Ciudad de México, 8 de dic (sinembargo.mx) – Obed Palagot Echavarría tiene 23 años, es estudiante de biología en la FES Iztacala y estuvo presente en la marcha que derivó en una batalla campal el 1 de diciembre en el centro de la ciudad. Está consignado en el área de ingreso del reclusorio norte en espera de la sentencia que se dictará a más tardar este domingo a las 9:30 de la mañana.

Su madre, Edith Echavarría, está en un jardín de la FES Iztacala al que llaman los gises, habla por celular mientras camina de un lado a otro, está a la espera del currículum académico de Obed firmado por alguna autoridad de la Facultad para mostrarlo a los medios y a quien dude de la inocencia de su hijo. Muy cerca de ella está su hija mayor Edith, también con el celular al uso.

La madre con los párpados hinchados, quizá tanto llanto, responde a cada pregunta con mucha tranquilidad, segundos de silencio para ordenar sus ideas. Dice que no imaginaba esto, que no pensó que Obed acudiera a la marcha pese a la invitación de su novia Ana Lilia, estudiante de sociología de la Facultad de Ciencias políticas y Sociales de la UNAM.

Obed fue para ver, para tomar fotos y saber de qué se trataba y cómo sería, dice su madre. Simpatizaba con el 132 pero no era parte activa de ellos, aseguran sus amigos. Obed tiene criterio y saca sus propias conclusiones experimentando, no le gusta que le cuenten, coinciden amigos y familia.

Pero para las autoridades la inocencia de Obed no está clara. Sus amigos de la escuela juntaron los videos de you tube en los que aparece Obed para reconstruir el momento de la detención y demostrar que no atentó contra nadie.

La secuencia en los video sucede así:

Obed está con Ana Lilia en 5 de mayo y eje central, caminan y observan. Un grupo de personas acababan de terminar de aventar piedras a los policías quienes avanzan hacia ellos y éstos se repliegan, entonces se cae un chico de sudadera roja, llegan los policías, lo golpean y en ese momento otro grupo de chavos se acerca corriendo para tratar de rescatar al chico de rojo, entre ellos va Obed y tras él su novia Ana Lilia. No lo consiguen pero permanecen cerca.

En el embrollo, Obed de playera blanca y mochila, increpa a los policías, se observa que empuja a un policía con escudo. Ana Lilia, de negro y mochila azul cielo, está junto a Obed. Los hacen replegarse a la pared de del edificio de correos, están acorralados por los policías, se alcanza a ver que tratan de rechazar a los policías con las manos. (3:15 min)

Otra secuencia muestra a Obed recibiendo golpes sin intentar defenderse, sin palos ni piedras en las manos y sin cubre bocas, ya no se ve a Ana Lilia. Ahí fueron detenidos los dos. ( 1:45)

Después, en la primera visita en el reclusorio, Obed contó a su hermana Edith que recibió de un policía tres o cuatro golpes en la cabeza con una piedra. Esto no se ve en los videos pero Obed tiene las marcas en el cráneo, asegura su hermana.

Capturados en el mismo lugar, al mismo tiempo y por la misma razón, Ana Lilia salió libre por falta de pruebas, Obed permanece detenido. Estas son las incongruencias de las declaraciones de los policías, señala el abogado David Peña, quien lleva la defensa de Obed y de otros cinco jóvenes detenidos el 1 de diciembre.

El cargo que le imputan es: ataque a la paz pública en su modalidad de pandilla, delito por el que pude recibir de 5 a 30 años de cárcel. El castigo suena desproporcionado para actos pandilleriles, pero esto responde, explica Peña, a que “el Codigo Penal del Distrito Federal modificado en 2002 cambió el término terrorismo por el de ataques a la paz pública, pero no cambió el sentido. Así un acto pandilleril se castiga como acto de terrorismo”.

De acuerdo con el abogado Peña, “jurídicamente no hay elementos para sostener la acusación pues no ofrecen pruebas más que las declaraciones de los policías que además están falseadas porque declaran que hicieron detenciones en ciertos lugares y se hicieron en otros como consta en los videos y en las declaraciones de los detenidos y los testigos presenciales.

La defensa de Obed presentó como pruebas de su inocencia los videos recolectados por sus amigos de la universidad y dos testimonios de quienes presenciaron la detención.

Las denuncias son genéricas, fueron hechas en bola, es decir, los policías denuncian que un grupo de personas agredieron, aventaron, rompieron, pintaron, etc. Pero no pueden señalar que el chico de la sudadera roja aventó o incendió o agredió. De esta manera todos los capturados pagana por la culpa de uno, que quizá ni si quiera fue detenido. Según Peña, ésta es una práctica común y cómoda de la Procuraduría del D.F. para no individualizar la conducta y evidenciar que no hay elementos para la consignación.

De los 69 consignados sólo cinco tiene imputaciones directas por que se les encontró en el momento de la detención, palos o piedras o bombas caseras.

El resto está en la misma circunstancia jurídica de Obed.

***

Anabel, una amiga de Obed, le entrega a Edith Echavarría el currículum académico de su hijo. Está firmado por el Dr. Ignacio Peñalosa Castro, secretario académico de la FES Iztacala. “No lo pudo firmar la directora porque salió temprano y no iba a regresar hasta mañana”, se disculpó Anabel.

Las actividades estudiantiles de Obed, ocupan una larga lista, de manera breve podría quedar así:

Al termino del semestre pasado tiene un promedio de 8.53 y al termino del semestre actual habrá concluido la carrera de biología.

Está becado por el Conacyt por colaborar en el Laboratorio de Investigación Científica y Tecnológica en donde estudia el crecimiento de la bacteria Bacillus subtilis.

Realiza su tesis de licenciatura en el Laboratorio de Bioquímica y Bioenergética bajo la tutela de la Dra. Emma Bertha Gutiérrez-Cirlos Madrid.

Lleva a cabo su Servicio Social (2012-12/63-3823) en el programa Renovación de los Recursos Naturales en Tepeji del Río Ocampo, Hidalgo, el cuál concluiría en marzo de 2013.

Ha sido ponente en conferencias, ha ganado concursos fotográficos, ha sido voluntario en eventos académicos y ha cursado talleres de arte dramático.

Trabajó como guía en el Museo Tecnológico (MUTEC).

Desde 2009 es miembro de la Asociación de Montañismo de la UNAM, actividad que conoció por su amigo Raúl Gomez Trejo. Su instructora actual es Yolotzin Medina Carrión.

Fundó junto con otros estudiantes la Asociación Civil Ecopil Arte Crea Conciencia. El proyecto de Obed: Recuperación y cuidado del medio ambiente en la Mesa Ahumada Tequixquiac – Apaxco, Edo. Mex es apoyado por el Programa Apoyo a Proyectos Juveniles 2012 “Impulso México” del IMJUVE.

El documento oficial, de dos cuartilla, refiere que se trata de “una persona responsable, comprometida, entregada en beneficio de la naturaleza y de sus semejantes.

“Es reconocido como un estudiante distinguido entre sus maestros, tutores y compañeros de clase.”

***

Obed Palagot Echavarría nació el 7 de abril de 1989 en el municipio Ángel R. Cabada, a la entrada de los Tuxtlas. Su madre es maestra jubilada y vive en Veracruz; su padre administra un edificio en Quintana Roo, casi no lo ha cesado la ayuda económica.

Obed vive en los Reyes Iztacala en un departamento que renta con el dinero que sus padres le envían mensualmente y con lo que recibe de la beca de Conacyt.

De niño fue inquieto y muy observador. Su madre cuenta que le preguntaba: ¿Por qué la luna me persigue? ¿Por qué las llantas no son cuadradas?. “No le gustaban los libros de cuentos, pero si le leías de montañas o de planetas, como de enciclopedia si le gustaba”.

Sus compañeros de clase cuentan que tiene alma darwiniana aunque sus áreas favoritas son sustentabilidad y bioquímica. Sus amigos más cercanos son Isaac Moran y Raúl Gomez Trejo, son quienes mejor lo conocen. Raúl habla del humor conciliador de Obed e Isaac prefiere mencionar que Obed sabe compartir y ser solidario. Obed y Raúl realizaron un viaje por Sudamérica, otra vez el espíritu de Darwin. Visitaron varios países y realizaron diferentes trabajos: guías del Zoológico Arenal EcoZoo de Costa Rica y del Antigua Exotic de Guatemala, además colaboraron en proyectos de investigación con anfibios en el Instituto Smithsoniano de Panamá, entre otros menos científicos pero igualmente aventureros. Quizá ese largo viaje lo motivó a iniciar tan diversos proyectos dentro área de estudio como muestra su currícula.

***

Su hermana Edith es la única persona que ha podido hablar con él en los días de visita. Dice que está bien, un poco desesperado, pero con la tranquilidad de quien no ha cometido falta que amerite el encierro. Obed le cuenta que todos los que están detenidos junto con él son tan desafortunados e inocentes como él mismo. Esperan tener una buena noticia de la juez María del Carmen Mora Brito en las próximas horas.