México

Campo de exterminio en Coahuila es un misterio aún, y la PGJ dice que los culpables “ya pagaron”

08/10/2016 - 2:06 pm

Al menos 3 mil 400 restos óseos han sido hallados en el ejido Patrocinio de San Pedro de la Colonias, Coahuila, desde 2015. Activistas apoyados por autoridades y ahora con la participación de la CNDH buscan en esa zona más vestigios humanos en lo que podría ser el “campo de exterminio” más grande del paísque se tenga registro en el país. La PGJ de Coahuila asegura que muchos de los responsables de las muertes ya están presos o muertos, mientras que el padre Solalinde alerta de que varias de las víctimas podrían ser migrantes que murieron a manos de Los Zetas: “Coahuila debe pedir cuentas a Humberto Moreira, porque es imposible que no estuviera implicado en todo esto”, aseguró el sacerdote.

Por Francisco Rodríguez y Armando Ríos

Ciudad de México, 8 de octubre (SinEmbargo/Vanguardia).– En el primer día de inicio del nuevo rastreo de restos humanos en el ejido Patrocinio de San Pedro de las Colonias, Coahuila, la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE), asegura que muchos de los responsables del entierro clandestino de cuerpos en ese lugar ya están muertos o se encuentran en la cárcel. Mientras que el padre Alejandro Solalinde asegura que muchos de esos vestigios humanos podrían ser de migrantes asesinados a manos de Los Zetas.

En el ejido Patrocinio autoridades y activistas han reportado el hallazgo de al menos 3 mil 400 restos óseos, desde al año 2015.

José Ángel Herrera, encargado del despacho de la Subprocuraduría de Personas Desaparecidas de la PGJ de Coahuila (PGJ), aseguró ayer que la mayoría de los probables responsables de la masacre en el ejido Patrocinio, de San Pedro, fueron abatidos en enfrentamientos con la autoridad o con grupos rivales.

Refirió que otros están en Centros de Readaptación Social (Ceresos) tras ser procesados por delincuencia organizada, los cuales no quieren dar información de lo ocurrido: “Lo que menos quieren es que se les finque otra responsabilidad”.

Según Herrera han realizado análisis e investigaciones de quienes operaban la plaza, y la conclusión es que la mayoría murió o está en la cárcel.

El Subprocurador en funciones aseguró que la averiguación está abierta y que no puede revelar la identidad de los posibles responsables que están vivos.

“Es difícil el tema, y sigue en etapa procesal”, añadió.

En Patrocinio, como en otros lugares donde se han hallado restos óseos, también hay huellas de ceniza, manchas de diesel, grasa, balas de distintos calibres, como se caracterizaba la manera de operar de Los Zetas.

“Había jefes de plaza en cada región pero incluso la forma como incineraban los cuerpos cambiaba de un lugar a otro”, comentó  Herrera.

La búsqueda de los restos en el ejidio Patrocinio. Foto: Vanguardia
La búsqueda de los restos en el ejidio Patrocinio. Foto: Vanguardia

En ese sentido, Silvia Ortiz, madre de Silvia Stephanie Sánchez Viesca Ortiz, desaparecida hace casi 12 años y quien lidera al Grupo Vida que busca a sus desaparecidos en baldíos, ejidos aledaños o cárceles, coincidió que los mismos Zetas actuaban distinto de una zona a otra.

El Grupo Vida ha encontrado desde restos óseos, hasta cráneos o pedazos de cuerpo más grandes en otros lugares.

“Hicieron lo que quisieron y duele la manera cómo lo hicieron. Lástima que los hallan calcinados porque realmente va a estar complicada la identificación de ADN. Te entra toda clase de sentimientos: la angustia, la ira, irle a reclamar a todo mundo”, expresó.

A fin de cuentas, añadió Ortiz, el cártel le apostó al exterminio de la persona: “Nos han contado historias increíbles, como que hasta aventaban los restos a los marranos porque el marrano se come todo”.

Silvia Ortiz recordó que en los recorridos de búsqueda, en una ocasión autoridades les pidieron que ya no siguieran. “Ya estamos rebasados, ya no encuentren, ya no busquen”, les dijeron, según Ortiz. “Ya no saben qué hacer con tanta cosa. México no estaba preparado para esto”, opinó Ortiz.

Ayer, Grupo Vida realizó otra expedición por el ejido Patrocinio. Estuvieron acompañados de la Policía Científica, Procuraduría General de la República (PGR) y la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH).

VÍCTIMAS PODRÍAN SER MIGRANTES: SOLALINDE

El padre Alejandro Solalinde, coordinador de la Pastoral de Movilidad Humana Pacífico Sur, dijo en entrevista con Vanguardia, que muchos de los restos de las fosas encontradas en el ejido Patrocinio puedan ser de migrantes desaparecidos en manos de Los Zetas.

Comentó que, a raíz de que las cámaras voltearon hacia en caso de la desaparición de 300 personas en Allende, se ha ido destapando en Coahuila la serie de crímenes y operaciones al mando del grupo de Los Zetas y la ayuda de las bandas “M13” y “M18”, que no sólo tienen que ver con coahuilenses, sino también con un sinfín de migrantes.

Aseguró que su coordinación empezó a recibir llamadas de Piedras Negras, con la información recurrente de que migrantes eran desaparecidos, con técnicas muy parecidas a las ejecutadas por los Zetas de Tamaulipas y Veracruz; quienes al inicio hacían fosas, pero posteriormente, había tantos cuerpos que empezaron a desaparecerlos incinerándolos dentro y fuera del Cereso de Piedras Negras.

“Conocimos muchos polleros que trabajaron con los Zetas, por lo menos 250 que estaban a cargo de un tal Adrian fuera del Cereso y de su hijo del mismo nombre que operaba desde adentro”, denunció  el sacerdote.

Aseguró que al inicio los polleros trabajaban sólo cruzando a las personas por la parte del Río Bravo, pero después Los Zetas los obligaron a cometer actos delictivos y secuestros.

 El padre defensor de los derechos humanos Alejandro Solalinde. Foto: Cuartoscuro
El padre defensor de los derechos humanos Alejandro Solalinde. Foto: Cuartoscuro

Solalinde, sospecha que el operativo en el ejido Patrocinio en búsqueda de más restos, revelará que muchos de los huesos son de los migrantes de quienes nunca más volvieron a saber. “Y debe haber en más lugares, Los Zetas secuestraban 10 mil migrantes cada 6 meses’’.

“Coahuila debe pedir cuentas a Humberto Moreira, porque es imposible que no estuviera implicado en todo esto”, aseguró el sacerdote del colectivo que él mismo coordina.

Informó que se han computado al menos 10 mil desapariciones de migrantes, pero a diferencia, el Movimiento Mesoamericano de Migrantes que ha computarizado más de 70 mil ocurridos más frecuentemente en Coahuila, Veracruz, Chiapas y Tabasco.

Por otro lado, el cura hizo un llamado a la comunidad de familiares de víctimas desaparición forzada, a que se hagan presentes en Coahuila, ya que tendrán posibilidades de encontrar los restos de sus familiares, aunque lamentó, que el Gobierno Federal no destine los recursos necesarios para determinar el ADN de cada una de las víctimas.

 

 

en Sinembargo al Aire

Opinión

más leídas

más leídas