. Entonces, es una política sumamente desarticulada que nos tiene a muchos muy molestos, muy decepcionados y con un sentimiento de profunda traición porque hemos trabajado muy seriamente ya hace tiempo con este Gobierno”, manifestó.

Las observaciones que destacó el poeta es que no se advierte una estrategia integral, ni trabajo de diálogo profundo con las fuerzas armada enfocados a la ruta de paz, tampoco [se percibe] el trabajo relacionado a la justicia transicional. En contraste, el Presidente ha actuado de manera incongruente, según dijo.

“Hay una serie de contradicciones en su discurso [AMLO], de traiciones en sus actos a posiciones que había tomado, que son delicadas en la vida del país, que a mí en lo personal me desagrada profundamente y nos opondremos a ello”, reprochó.

Al hablar de traiciones, Sicilia se refirió principalmente al tema de la termoeléctrica Huexca Morelos y a la justicia transicional. “Los acuerdos que establecimos con Andrés Manuel, incluso públicamente, fueron muy claros: una política transicional con mesas de trabajo públicas. Segundo, él [AMLO] había tomado una posición a favor de la desmilitarización y terminó fortaleciendo la militarización del país bajo eufemismos [Guardia Nacional]”.

Recordó que Andrés Manuel López Obrador estuvo en 2014 en Huexca y ahí se pronunció contra el proyecto de la termoeléctrica. “Él dijo textualmente: ‘Hay que parar esta cosa, es como poner un basurero en el centro de Jerusalén’.”.

Otro aspecto que el activista criticó con gran indignación es la postura y el discurso del Presidente contra la sociedad civil y responsabilizó –de manera indirecta– a las palabras del mandatario nacional con el asesinato del activista Samir Flores.

“Ahora [AMLO] descalifica a los pueblos, [que están contra el proyecto de Huexca], los condena, los sataniza y genera un crimen: el asesinato de Samir Flores, y no solo eso, importándole muy poco la muerte de Samir y el argumento de los pueblos decide hacer una consulta anticonstitucional, como todas sus consultas: amañada, sin sentido, sin lógica y genera una tensión tremenda entre los pueblos, que ya la había, y la mantiene así con los pueblos indígenas. Eso nada más de las puras traiciones que hemos encontrado”, planteó.

Sicilia aseguró que el sexenio entrante ha procedido bajo criterios neoliberales disfrazados de populismo: “detrás de ese populismo hay realmente una mentalidad absolutamente neoliberal y lo acabamos de ver con la termoeléctrica de Huexca […] Andrés Manuel cree que el desarrollo y progreso si viene del Estado [aunque sea a costa del medio ambiente], es bueno, pero si viene de la iniciativa privada es malo. Y la base de todo el capitalismo y neoliberismo es la idea del progreso que destruye el medio ambiente, que destruye comunidades enteras y el tejido social”, comentó.

En conclusión, reiteró el líder: “Vemos más contradicciones y problemáticas qué aciertos”.

Por su parte, Camilo Ovalle coincidió que los mensajes del Presidente contra la sociedad civil han sido un error grave, “porque efectivamente mete a la bolsa a organizaciones defensores de derechos humanos que en los últimos 20 años son los que han dado la cara por tener una vida más demócrata”. Sin embargo, el especialista dijo que “tampoco hay que rasgarse las vestiduras”.

El historiador recordó que en la década de los 80 hubo un proceso a lo que llama “la privatización de la política, o la acción política en México”, del proyecto liberal y del cual surgió en mucho de lo que ahora llamamos sociedad civil.

“En los 80 el discurso de la crítica neoliberal era que el Estado no era eficiente ni era trasparente en el uso de los recursos y habría que quitarle responsabilidades al Estado y que fuera la sociedad civil. [Esas asociaciones neoliberales] se crearon bajo ese amparo, y justo lo que hicieron fue fortalecer la idea neoliberal de que el Estado es ineficiente y no sirve; entonces, fue el proceso de privatización de la política, que corría cargo de este tipo de organizaciones, no todas. Entonces ya la acción política corría cargo de este tipo de organizaciones, no todas, no me estoy refiriendo a todas, pero ese fue el proceso en el que surgieron varias organizaciones de la sociedad civil, entonces yo creo que no hay que olvidar ese origen, de ese proceso de privatización de lo político”, explicó.

El especialista, sin embargo, destacó que las organizaciones de derechos humanos, movimiento sociales y populares –aunque también forman parte de la sociedad civil– son otra cosa. “yo creo que el error está en la generalización que está haciendo [AMLO], pero también hay que entender de donde como sociedad civil” indicó.

PROMESAS INCUMPLIDAS

Las promesas incumplidas son parte de los desaciertos que apuntan activistas sobre estos tres meses de arranque de sexenio.

Grace Fernández Moran comentó que el mandatario nacional ha lanzado varios compromisos en sus discursos, pero que sus acciones van en un sentido opuesto.

“Tenemos las promesas de Andrés Manuel, pero no vemos que las estén concretando”, pronunció.

Recibir ayuda internacional para afrontar la crisis de desaparecidos fue uno de los compromisos del Ejecutivo, dijo la activista; sin embargo, ni el Presidente, ni su Gabinete lo han ratificado oficialmente.

Y ejemplificó: “En el tema de la invitación al Comité de Desaparición contra la Desaparición Forzada de la ONU, dijeron que sí los iban a invitar, pero todavía no se les extiende la invitación. La ratificación del artículo 31 de la Convención dijeron que sí lo iban a ratificar, pero en una reunión con organizaciones civiles dijeron: ‘vamos a seguir apostando por el fortalecimiento de las instituciones y ahorita no nos interesa que venga el Comité a quitarnos tiempo’, cuando les hemos dicho hasta el cansancio que el Comité, fuera de quitarte el tiempo, va a ayudar con un análisis y que sí funciona”, manifestó.

En enero pasado, los padres de los 43 normalistas desaparecidos de Ayottzinapa hicieron el pase de lista tras la instalación de la Comisión para la Verdad y Acceso a la Justicia en el Caso Ayotzinapa. Foto: Moisés Pablo, Cuartoscuro.

El presupuesto y asignación de recursos es otro punto en la lista de promesas incumplidas hasta el momento. De acuerdo a la vocera de colectivos de desaparecidos, la Comisión Nacional de Búsqueda de Personas (CNBP) sigue sin tener acceso a los recursos por temas burocráticos, es decir, que al igual que la anterior administración se destinó el dinero, pero no se ha podido ejercer.

“Andrés Manuel [López Obrador] nos dijo –el 14 de septiembre en Tlatelolco– que el plan de austeridad no aplicaría para el tema de desaparecidos, sin embargo, la CNBP sigue con 42 plazas eventuales, sigue sin tener el acceso a los recursos por temas burocráticos. La FGR sigue con los mismos 40 ministerios públicos y con 30 policías ministeriales para las diligencia de más de mil expedientes”.

Los recursos destinados por el Gobierno federal para la búsqueda e investigación de personas desaparecidas disminuyeron este año, 2019, en el Presupuesto de Egresos Federales, de acuerdo a un análisis realizado por la organización Fundar.

“Resulta particularmente preocupante que el PPEF 2019 no considere los recursos necesarios para una política de Estado que garantice la investigación y búsqueda de personas desaparecidas, puesto que se observa una reducción en todas las instituciones encargadas de hacer efectiva la implementación de la Ley general en materia de desaparición forzada de personas, desaparición cometida por particulares y del Sistema Nacional de Búsqueda de Personas”, expone el documento.

El estudio señala que fueron alrededor de 50 millones de pesos los que se recortaron a la Fiscalía Especializada de Investigación del Delito de Desaparición Forzada, encargada de la investigación penal del delito de desaparición de personas (forzada y por particulares), y a la Coordinación de Servicios Periciales, encargada de la identificación forense.

TIEMPO PARA CORREGIR

Familiares de personas desaparecidas creen que el nombramiento de Alejandro Encinas como subsecretario de Derechos Humanos, Migración y Población de la Secretaría de Gobernación (Segob) es uno aciertos del actual sexenio.

Grace Fernández platicó que, aunque a los familiares les ha molestado mucho “ese tipo de inconsistencias en el discurso de AMLO de “te digo que sí, pero no te digo cuando”, lo que ha mantenido a las víctimas en la mesa es la interlocución de Alejandro Encinas. “Es lo que nos ha facilitado no tronar una mesa de diálogo”.

Y añadió: “Lo que nos ayuda o nos da una buena expectativa es que Alejandro Encinas esté en Segob”. Sin embargo, la defensora advirtió que eso no es suficiente “con el Estado se trabaja con instituciones no con personas y necesitamos que la infraestructura del Estado trabaje como trabaja Alejandro y eso es lo que no está claro”.

La activista consideró será un trabajo difícil seguir en la mesa si no se corrigen los desaciertos vistos hasta el momento y sostuvo que el reto principal es el que el Presidente tome el tema de las desapariciones como prioridad del Plan de Desarrollo, incluso que sea parte del plan de persecución penal.

“Si no lo hace, difícilmente va tener un avance significativo, solo habrá pequeños signos de voluntad, pero no la contundencia que debería de ser que el Estado mexicano en su conjunto con todas sus instituciones se ponga a trabajar eso”, aseguró.

Familiares ven como un acierto el nombramiento de Alejandro Encinas, subsecretario de Derechos Humanos de la Segob. Foto: Cuartoscuro.

También llamó al Presidente a marcar una ruta definida y única, así como tomar en cuenta a las familias.

“Creo que si el equipo [de Andrés Manuel] no hace un alto en el camino para decir que ‘todos vamos para el mismo lado”, que alguien tiene que ir marcando el ritmo, [si no lo hace] cada quien va a remar o pedalear a diferente tiempo y eso en lugar de avanzar hará que estemos dando vueltas sobre lo mismo y perdamos el rumbo. Si lo que quieren es dar resultados deben de tomar más en cuenta la opinión de las familias”.

Para el activista, el Ejecutivo aún está a tiempo de cambiar de actitud, y expresó que si el Gobierno deja de descalificar a las organizaciones civiles, podrían trabajar juntos para establecer una política integral para la atención a víctimas. “Todavía es tiempo todavía hay muchas posibilidades, pero se necesita la voluntad política y esa no la estamos viendo”.

En contraste, el poeta advirtió que existe un riesgo de mayor polarización en el país, si el actual Gobierno “no corrige la ruta” y, alertó que si no cambia el discurso contra la sociedad civil se auguran graves problemas, conflictos y tensiones.

“El asesinato de Samir debería de poner un foco rojo al discurso de Andrés Manuel, [no puede ser irresponsable con las palabras], las palabras tienen un sentido de responsabilidad grave. Yo no digo que Andrés Manuel haya asesinado a Samir, pero el discurso descalificador y satanizador genera crímenes, las condiciones para que se cometan este tipo de atrocidades que genera más tensión. El país ya tiene una virulencia terrible. Él en sus conferencias del lunes no deja de estar descalificando, satirizando y calificando desagradablemente a muchos grupos de la sociedad civil, eso polariza. Eso no genera dialogo, no genera consenso, genera condiciones para que suceda lo que está sucediendo con el asesinato de Samir”, recalcó.

Finalmente, Javier Sicilia llamó al Presidente Andrés Manuel para que aprenda un poco del silencio, “guarde silencio a veces, medite bien sus palabras, no esté pensando en la nación y trabaje escuchando a los otros y creando consensos. Que haga un verdadero trabajo de operación política no de satanizaciones”.