Por Daniela Barragán y Fernanda García

El Secretario de Comunicaciones anunció la cancelación de la obra ante las dudas que existian alrededore de la licitación. Foto: Cuartoscuro

El Secretario de Comunicaciones anunció la cancelación de la obra ante las dudas que existian alrededore de la licitación. Foto: Cuartoscuro

Ciudad de México, 8 de noviembre (SinEmbargo).- La cancelación de la concesión del tren de alta velocidad México-Querétaro a las empresas China Railway Construction y CSR Corp., fue para evitar que, ante las sospechas por la forma en que se realizó la adjudicación, en el futuro el gobierno federal y el Partido Revolucionario Institucional (PRI) pudieran enfrentar algún tipo de críticas y reclamos, expresaron analistas del sector y legisladores de oposición.

El jueves, casi en la madrugada, el Secretario de Comunicaciones y Transportes, Gerardo Ruiz Esparza, anunció que “en razón de las dudas e inquietudes que han surgido en la opinión pública, el Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, instruyó a reponer la convocatoria para la construcción del Tren de Alta Velocidad México Querétaro”.

“Es la decisión del Presidente y el punto principal es más transparencia y que no haya dudas sobre el proyecto”, comentó Ruiz Esparza.

La propuesta del grupo chino-mexicano-francés ascendía a 58 mil 951 millones de pesos.

El 3 de noviembre pasado se informó que el tren sería construido por el consorcio conformado por las empresas China Railway Construction Corporation, Prodemex, Grupo GIA, Constructora TEYA, China South Rolling Stock Corporation y GHP Infraestructura Mexicana.

Este consorcio, cuya oferta era 21 por ciento más cara de lo presupuestado, está conformado por empresas mexicanas cercanas al Presidente, Enrique Peña Nieto, y a Carlos Salinas de Gortari.

Grupo GIA es propiedad de Hipólito Gerard, quien es hermano de Ana Paula Gerard, esposa del ex Presidente Salinas de Gortari. La Constructora Teya está vinculada a la empresa Eolo, que arrendó los aviones de la campaña presidencial de Peña Nieto. Prodemex, que es propiedad de Olegario Vázquez Aldir, hijo de Olegario Vázquez Raña de Grupo Imagen.

La Senadora del Partido Acción Nacional (PAN), Marcela Torres Peimbert, consideró que ni el Secretario de Comunicaciones y Transportes, Gerardo Ruiz Esparza ni el Presidente Enrique Peña Nieto, resolvieron las dudas que envolvieron este proceso y en conjunto con las voces internacionales que cuestionan la viabilidad de su gobierno y la demanda nacional que exige su renuncia, tres días después hacen pública la cancelación.

“No había muchas formas de defender los resultados de la licitación”; añadió que en un proceso normal, se otorga un plazo suficiente para analizar y comparar distintos proyectos técnicos y costos para posteriormente elegir el mejor, “había 16 empresas internacionales y nacionales, como ICA y Carso, con experiencia en los sectores de operación y construcción ferroviaria que deciden retirarse por considerar que no había tiempo suficiente”, dijo a SinEmbargo.

Bajo esta misma línea, en el anuncio del proyecto, se estimó que el presupuesto destinado sería de 43 mil millones de pesos y fue China Railway el único consorcio que no se atenía a esa cantidad y presupuestó alrededor de 60 mil millones de pesos “el más alto para el proyecto”.

Torres Peimbert indicó que esa cantidad equivale a la mitad del presupuesto que recibe Querétaro en un año y más de lo que invierte el país en turismo, “la Secretaria de Turismo (Sectur) funciona con 6 mil millones de pesos (…) nos preguntamos porque la SCT permite subir precios, pero no puede ampliar el plazo”.

Por esta razón, la recuperación de la inversión tardaría más de 10 años, si el costo del boleto, como lo anunció la SCT, asciende a 240 pesos y el tren reciba 27 mil pasajeros diarios.

Didier Ramírez, Director Editorial de T21, señaló que las irregularidades comenzaron desde el escaso tiempo que se mantuvo abierta la licitación, lo que levantó sospechas al ser sólo China Railway la que presentó su propuesta, además de que el resto de las empresas del consorcio mantienen cierta relación con el gobierno actual, lo que justifica que el Ejecutivo tomara esta decisión a forma de prevenir situaciones que pudieran afectar el resto de la administración.

“Hay que tomar como cierta la idea de que la decisión es por motivos de legitimidad (…) No creo que esto sea un signo de debilidad, pero si deja ver que ellos identificaron algún elemento que hacia adelante hubiera ocasionado mayores problemas. Prefirieron tomar la decisión ahora, tres días después de haberlo asignado y no cuando el proyecto ya estuviera avanzado”.

En lo que respecta a la re apertura del concurso, se espera que se genere un nuevo contrato, ya que si sólo se maquillara la anterior, China Railway quedaría fuera. “El objetivo es que se incorporen empresas españolas, francesas y coreanas (…) que se genere una competencia en la que China Railway vuelva a participar, pero habrá que ver si después de esto tienen la intención de volver a participar en un proceso de licitación en México”, añadió.

LAS CONDICIONES

Paulina Ortega, vocera y jefa del área de comunicación de Bombardier México, líder en la industria ferroviaria y una de las empresas que abandonó la licitación, expresó a SinEmbargo que la compañía estaría interesada en participar en una nueva licitación, que se realizaría a finales de mes, según la SCT, sólo faltaría esperar a lo que diga el gobierno de la convocatoria y con las características correspondientes.

“Ahora estamos enfocados en los siguientes procesos de licitación y si se vuelve a dar el proceso, sólo tendríamos que saber cuáles serán las características dadas a conocer en las nuevas convocatorias”, dijo Ortega.

“En los procesos que el gobierno realiza desconozco cuales fueron las consideraciones para otorgar la licitación a las empresas chinas. Nosotros decidimos no participar, así que enviamos una carta de disculpas por no estar en posibilidad de participar con una propuesta”, recordó.

Por su parte, China Railway Construction Corporation (CRCC) informó ayer que participará nuevamente en la licitación para construir el tren rápido México-Querétaro.

La compañía china emitió un comunicado en el que seáló que ante la cancelación de la licitación, “el Consorcio está listo y comprometido para participar nuevamente en el proyecto, por lo que estaremos atentos a las fechas de la siguiente licitación que marcará la entrada de México al mundo de los trenes de alta velocidad”.

Las acciones de China Railway Construction perdieron 5.8 por ciento hoy al cierre en Hong Kong, la caída más grande desde julio de 2013.