Margarita Zavala, exaspirante a la Presidencia de México, y el expresidente Felipe Calderón.

Margarita Zavala, exaspirante a la Presidencia de México, y el expresidente Felipe Calderón. Foto: Diego Simón Sánchez, Cuartoscuro

¿Quién pierde sin México Libre? Podríamos empezar por esa pregunta que genera, necesariamente, otras preguntas. ¿Pierde el sistema de partidos? No; lo que sobran son partidos (yo eliminaría, de entrada, a Encuentro Solidario y a la Basura Verde o-como-se-llame) y ya el sistema democrático es lo suficientemente “robusto”, por no decir caro. ¿Pierde la oposición? No: la hay; sólo que no tiene ni pies ni cabeza. ¿Pierde México? Respondo con pregunta: ¿Y como por qué?

¿Quién pierde, entonces? Sin temor a equivocarme, pierden Margarita Zavala, Felipe Calderón y todos los que, con ellos, esperaban regresar al erario. Y gana el erario: menos bocas qué alimentar. Y gana algo de credibilidad el Instituto Nacional Electoral; apenas en 2017 le habíamos gritado “árbitro vendido” por la elección de Edomex; gana algo de terreno.

Creo que, además, gana la cultura de la legalidad. Margarita y el expresidente, su esposo, acumulan años de acusaciones de fraude. Por orden de importancia está la elección de 2006 y la candidatura de fotocopias del 2018, pero no son las únicas. Con la cultura de la trampa araron sus carreras y del regodeo con la chapuza están sembrados sus campos. La guerra que vive México, por ejemplo. Se lanzó para tratar de ganar legitimidad y se sostuvo inventando argumentos: que “era necesaria”, que “el país no podía esperar más”, que era para “acabar con los grupos criminales”; mentira, mentira, mentira. Estados Unidos detuvo a Genaro García Luna y otra vez, a mentir: que casi casi ni lo conocían; que nadie les advirtió que trabajaba para el crimen organizado. Mentira tras mentira.

Y no se trata de mentiras inocentes. El fraude de 2006, por ejemplo, puso a todos contra todos y luego vino la herencia de sangre, la matanza que no termina. Tampoco se trata de mentiras y nada más: son campos sembrados de impunidad: ni Margarita ni Calderón han pagado uno solo de sus engaños; básicamente se han salido con la suya una y otra vez. El INE (y esperemos que el Tribunal Electoral también) apenas les puso freno. Y hasta allí. No los hizo pagar. Nadie los ha hecho pagar. Se han aprovechado del círculo vicioso que permite a muchos en México evitar el castigo: hacen su fechoría; luego las pelean como buenas; pagan multas o ganan y se siguen. Así como cualquiera dentro de la política o en el mundo de la criminal.

***

México gana, creo; México se libra, al menos por ahora, de esos dos engaña bobos. Dos engaña ilusos. Dos que saben jugar a la desesperanza y la desilusión para colarse, para colocarse, para seguir pegados a la ubre de los impuestos. Siempre al amparo del dinero público. Siempre jalándole al cochinito del erario. No saben ganarse la vida, como millones de mexicanos; más bien se ganan la vida con la vida de millones de mexicanos.

Con un poco de decencia, con un poco de honestidad –que no han mostrado hasta hoy–, Margarita y Calderón deberían entender que quizás sea momento de buscarse un empleo; uno digno. Recurrir a los que los han apoyado con dinero siempre y pedirles un préstamo para poner una tienda; algo de fiado –aunque no sé si sean buena paga– y poner una farmacia, un puesto de tacos. Trabajar por primera vez en su vida sin tocar los impuestos de todos los demás.

O reunir a todos los que esperaban disfrutar con ellos las mieles del dinero público (ahora a través de México Libre) y decirles: hasta aquí. Ahora toca aportar al PIB; crear riqueza y no sólo gastársela. Formar equipos de diez o de cinco y discutir cómo –así le hemos hecho muchos– crean una empresa; cómo poner un changarro. O un despacho: la mayoría estudió derecho. Sí, me gusta para una despacho. Y si quieren retribuir en algo a la sociedad, tomar casos pro bono. Casos como, por ejemplo, los de las familias de desaparecidos; los de las familias que perdieron a alguien en manos de las fuerzas del Estado. Las víctimas de la guerra que desataron desde 2006. Me gusta, sí, un despacho; una firma de abogados.

Y si de plano hay contrición; y si de plano hay arrepentimiento, dedicar algo de tiempo a rascar la tierra con las uñas, de Norte a Sur y de Este a Oeste, para ayudar en las tareas de sacar huesos de los miles y miles que nunca tuvieron una buena sepultura; huesos de las víctimas de su guerra, regados por todo el enorme cementerio que también es su país.