El pasado 22 de diciembre, el propio Canciller Ebrard Casaubón informó que el regulador mexicano, la Cofepris, ya había entregado sus comentarios a la compañía alemana CureVac, por lo que estaba ya analizando sus pruebas.

Ciudad de México, 8 de enero (SinEmbargo).- El Secretario de Relaciones Exteriores (SRE) de México, Marcelo Ebrard, anunció que la Comisión Federal de Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) aprobó la fase 3 de la vacuna CureVac.

A través de su cuenta de Twitter, el Canciller mexicano dijo que se trata de una gran noticia, pues la vacuna germana se suma a la de Pfizer.

“Cofepris aprobó la fase 3 de la vacuna alemana CureVac en nuestro país. ¡¡Muy buena noticia!!”, tuiteó el diplomático.

El pasado 22 de diciembre, el propio Canciller Ebrard Casaubón informó que el regulador mexicano, la Cofepris, ya había entregado sus comentarios a la compañía alemana CureVac, por lo que estaba ya analizando sus pruebas.

La vacuna de esta biofarmacéutica basa su fórmula en el ARN mensajero, como es el caso de la de la estadounidense Pfizer y la también alemana BioNTech.

De acuerdo con la agencia EFE, por medio de esta tecnología se inyecta en el cuerpo ARN mensajero, el material genético creado en el laboratorio que le dice a las células que hagan proteínas como las del virus, frente a las que reacciona el sistema inmunológico creando anticuerpos.

El ARN mensajero es el ácido ribonucleico que transfiere el código genético procedente del ADN del núcleo celular a un ribosoma en el citoplasma, la parte de la célula que se encuentra entre el núcleo y la membrana plasmática.

En el citoplasma se descifra la información para que el cuerpo humano produzca la proteína del virus, que desencadena la reacción inmunológica para protegerse de él.

VACUNA DE FÁCIL ALMACENAMIENTO

Una característica de la vacuna CureVac, como ya se mencionó, es que utiliza un ARN mensajero natural, no modificado, para desencadenar una respuesta inmunológica.

La consecuencia es que esta vacuna puede permanecer estable durante al menos tres meses a temperatura de refrigerador, lo que hace “más fácil” su uso, por ejemplo, en residencias de ancianos o consultas médicas, según Franz-Werner Haas, director de la empresa de biotecnología.

La vacuna BioNTech debe ser almacenada a -70 grados centígrados y la vacuna Moderna a -20 grados centígrados.

Pero, de acuerdo con CureVac, su producto también requeriría una dosis mucho más baja de solo 12 microgramos, en comparación con 30 microgramos para BioNTech y 100 microgramos para Moderna, lo que permitiría producirlo en masa más rápidamente.

Creada en el año 2000, CureVac tiene el apoyo del multimillonario alemán Dietmar Hopp, el accionista mayoritario de la compañía, también cofundador del gigante del software SAP y patrón del club de futbol Hoffenheim.

El fundador de la farmacéutica, Ingmar Hoerr, es un pionero en la investigación del ARN mensajero, una tecnología a la que el covid-19 dio un gran impulso.

“Lo que se está construyendo ahora [gracias al ARNm] está aquí para quedarse”, dice Haas.

-Con información de EFE.