La salida de una funcionaria del Gobierno de Coahuila por acusaciones de corrupción ha reanimado señalamientos previos en contra del Gobernador Rubén Moreira Valdez. El PAN presentó un punto de acuerdo en el Senado para que el mandatario estatal sea removido de su cargo. Sin embargo, la justicia no llegará si no es a través de un cambio de autoridades en las urnas, aseveraron. El próximo 4 de junio habrá elecciones en la entidad, pero la carrera política ya inició.

Ciudad de México, 8 de noviembre (SinEmbargo).- La renuncia de la ex Secretaria de Infraestructura y Transporte de Coahuila, María Esther Monsiváis, ha desatado una ofensiva en contra del Gobernador Rubén Moreira Valdez. Legisladores de oposición condenaron que el Gobierno federal del Partido Revolucionario Institucional (PRI) procure la justicia persiguiendo a algunos mandatarios y a otros los proteja, como es el caso de Moreira, aseguraron.

“Si hicieran una investigación estaría involucrado hasta el propio Presidente y la campaña electoral. Lógicamente los van a estar protegiendo a toda costa”, dijo Bernardo González Morales, presidente del Partido Acción Nacional (PAN) en Coahuila. “Los Moreira son más rateros que los dos Duartes juntos [César Duarte Gobernador de Chihuahua y Javier Duarte de Ochoa ex Gobernador de Veracruz]”, agregó.

A principios del mes pasado el presidente del PRI, Enrique Ochoa Reza, quien asevera encabezar esfuerzos anticorrupción, visitó Coahuila y en un evento frente a miles de personas en el Coliseo Centenario reiteró su respaldo al Gobernador Rubén Moreira.

Esta tarde, el PAN presentó un punto de acuerdo en el que exhorta al Gobernador Rubén Moreira a pedir licencia y esclarecer lo sucedido con una red de supuestas 13 empresas fantasma que recibieron adjudicaciones en su administración por 178 millones de pesos.

La empresa Riviera Álamo es una de ellas. Celebró contratos en los últimos dos años por alrededor de 50 millones de pesos. Pero no fue sino hasta septiembre de este año que una investigación del diario Reforma reveló que se podría tratar de una fachada.

Riviera Álamo fue fundada por Valentín Moreno González, quien antes fue empleado de Esther Monsiváis en la empresa familiar Concordia Ferma, donde devengaba un salario mensual de 3 mil 750 pesos. Tras levantarse las suspicacias de un conflicto de interés, la Secretaria de Infraestructura y Transporte decidió renunciar.

De acuerdo con el diario Vanguardia, las Adjudicaciones Directas del Gobierno del Estado referentes al año 2015 muestran facturas por 14 millones de pesos en “Bolos”, y en el 2016 sumó 7 millones por el mismo concepto.

“María Esther es sólo un engranaje más, realmente, quién debe de dar la cara a la ciudadanía y asumir su responsabilidad frente a la justicia es el Gobernador Rubén Moreira. Por eso pido que renuncie, y a la PGR [Procuraduría General de la República] que le de trámite a la denuncia que presenté hace varias semanas en su contra”, dijo Luis Fernando Salazar Fernández, Senador por Coahuila del partido blanquiazul.

La propuesta ha encontrado simpatía en el Partido de la Revolución Democrática (PRD), sin embargo, la posibilidad de que Rubén Moreira deponga su cargo aún se ve difícil por la defensa de su partido, el PRI, en el Senado y en el Gobierno federal.

Luis Sánchez Jiménez, Senador del Sol Azteca, apuntó que la protección a Moreira Valdez también abarca a su antecesor en el cargo, Humberto Moreira Valdés, quien fue presidente del PRI en el 2011.

María Esther Monsiváis fue Secretaria de Desarrollo Social y subsecretaria de Egresos en la Secretaría de Finanzas entre el 2005 y 2011, periodo en el que Humberto Moreira gobernó.

“Es obvio que parte de la función de Rubén Moreira es tapar toda la corruptela del otro Moreira. No es un secreto. Me parece que esta renuncia de esta funcionaria tiene que ver con un deslinde en la responsabilidad de corrupción que se pueda tener”, dijo Sánchez.

Durante el periodo de Humberto Moreira la deuda de Coahuila se disparó en mil 203 por ciento.

Oposición solicitó a Rubén Moreira Valdez dejar su cargo. Foto: Adofo Vladimir, Cuartoscuro

Oposición solicitó a Rubén Moreira Valdez dejar su cargo. Foto: Adofo Vladimir, Cuartoscuro

ACCIONES LOCALES

Las expectativas de la oposición para que el Procurador General de Justicia de Coahuila, Homero Ramos Gloria, indague sobre un posible desvío de recursos de parte del Gobernador Rubén Moreira son nulas.

Sin embargo, la bancada del Blanquiazul prevé ahondar sobre las anomalías en las adjudicaciones a través de la comparecencia del Auditor Superior del Estado, Armando Plata Sandoval.

Jesús de León Tello adelantó que mañana se insistirá en la presentación del Auditor, un evento que no tendrá “vuelta atrás”, aseguró, ya que fue aprobado por el propio PRI antes de que la ex Secretaria de Infraestructura renunciase.

“Dirán que el castigo era que se separara del cargo, pero ese no es ningún castigo. Aquí hay un aceptación tácita en la renuncia de que hay alguna irregularidad en esta empresa o en otras, es un tema muy importante porque pueden salir otros funcionarios vinculados”, dijo el Diputado local.

La comparecencia del Auditor debería realizarse a más tardar el próximo martes. “ Lo que me queda claro es que hay una participación activa o de omisión el actual Gobernador, porque no ha dado cara al respecto”, dijo de León.