La nueva película protagonizada por Rihanna es uno de los grandes aciertos de Donald Glover, ya que a través de esta obra presenta las cualidades que posee la música para lograr un cambio social. 

Por Taylor Hosking

Ciudad de México, 7 de mayo (Vice/SinEmbargo).- En la nueva película de Donald Glover, Guava Island, el actor lleva a los espectadores a un viaje por Cuba que revela el poder de la música para influir en el cambio social. Con Rihanna interpretando a su novia Kofi Novia, Donald Glover es Deni Maroon, un músico local muy querido que le da a la gente la sensación de que valen más que un trabajo común impartido por el gobierno. Dicen que Guava Island es un lugar ficticio “en el centro del mundo”, pero al tomar prestado Cuba como escenario, así como las escenas con tambores tradicionales afrocubanos, se puede fundamentar la historia paralela de Glover.

La música de Deni ayuda a los negros de la isla a sentirse en contacto con su libertad y espiritualidad ancestral, tanto que el gobierno local lo ve como una amenaza para su sistema laboral opresivo y lo persiguen. En Cuba, los esclavos africanos traídos al país y obligados a volverse católicos desarrollaron lo que eventualmente se convirtió en santería, que preserva las tradiciones yoruba a través de la música y la narración. La importancia perdurable de la santería es un testimonio de la voluntad del pueblo. En Guava Island no se explica esta conexión explícitamente, pero aparecen sutiles referencias a la santería.

Una de las maneras más interesantes en que Guava Island adopta la influencia de la santería es a través del color. Los orishas (deidades) a menudo se identifican por los colores con los que están asociados. En esta película, los espectadores quedan abrumados por los colores azul y rojo, que en la animación de apertura parecen simbolizar simplemente el amor y la guerra, pero tienen significados más estrechos en la cultura afrocubana.

Niño bailando en el funeral de Deni. Foto: Amazon Prime, Guava Island

El azul está fuertemente asociado con el orisha Yemayá, diosa de los océanos. Yemayá tiene un poder materno omnisciente que representa el ciclo de la vida y el orden natural. A lo largo de la película, los aldeanos que se sienten inspirados por el mensaje de Deni se visten en varios tonos de azul. Parece simbolizar cierta lujuria por la vida y la dignidad de los negros, especialmente cuando los obreros de la fábrica en azul dejan de coser para bailar al compás de la música de Deni, o cuando la ciudad se viste de azul para bailar en las calles en su procesión fúnebre.

Pero el momento más Yemayá en la película llega al final cuando el personaje de Rihanna, Kofi, se pone un velo azul en el funeral de Deni. Con gracia le dice al líder de la isla, Red Cargo, que la muerte de Deni no ha matado su influencia en la gente. (Originalmente, Cargo no quería que la actuación de Deni distrajera a los trabajadores de sus empleos, pero las fábricas permanecieron completamente vacías el día de su procesión fúnebre, para gran consternación de Cargo mientras observaba con incredulidad). Kofi cierra diciendo: “Por fin tenemos nuestro día”, señalando el ciclo natural de la vida, del cual Yemayá sabe todo. Y a medida que la película se acerca a una vista de las aves de la procesión azul aparentemente interminable que sigue a Kofi, evoca un río o corriente de vida. Es un recordatorio de que los niños de Yemayá están en todas partes y nunca pueden ser pisoteados, solo momentos antes de que nos recuerden que Kofi está embarazada del hijo de Deni.

Escena de Guava Island. Foto: Amazon Prime

Deni, por el contrario, está asociado con el rojo en toda la película, desde su primera aparición hasta su actuación espontánea con bailarines vestidos de rojo. Por fuera, el rojo simboliza la guerra y el anticapitalismo, él ciertamente tiene una mentalidad revolucionaria. Pero su camisa abierta con pantalones cortos rojos también es similar a lo que lleva el orisha Sango (también conocido como Shango, Chango o Xango). En las historias orales, Sango es un rey al que le encanta tocar la batería y coquetear con las damas. Tiene cierta virilidad masculina y fuertes habilidades de liderazgo, y también se volvió más sagrado después de su muerte. Elegua (Eleggua), dios de la encrucijada, es el otro orisha prominente que a veces aparece sin camisa con pantalones rojos, lo que también es interesante; Deni es una fuerza que lleva las tensiones subyacentes a un punto de ruptura, abriendo las puertas a un nuevo capítulo.

La intención de la película no es hacer que Deni y Kofi representen específicamente a los orishas, pero los posiciona como los protagonistas de su propia historia popular espiritual moderna que trae consigo a la cultura negra. Su cuento popular contiene restos de las largas tradiciones anteriores a las suyas, pero la película deja pequeños rastros para que las personas reconozcan cómo esas tradiciones forman la historia. Esa vibra en realidad refleja la forma en que la santería ha funcionado a lo largo de la historia: los creyentes son conscientes de las formas en que su tradición, ya sea reconocida explícitamente o no por la sociedad en general, afecta los eventos y controla los patrones de justicia en nuestro mundo.

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR SINEMBARGO CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE VICE. VER ORIGINAL AQUÍ. PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN.