De acuerdo con el reporte de perforaciones ilegales a ductos de Petróleos Mexicanos (Pemex) en el primer cuatrimestre del año, dicha entidad se colocó en la primera posición de la lista con la presencia de 801 tomas clandestinas, seguida de Hidalgo con 606 casos, Guanajuato con 563, Veracruz con 551 denuncias, Jalisco con 481, Tamaulipas con 462, Estado de México con 418, Sinaloa con 288, Morelos con 208 y Tlaxcala con 135 registros.

Por Jesús Viñas

Puebla/Ciudad de México, 8 de junio (PeriódicoCentral/SinEmbargo).- El robo de combustible en Puebla rompió récord, pues de acuerdo con el reporte de tomas clandestinas a ductos de Petróleos Mexicanos (Pemex) durante el primer cuatrimestre del 2018, la entidad encabeza la lista con 801 perforaciones ilegales, la mas alta en dicho periodo de tiempo en la historia del estado.

El informe publicado por la empresa productiva del Estado refiere que a nivel nacional Puebla sigue ocupando el primer lugar con el mayor número de tomas clandestinas, pues en enero se reportaron 110 casos, en febrero 136, en marzo 271 y en abril 284, dando un total de 801 ordeñas, 195 más que las 606 registradas en Hidalgo, estado que ocupa el segundo lugar.

Y es que de enero a abril de 2018 se registraron 340 tomas clandestinas más que en el mismo periodo del 2017, cuando hubo 461 registros, así como 412 más que en el mismo lapso de 2016, cuando se reportaron 389 tomas clandestinas.

Esto significa que en dos años el numero de tomas durante el primer cuatrimestre del año se duplicó e incluso superó con creces las registradas en todo 2015, cuando hubo 554 casos.

SE REGISTRAN CASI 7 TOMAS DIARIAS

En este sentido, las 801 tomas clandestinas registradas en el primer cuatrimestre representan 6.7 perforaciones ilegales al día.

Detrás de la entidad sigue Hidalgo con 606 casos registrados por Pemex, y Guanajuato, en tercer lugar, con 563.

Veracruz con 551 denuncias, Jalisco con 481, Tamaulipas con 462, Estado de México con 418, Sinaloa con 288 casos, Morelos con 208 y Tlaxcala con 135 registros.

El informe también refiere que la ordeña de ductos en Puebla se disparó por encima del promedio nacional de 49.2 por ciento, pues de un cuatrimestre a otro este delito se incrementó 73.7%.

Toma clandestina a los ductos de Pemex. Foto: Cuartoscuro

PUEBLA, GUANAJUATO E HIDALGO, LOS REYES DEL HUACHICOL EN 2017

De acuerdo con Petróleos Mexicanos (Pemex), de enero a agosto del año pasado se registraron un total de seis mil 734 tomas, principalmente en los estados de Puebla, Guanajuato, Hidalgo y el Estado de México.

Con 928 reportes de tomas clandestinas, agosto es el segundo mes con más registro en lo que va de 2017, sólo superado por marzo, con mil 57, de acuerdo con el último reporte de la Empresa Productiva del Estado.

Además, la cifra representa un repunte en este delito, pues en junio y julio había ido a la baja, con 797 y 731 tomas clandestinas.

El 5 de mayo, el Presidente Enrique Peña anunció que su Gobierno instrumentaría una estrategia integral para atacar la ordeña de combustible luego de la agresión del 3 de mayo de huachicoleros contra militares en Palmarito, Puebla, que tuvo un saldo de seis civiles y cuatro soldados muertos.

Sin embargo, Pemex está cerca de romper el récord de 2016 de tomas clandestinas: en los primeros ocho meses sumó seis mil 734, cuando en todo 2016 fueron seis mil 873.

En el top ten de los estados con más ataques sufridos por los ladrones de combustible en lo que va del año están Guanajuato (mil 246), Puebla (948), Tamaulipas (810), Veracruz (677), el Estado de México (639) e Hidalgo (616).

Imagen de una toma clandestina a un ducto de Pemex. Foto: Cuartoscuro

PÉRDIDAS EN PEMEX POR ORDEÑA

El pasado 18 de agosto de 2017, el Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI) ordenó a Pemex dar a conocer los recursos destinados y número de reparaciones realizadas en los ductos que atraviesan el estado de Puebla, por tomas ilegales de combustible, entre 2010 y marzo de 2017.

De acuerdo con las cifras del reporte anual de Pemex 2016, enviado a la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) y a la Comisión de Valores de Estados Unidos, el crecimiento de esta actividad ilegal se ha disparado en un 868 por ciento a lo largo de esta década.

El aumento de la ordeña clandestina de ductos de Pemex es un problema prioritario, toda vez que hace 10 años se detectaba una toma por día, y a la fecha son veinte.

A su vez, las pérdidas monetarias no se limitan sólo a lo robado a Pemex en cada una de esas tomas sino que también es, en consecuencia, en perjuicio de los mexicanos, ya que también se debe gastar en la reparación de los ductos perforados.

De acuerdo con declaraciones del entonces Director General de Pemex, José Antonio González Anaya, en 2016 la petrolera tuvo pérdidas de al menos 30 mil millones de pesos debido al robo de hidrocarburos.

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR SINEMBARGO CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE PERIÓDICO CENTRAL. Ver ORIGINAL aquí. Prohibida su reproducción.