José Antonio Meade Kuribreña, aspirante presidencial del PRI, opinó durante el Foro que México requiere para mejorar el turismo de una buena política de armas, evitar que el dinero llegue al crimen organizado y mejorar la seguridad empezando con fortalecer a las policías, comentó, para pacificar y hacer más atractivo al país. Asimismo, hace falta acabar con la impunidad, lo que implica mejorar el sistema de justicia.

En cambio, para el independiente Jaime Heliodoro Rodríguez Calderón, “El Bronco”, “la manera de hacer turismo es socializar” a través de política pública y redes sociales, y no es cuestión de “ofrecer las perlas de la vida” como sugieren sus oponentes. Agregó que “sí yo soy Presidente no habrá un político en mi gabinete. Serán empresarios”.

Ciudad de México, 7 de mayo (SinEmbargo).– José Antonio Meade Kuribreña, aspirante presidencial del Partido Revolucionario Institucional (PRI), dijo que “Mexico está urgido de infraestructura cultural” para convertir el turismo en desarrollo social, durante el XVI Foro Nacional de Turismo.

Habló de convertir el catálogo cultural de México en un factor de turismo y empleo, en un país en que el 3.3 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) lo genera el turismo (en otros países, señaló, esta cantidad es superior a los cuatro puntos porcentuales).

“La diferencia entre México y los países más desarrollados en materia de desarrollo económico, son las condiciones de Estado de derecho, seguridad, educación, salud, e inclusión de género, por ejemplo. Pero también de desarrollo turístico, que es elemental para superar nuestra brecha de desarrollo como nación”, explicó.

Tenemos que aumentar la competitividad en destinos turísticos y lograr que la derrama económica de sus actividades impulse a las comunidades, sea sustentable y aproveche los recursos naturales.

Y requerimos de una buena política de armas, evitar que el dinero llegue al crimen organizado y mejorar la seguridad empezando con fortalecer a las policías, comentó, para pacificar y hacer más atractivo al país. Asimismo, hace falta acabar con la impunidad, lo que implica mejorar el sistema de justicia.

“Sin duda el turismo es el mejor embajador. Nuestros destinos turísticos son de los más visitados de América”. Es el sexto país más visitado, sobre todo de turistas provenientes de Canadá y Estados Unidos. En ese sentido, recalcó la importancia de un buen aeropuerto internacional.

Hay que mejorar la imagen de México con buenos centros de convenciones para promover al país como un lugar de turismo de convenciones; mejorar el sistema de visas que compartimos con otros países (con beneficio bilateral, como en el caso de Colombia); mejorar la conectividad con otros países y diversificar el turismo (médico, de negocios, de más países); y acompañar las políticas públicas con diálogo, sea con otras naciones y con empresarios.

José Antonio Meade Kuribreña, candidato a la presidencia de la República por la coalición “Todos por México” entre los partidos PRI, PVEM y Nueva Alianza, durante el XVI Foro Nacional de Turismo. Foto: Adolfo Vladimir, Cuartoscuro

Incrementar el atractivo de más destinos turísticos es imprescindible. Según las cifras expuestas por Meade, el 62 por ciento del turismo nacional se concentra en unos cuantos destinos: Los Cabos, Cancún, la Riviera Maya, Puerto Vallarta y la Ciudad de México.

Entre los factores para potenciar el turismo, el abanderado priista mencionó la necesidad de invertir en tecnología y fortalecer el Fondo Nacional de Turismo (Fonatur) para generar mejores prácticas en turismo. Pueblos mágicos, ventanillas únicas de atención, más presupuesto, zonas de desarrollo específico, programas para incentivar y mejorar la calidad del turismo, educación para generar capacidades específicas de servicio, infraestructura específica (aérea, terrestre y portuaria), entre otros, son algunas de sus propuestas.

“No debiera ser compatible un destino turístico con pobreza”, sentenció. El turismo debe favorecer el desarrollo y el desarrollo, a su vez, reducir la brecha de desigualdad social. En este talante, el desarrollo sustentable es necesario par proteger entornos y patrimonios.

Meade Kuribreña también habló de planeación particular: fondos de aportación a municipios, impuestos invertidos en fideicomisos y bancos de financiamiento, son estrategias que debemos ampliar y armonizar, porque la falta de proyectos turísticos es un problema en nuestro país.

El desarrollo, desde esta perspectiva, tiene que ver en “cómo fondeamos” y fiscalizamos proyectos. Las zonas económicas especiales (que cuentan con leyes, políticas y tratamiento diferenciado que favorecen al libre mercado) deben de contar con programas a corto, mediano y largo plazo.

También el país. No sólo para favorecer el desarrollo turístico, sino para acabar con la pobreza. Es menester darle facilidades y apoyos a trabajadores con una transversalidad en la ejecución de programas y estrategias (la Secretaría de Turismo no debe ser la única encargada de impulsarlo; falta más coordinación gubernamental, que incluya a los diversos actores que inciden en la materia).

SÓLO EMPRESARIOS PARA MI GABINETE: “EL BRONCO”

Para el independiente Jaime Heliodoro Rodríguez Calderón, mejor conocido como “El Bronco”, “la manera de hacer turismo es socializar” a través de política pública y redes sociales.

El Gobernador con licencia de Nuevo León dijo que “sí yo soy Presidente no habrá un político en mi gabinete. Serán empresarios”. Y en la Secretaría de Turismo, precisamente, estará un empresario a cargo.

Mejorar el turismo en México no es cuestión de “ofrecer las perlas de la vida” (como hacen sus oponentes). Se trata de soluciones prácticas como reducir los impuestos Sobre la Renta (ISR) y de Valor Agregado (IVA). El primero de 35 a 25 por ciento y el segundo de 16 a 10 por ciento.

Habló de mejorar la seguridad y tajar las manos de la corrupción (literalmente). Mencionó la posibilidad de una administración más allá de los gobiernos de partidos que prometen sin dar soluciones.

“1.5 billones de pesos se dedican al asistencialismo y no hemos vencido la pobreza”. En lugar de eso, propuso desarrollar la inversión y dirigir los recursos de manera adecuada, además de reducir el gasto corriente (en burocracias, por ejemplo; también le quitará los 12 mil millones de pesos que reciben los partidos “huevones”).

El dinero que se ahorre, dijo, será utilizado para fortalecer comunidades indígenas y potenciar el desarrollo y la vocación de servicios turísticos. Eso llevará a salarios y condiciones laborales más dignos y justos.

Jaime Rodríguez Calderón, candidato independiente a la presidencia de la República. Foto: Adolfo Vladimir, Cuartoscuro

En su versión de las cosas, para “El Bronco” el asistencialismo no resuelve la desigualdad social. “Ser Presidente es privilegiar a la industria y al trabajo”. No ser “Santo Clos” con montones de promesas (como las de Andrés Manuel López Obrador).

Por otro lado, recalcó la necesidad de impulsar obras de infraestructura estratégica con un “Plan México”. Y quienes decidirán qué obras realizar, será un consejo de expertos y empresarios. Proteger la biodiversidad, figura en este proyecto.

 

También propuso dar autonomía a los gobiernos locales para que desarrollen estrategias y perspectivas diferenciadas de turismo. “Tenemos que potenciar el turismo nuestro”. Y eso asimismo implica impulsar el turismo nacional (no solo internacional).

“El Bronco” puede levantar el turismo nacional, porque según él, lo logró en Nuevo León. En 2015, el estado que administra generó 9.6 millones de pesos gracias a ese sector. Y durante su gestión, dice, aumento los salarios en un 30 por ciento.

“Aunque la gente te raye la madre, tienes que hacer que las cosas se den”, concluyó.