El 5 de mayo, el Presidente Enrique Peña anunció que su Gobierno instrumentaría una estrategia integral para atacar la ordeña de combustible luego de la agresión del 3 de mayo de huachicoleros contra militares en Palmarito, Puebla, que tuvo un saldo de 6 civiles y 4 soldados muertos.

Sin embargo, Pemex está cerca de romper el récord de 2016 de tomas clandestinas: en los primeros ocho meses sumó 6 mil 734, cuando en todo 2016 fueron 6 mil 873. En el top ten de los estados con más ataques sufridos por los ladrones de combustible en lo que va del año están Guanajuato (1,246), Puebla (948), Tamaulipas (810), Veracruz (677), el Estado de México (639) e Hidalgo (616). 

Ciudad de México, 5 de octubre (SinEmbargo).– Las tomas clandestinas han crecido en los últimos meses en el país. De acuerdo con Petróleos Mexicanos (Pemex), de enero a agosto se han registrado un total de 6 mil 734 tomas, principalmente en los estados de Puebla, Guanajuato, Hidalgo y el Estado de México.

Con 928 reportes de tomas clandestinas, agosto es el segundo mes con más registro en lo que va de 2017, sólo superado por marzo, con mil 57, de acuerdo con el último reporte de la Empresa Productiva del Estado.

Además, la cifra representa un repunte en este delito, pues en junio y julio había ido a la baja, con 797 y 731 tomas clandestinas.

El 5 de mayo, el Presidente Enrique Peña anunció que su Gobierno instrumentaría una estrategia integral para atacar la ordeña de combustible luego de la agresión del 3 de mayo de huachicoleros contra militares en Palmarito, Puebla, que tuvo un saldo de 6 civiles y 4 soldados muertos.

Sin embargo, Pemex está cerca de romper el récord de 2016 de tomas clandestinas: en los primeros ocho meses sumó 6 mil 734, cuando en todo 2016 fueron 6 mil 873.

En el top ten de los estados con más ataques sufridos por los ladrones de combustible en lo que va del año están Guanajuato (1 246), Puebla (948), Tamaulipas (810), Veracruz (677), el Estado de México (639) e Hidalgo (616).

Se registró una fuga de gasolina en un toma clandestina donde varios “huachicoleros” perforaron de forma clandestina tubos de gasolina de Pemex. Foto: Armando Monroy, Cuartoscuro.

Toma clandestina a los ductos de Pemex. Foto: Cuartoscuro.

Ayer, el Secretario de Energía, Pedro Joaquín Coldwell, declaró que autoridades locales y del propio Pemex podrían estar involucrados en el robo de combustible, de tal forma que se complica el control de este delito.

Así lo declaro el funcionario federal durante su visita en el Centro Fox, en Guanajuato, donde ofreció una conferencia sobre los retos de la Reforma Energética.

Ahí aprovechó para señalar que el estado de Guanajuato es uno de los estados en donde es más recurrente el robo a combustible.

“Podría ser el caso de que existieran hacia adentro de Pemex algunos cómplices de esta actividad como también se han encontrado cómplices en autoridades municipales, como se ha percibido en por ejemplo, en Puebla, y es un delito que tiene muchas ramificaciones y por eso ha sido tan difícil de controlar”, dijo.

De manera específica, se le cuestionó si se ha comprobado que en Guanajuato hay autoridades coludidas en el tema del huachicoleo, pero dijo que prefiere no especular: “yo no quisiera entrar a un campo de especulación pero en términos generales viene acompañado de muchas ramificaciones el huachicoleo”.

Además de Guanajuato, mencionó que los estados de Puebla, Veracruz y Tamaulipas también son punteros en el robo a combustible.

Sin embargo, aclaró que la coordinación entre autoridades federales y estatales ya se ha ido fortaleciendo, por lo que este delito tendría que ir disminuyendo.

PÉRDIDAS EN PEMEX POR ORDEÑA

El pasado 18 de agosto, el Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI) ordenó a Pemex dar a conocer los recursos destinados y número de reparaciones realizadas en los ductos que atraviesan el estado de Puebla, por tomas ilegales de combustible, entre 2010 y marzo de 2017.

De acuerdo con las cifras del reporte anual de Pemex 2016, enviado a la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) y a la Comisión de Valores de Estados Unidos, el crecimiento de esta actividad ilegal se ha disparado en un 868 por ciento a lo largo de esta década.

El aumento de la ordeña clandestina de ductos de Pemex es un problema prioritario, toda vez que hace 10 años se detectaba una toma por día, y a la fecha son veinte.

A su vez, las pérdidas monetarias no se limitan sólo a lo robado a Pemex en cada una de esas tomas sino que también es, en consecuencia, en perjuicio de los mexicanos, ya que también se debe gastar en la reparación de los ductos perforados.

De acuerdo con declaraciones del director general de Pemex, José Antonio González Anaya, en 2016 la petrolera tuvo pérdidas de al menos 30 mil millones de pesos debido al robo de hidrocarburos.

Toma clandestina de tubos de gasolina de Pemex a un costado de la autopista México-Cuernavaca. Foto: Armando Monroy, Cuartoscuro

Imagen de una toma clandestina a un ducto de Pemex.
Foto: Cuartoscuro